Liberal E. Bianchi: ¿Cómo podemos tener ecumenismo y diálogo con todos, menos con los tradicionalistas?

Cuando se ha perdido a Enzo Bianchi…

Bianchi es conocido por ser el fundador de la comunidad monástica «ecuménica» de Bose. Fue destituido como prior laico hace unos años, no por escándalo personal, sino por cuestiones poco claras de «ejercicio de la autoridad». En cualquier caso, siempre ha sido una voz constante del liberalismo radical en la Italia católica, y un firme defensor de todo lo relacionado con Francisco.

Hasta ahora.

Incluso Bianchi está sorprendido y avergonzado por el maltrato y el rechazo a los católicos tradicionales en el actual pontificado. En el número actual de «Vita Pastorale», la revista mensual también muy «progresista» de los católicos italianos «progresistas», Bianchi tuvo unas palabras muy elegantes respecto a una Iglesia que escucha y quiere dialogar con todo el mundo… con todo el mundo, excepto con los tradicionalistas:

*****

Comunión eclesial

La misa no puede ser un lugar de contestación y de división fraterna.

Y la liturgia si no es celebración del Evangelio no puede atraer a nadie. Vita Pastorale – 10 de noviembre de 2022

Por Enzo Bianchi

El Papa Francisco escribe en su carta apostólica Desiderio desideravi que las tensiones, lamentablemente presentes en torno a la celebración, no pueden ser juzgadas como una simple divergencia de sensibilidad hacia una forma ritual, sino que deben ser entendidas como divergencias eclesiológicas. Por eso se sintió en el deber de afirmar que «los libros litúrgicos promulgados por los Santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en comparación con los decretos del Concilio Vaticano II, son la única expresión de la lex orandi del Rito Romano» (TC, art. 1).

La expresión es fuerte y perentoria, pero ciertamente no niega que el Vetus Ordo vigente hasta la Reforma Litúrgica fuera en esos siglos expresión de la lex orandi del Rito Romano.

Ciertamente la liturgia católica actual, que en todo caso necesita siempre y continuamente una reforma, porque la iglesia es semper reformanda, expresa la oración del Rito Romano, pero sobre todo expresa la fe de la iglesia de hoy, una fe en la tradición, pero profundizada, enriquecida, porque la liturgia crece con su celebración siempre renovada. A la liturgia le sucede lo que a la Palabra de Dios: ¡Divina Scriptura cum legente crescit!

Por otra parte, hay que recordar a todos que la tradición es lo que transmite el fundamento de la fe. El peligro es apegarse a las tradiciones y no a lo que transmiten. Una tradición no vive si no se renueva.

Por eso el Papa Francisco, en la Desiderio desideravi, reitera que el mandato que ha recibido como sucesor del apóstol Pedro le obliga a custodiar y confirmar la comunión eclesial católica en una búsqueda incesante de la unidad. Pero a nadie se le escapa que esta unidad a la que debe tender toda la Iglesia, y que sólo será plena en el éschaton, resulta contradictoria por parte de los fieles que quieren ser y se dicen fieles a la tradición, y más recientemente rota por la realidad nacida del cisma de Mons. Marcel Lefebvre. Es cierto que en Italia esta presencia de los tradicionalistas es muy limitada y circunscrita, y por eso la Iglesia italiana no le presta mucha atención, pero sabemos bien que en otros países -sobre todo en Francia, Alemania y Estados Unidos- los tradicionalistas constituyen una minoría bien atestiguada, no pequeña y muy eficaz en términos de comunicación y visibilidad. En una diáspora católica, entre cada vez menos católicos, su presencia parece significativa y capaz de expresarse con una militancia perseverante.

Hay que aclarar desde ya que se trata de una presencia abigarrada, que muestra diferentes rostros, diferentes estilos, diferentes formas de estar en la comunión eclesial, con muy diferentes maneras de luchar por seguir existiendo: desde una crítica reflexiva y suave, hasta una contestación casi continua, pasando por una deslegitimación de la Iglesia católica, del Papa Francisco y de los obispos. A veces asistimos a la mutación de una crítica obediente y filial en una acusación dura y convencida de traición a la fe, y por tanto de acusación de herejía.

La situación es grave, y ya es hora de dejar de sonreír a esta parte de la Iglesia, o incluso de burlarse y despreciarla. Practicar el ecumenismo con tantas comunidades cristianas, a veces gravemente empobrecidas del núcleo de la fe en Cristo, y no saber dialogar y caminar ni siquiera con los tradicionalistas, no es ciertamente un signo de auténtica caridad fraterna, ni de conciencia de que estamos unidos por el unum baptisma, el único bautismo, que nos hace hermanos y discípulos de Jesucristo.

¿Podemos llegar a un discernimiento sereno y suave de esta realidad? En mi existencia como monje católico y cristiano, siempre atento a la vida tan diversa de las iglesias, al igual que siempre he asistido a iglesias y monasterios de comunidades cristianas no católicas pero ortodoxas o reformadas, también he asistido a comunidades o monasterios que queriendo ser fieles a la tradición anterior a la reforma litúrgica han obtenido la posibilidad de seguir viviendo la liturgia celebrándola con el Vetus Ordo. Ciertamente, no me bastaba con contemplar, participar y disfrutar de la belleza de los ritos y del canto gregoriano, sino que observaba con atención la vida humana y espiritual de esas comunidades, y siempre advertía un sincero amor a la liturgia, una seria y profunda fidelidad a la tradición monástica, vivida con intención evangélica, rica en iniciativas y trabajos para vivir la condición de todos los hombres, una vida común capaz de una gran caridad. Por eso envié a mis hermanos monjes a la abadía francesa de Le Barroux, una comunidad floreciente, para que aprendieran a hacer pan, y en mis estancias en este y otros monasterios tradicionalistas, pude comprobar que incluso con ellos «es hermoso y dulce vivir juntos». Los sentí simplemente como hermanos, y confieso que me encontré mejor entre ellos que en algunos monasterios que se declaran fieles al Vaticano II pero que llevan una vida de residencia religiosa no monástica.

La entrevista que el nuevo abad de Solesnes concedió tras su audiencia con el Papa Francisco el 5 de septiembre de 2022 sigue siendo significativa. Dom Geoffroy Kemlin dirige una congregación de monasterios en la que algunos celebran con el Vetus Ordo preconciliar mientras otros siguen la reforma de Pablo VI, vigente en toda la Iglesia católica latina. Por tanto, le correspondía dar a conocer al Papa las reacciones a la Traditionis custodes que se habían registrado en Francia y preguntarle cómo debía abordar la aplicación del Motu proprio en sus monasterios. El Papa Francisco, a este respecto, le habría dicho que en realidad le corresponde a él, el abad de Solesmes, hacer el discernimiento, y no depende de su persona, aunque sea el Papa, porque vive a dos mil kilómetros de distancia. Literalmente: «Eres un monje, y el discernimiento es propio de los monjes. No te digo ni que sí ni que no, sino que te dejo discernir y tomar una decisión». Consejo, éste, que el Papa también dio a algunos obispos franceses, y esto nos dice que lo que realmente quiere el Papa es la unidad, lo que no impide una diversidad de rito mientras se honre la fe católica del misterio eucarístico.

En una audiencia con el Papa Francisco en 2014, el Papa me preguntó qué pensaba de los tradicionalistas, y le dije: «Santidad, si aceptan el Concilio Vaticano II, si aceptan realmente su ministerio como sucesor de Pedro, si declaran válida la reforma litúrgica y la eucaristía normada por Pablo VI, déjelos vivir… La Iglesia debe aceptar una comunión plural, no puede seguir siendo monolítica en las formas.»

Sigo siendo de la misma opinión después de todos estos años en los que la Eucaristía de ser un vínculo de unidad se ha convertido en una causa de división. Y de ello deben responsabilizarse no sólo los que caen en la nostalgia del pasado – «indietristas» [retrógrados], los llama el Papa- sino también los que con los tradicionalistas no han sido claros, han sido dúplices y ambiguos, empujándolos sin parecer a posiciones de contestación y ruptura con la iglesia.

¿Ha actuado siempre Ecclesia Dei con veracidad, lealtad y transparencia a la hora de tejer un diálogo con estas partes de la Iglesia? ¿Y algunos cardenales y obispos de qué lado estaban en el periodo post-conciliar: adhiriéndose al Vaticano II y a la reforma resultante o criticándolo hasta el punto de disminuir su autoridad?

En la actualidad, la tensión y la oposición en la Iglesia son tan grandes que no podemos permitirnos ni siquiera la pérdida de la paz eucarística. La misa no puede ser un lugar de contestación y división fraterna y para que se abra un camino de verdadera comunión, es más necesario que nunca que la celebración del Novus Ordo se practique evitando la chapuza, la banalidad y la fealdad. Actualmente, la situación hace que para muchos católicos sea realmente agotador asistir a la liturgia para sacar frutos espirituales de ella. Hay demasiado protagonismo del presbítero, demasiada verborrea, cantos mal editados e indignos, homilías que ahora se nutren casi sólo de las humanidades, la psicología, la historia del arte: encantan a todos pero no convierten a nadie.

En mi opinión, la situación es dramática y comprendo que los amantes de la tradición no acepten siempre el Novus Ordo, sino que permanezcan anclados en el rito antiguo que nunca debe ser despreciado y devaluado. La liturgia, si no es un misterio ordenado, si no es bella incluso en su sencillez, si no es una celebración del Evangelio, no puede atraer a nadie, ni siquiera por la gracia. La unidad católica, pues, no puede ni debe ser uniformidad, sino armonía multiforme, comunión plural, en la que todos y cada uno encuentran posibilidades de participación viva. Traditionis custodes y Desiderio desideravi deben ser una invitación para que todos renueven la fe eucarística a través de una velada y hermosa celebración de la Eucaristía vivida como comunión y no como ocasión de división eclesial. [Énfasis añadido].

*****

Nota de Rorate: Por supuesto, ninguna crítica abierta, y una aceptación tentativa del motu proprio (después de todo, no es tradicionalista), pero llena de la crítica más fuerte que uno podría encontrar de un aliado de Francisco. Y, en cierto sentido, eso es lo que se debería esperar de todos los católicos verdaderamente «liberales» (en el sentido correcto de la palabra liberal). Desgraciadamente, la mayoría de los liberales se han convertido repentinamente en autoritarios hiperpapalistas, sólo durante este pontificado, lo que revela que su liberalismo fue siempre una farsa, y que realmente son revolucionarios violentos.

De todos modos fracasarán y esta horrible época de mala gestión y engaño papal también pasará.

Traducido por AMGH. Artículo original

RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

¿Qué es la verdadera humildad?

Homilía para el domingo 16 después de Pentecostés Parroquia de St. Mary Norwalk,...

Últimos Artículos

Laicado ensalzado y humillado: contundente realidad

“Todo aquel que se ensalce será humillado” (Lucas 14,...

El libro testamento de Benedicto XVI: una confirmación

La publicación de algunos libros aparecidos tras el fallecimiento...