THE REMNANT

Nubes de tormenta sobre el Vaticano: ¿Comenzó la batalla?

THE REMNANT
Escrito por THE REMNANT

En una semana, experimentamos dos grandes impactos, pero no estoy seguro de cuál fue mayor. El primero, por supuesto, fue la sorprendente derrota de la candidata presidencial virulentamente anticristiana (no hay otra manera de decirlo). La impresionante derrota de Hillary por Donald Trump dio a muchos cristianos un inesperado suspiro de alivio. No es necesariamente que tengan gran fe en Trump, aunque algunos la tienen, pero retrocedieron del borde del abismo que habría sido la victoria de Hillary.

Pero con mi mandíbula aun doliendo por golpearme contra el piso y el aire de mi largo suspiro de alivio aún escapando de mis pulmones, me desperté una mañana con una sorpresa mayor. Cuatro cardenales habían enviado una carta al Papa pidiéndole que aclarara la confusión deliberada de Amoris Laetitia.

En esta petición de claridad, los cardenales plantearon cinco preguntas al Papa sobre la interpretación y los resultados de ese horrible documento. Al hacerlo, los cuatro cardenales colocaron al Papa en una disyuntiva. Responder las preguntas con honestidad a su deseo y el Papa se declara hereje. Responderles por la constante enseñanza de la Iglesia y deshacer todo el caos constructivo causado por el documento. Bueno, el Papa decidió que no haría ninguna de estas cosas y simplemente las ignoró, esperando que simplemente se fueran. Y aquí está la verdadera sorpresa. No se fueron. Ellos fueron a trabajar.

Al no recibir ninguna respuesta del Papa, los cuatro cardenales hicieron pública la carta de hacía casi ocho semanas. Paso dos de un proceso de dos mil años definido en Mateo 18.

“Pero si tu hermano peca [contra ti], repréndelo entre ti y él solo; Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.

Si no te escucha, toma todavía contigo un hombre o dos: para que por boca de dos testigos o tres conste toda palabra.

Si a ellos no escucha, dilo a la iglesia. Y si no escucha tampoco a la iglesia, sea para ti como un pagano y un publicano”.

Además, el cardenal Burke, siendo alguien no propenso a la bravata pública o a las amenazas grandiosas dio seguimiento a la liberación de la carta dando una entrevista en la cual él dijo que si la carta sigue siendo ignorada, el Papa obliga a los cardenales fieles a emitir una corrección formal del Papa.

Aquí es donde las cosas realmente empiezan a ponerse interesantes. De ninguna manera soy un experto en el proceso canónico de varios pasos para que un consejo declare a un Papa como un hereje y por lo tanto destituirlo, pero sé que esto se parece mucho a ello. No me malinterpreten, no tengo ninguna expectativa de que el proceso iniciado por estos cuatro valientes cardenales conduzca allí, pero plantea algunas preguntas interesantes sobre lo que sucede después.

Sospecho que la posibilidad de que el Papa responda a los cardenales se acerca a cero. Como se mencionó anteriormente, él y su proyecto de reforma están condenados de cualquier manera si él contesta. Lo que espero ahora es un ataque completo a los cuatro cardenales por cada peldaño adulador de Francisco. “Son sólo cuatro cardenales. Son precisamente los odiadores rígidos de la misericordia sobre los que el Papa nos ha estado advirtiendo”. Esto también pone en contexto algunos de los textos del Papa últimamente, ¿no? Pero ese será el estribillo, son sólo cuatro cardenales rígidos que no pueden dejar pasar el pasado. Ignórenlos.

¿Y adivina qué? Si son sólo cuatro cardenales otra vez, eso es precisamente lo que va a pasar. Ellos serán ignorados. Así que aquí está una posibilidad interesante. Sólo estos 4 cardenales firmaron las preguntas al Papa porque ya son bien conocidos por su obstinada adhesión a la fe católica, y para proteger a esos fieles cardenales y obispos de estos ataques hasta que el momento sea adecuado. Pero ¿qué pasa si la carta es ignorada y la corrección viene como se prometió y tiene las firmas de 25 cardenales y 100 obispos? No creo que ni este Papa ni sus compinches pudieran ignorar tan grande espectáculo del buen catolicismo anticuado.

Entonces, imaginen la situación a la que se enfrentaría el Papa. ¿Retirar sus aserciones heréticas e interpretaciones de AL y deshacer toda su obra y su legado? ¿O caer sobre su espada para proteger el terrible progreso que cree haber hecho y renunciar al papado en lugar de enfrentarse a la censura, confiado en que tiene suficientes leales para elegir al Papa Francisco II como su sucesor? ¿Qué es más importante para el Papa, su papado o su legado?

Por lo tanto, esto me lleva de nuevo a mi pregunta predominante en el análisis de todo esto. ¿Ha comenzado la batalla? ¿Acabamos de presenciar la volea de apertura de la batalla para recuperar la Iglesia? Sería ciertamente agradable pensar que sí, pero no estoy poniendo mis esperanzas arriba todavía. En mi mente, todo depende de cuántos cardenales y obispos estén dispuestos a poner sus nombres a la corrección formal. Entonces y sólo entonces sabremos lo que queda de la jerarquía de la Iglesia católica, si hay generales aún además de los cuatro. Sigo siendo escéptico. Pero tantas otras cosas están sucediendo ahora que pensé que no podrían suceder que, en contra de mi mejor juicio, tengo esperanza. La esperanza es una cosa peligrosa.

Patrick Archbold

(Traducción de Rocío Salas. Artículo original)