Parejas homosexuales y bendiciones adyacentes

A partir de ahora y de forma oficial, maldigo al Dicasterio de la Doctrina de la Fe y no bendigo las actuaciones del Eminentísimo Prefecto. No se trata, por supuesto de que yo maldiga al Dicasterio y su Prefecto con lo que sería una verdadera maldición, sino que se trata de que aunque no es un rechazo completo del Dicasterio y su Eminentísimo Precepto, no pienso bendecir sus cartitas y sus declaraciones, aunque hayan sido leídas en el pasillo o en la sala de estar del Papa y éste las haya aprobado antes del aperitivo.

Que quede claro que sigue en pie la doctrina de que hay que respetar todo lo que diga el Santo Padre y el Dicasterio y su Eminentísimo Precepto, pero dejando clara la doctrina y sin hacer ninguna interpretación diferente, no bendigo estas Declaraciones y aunque no las maldigo utilizando ningún Ritual, no pienso obedecerlas.

¡¡Pandilla de Mangantes!!

¡¡De Dios nadie se ríe!!

Greto Rábano

Del mismo autor

¿Fue virtual la muerte de Cristo?

Es una pregunta que nos debemos hacer estos días. ¿Por qué? Porque estamos...

Últimos Artículos

Importancia de la confesión frecuente

La semana pasada hablé en Radio Roma Libera del...

La absurda defensa de la familia

En el siglo XX unos a otros nos alertábamos...