fbpx

Permaneceré Católico incluso si el mundo se vuelve contra nosotros

E
l año pasado, en respuesta a una encuesta de la Pew Research mostrando a la Iglesia Católica en declive, Elizabeth Scalia (ahora en mando de la editorial de Aleteia) posteó un desafío en su blog Patheos “The Anchorness”:

Si eres católico y tienes acceso a una página web, un programa de radio, una página de Facebook, lo que sea, tómate unos minutos y cuéntale al mundo por qué permaneces siendo católico; en una era donde ser católico no sólo parece estar contra la cultura, sino también contra la intuición, incluso, pudiendo ser un poco riesgoso.

Pensativas y conmovedoras fueron las respuestas dadas en todo el Internet, y continúan haciéndolo hasta hoy:

Para mi participación, formulo la pregunta de la siguiente manera:

-¿Por qué permanecería católico incluso cuando el mundo se vuelva contra la Iglesia y me hayan tildado de tonto por seguir siendo un creyente?

La respuesta corta: “porque el mundo entero está equivocado”

Pero es una pregunta que se merece una respuesta más larga y completa, entonces, aquí va…

Primero, debo definir mis términos: por “el mundo”, realmente me refiero al subconjunto estrecho de las cosas mundanas que forman parte de la cultura occidental americana y europea; por “equivocado”, me refiero a, bueno… EQUIVOCADO. Peligrosamente equivocado, rodando fuera de control equivocado, en el proceso de autodestrucción equivocado.

Si el título de este artículo te ha llevado a dar click a este link es porque posiblemente  tienes una fuerte opinión acerca de la Fe Católica; simplemente: la amas o la odias. De cualquier manera, probablemente ya estés al tanto del “botón caliente”: problemas sociales en los cuales el mundo y la Iglesia no están de acuerdo «aborto, contracepción, el casamiento gay, eutanasia, la investigación con células madres, el “Nuevo Ateismo”, etc». En cada uno de éstos y muchos más por nombrar, los problemas del “botón caliente” apenas rasgan la superficie; sin embargo, donde sea que el mundo llame a algo “bueno” y la Iglesia lo defina como “malo”, particularmente creo que el mundo está 100% equivocado y la Iglesia 100% correcta.

Digo esto porque estoy segura que esos problemas mundanos del “botón caliente” son simplemente síntomas visibles de una enfermedad más profunda y peligrosa infectando a la moderna (y “post-moderna”) psique occidental.

La cultura occidental ha perdida la cabeza.

En su libro Teología y Sanidad, el gran apologista católico Frank Sheed lo puso de esta manera:

… si vemos las cosas en existencia y no en el mismo acto ven que se llevan a cabo en la existencia de Dios, entonces igualmente estamos viviendo en un mundo de fantasía, no el mundo real. Viendo a Dios en todos lados y todas las cosas sostenidas por él no es un asunto de santidad, sino de simple sanidad, porque Dios ESTÁ todos lados y todas las cosas ESTÁN creadas por él. Lo que hacemos con ello puede considerarse santidad, pero a simple vista es sanidad. Para pasar por alto la presencia de Dios no es simplemente irreligioso, es más o menos insano, es como pasar por alto cualquier cosa que en realidad está ahí…

Matamos bebés en el útero y jugamos al Frankenstein con sus células, no porque seamos malos, sino porque estamos locos. Tratamos al sexo como juguete y nuestros cuerpos como objeto, no porque seamos malos, sino porque hemos perdido todo nuestro auto control. Hombres se casan con hombres, y mujeres con mujeres (o en algunos casos tienen su sexualidad reasignada quirúrgicamente), no porque seamos malvados, sino porque hemos perdido el sentido de lo que es ser un hombre o una mujer. Cegados a la realidad de Dios en todos lados y atados a todas las cosas, caemos víctimas de falsos dioses. Primero y más que otra cosa somos víctima de nuestra vanidad y de nuestro cargado ego. Nos convertimos en nuestros propios dioses y giramos cada vez más lejos del centro de la moral y de cualquier apariencia de piso sólido de realidad bajo nuestros pies.

Esta locura que afecta a la cultura occidental no es para nada “moderna”; entró al mundo con la caída de Adán y Eva, es la locura del pecado original.

Por el bien de nuestra cura de esta antigua aflicción, el verdadero Dios que los ateos dicen que no existe, el mismo que creó al hombre y a la mujer, y al sacramento del matrimonio, quien teje cada bebé en el útero y cuenta cada cabello de la cabeza de un viejo hombre, quien está todos lados  y crea todas las cosas, quien se convirtió en uno de nosotros en un cuerpo físico, siendo verdadero Dios y verdadero Hombre

Él realmente estableció una Iglesia (la Iglesia Católica, de la cual todas las otras denominaciones cristianas se han separado a través de los tiempos), fue realmente crucificado, realmente murió; en verdad se levantó de entre los muertos para hacer posible para ti, para mí, y para muchos luchar contra el pecado y la muerte y ganar nuestra sanidad.

Esa es la realidad y solamente la Iglesia Católica posee la entera verdad sobre eso.

Lo que sea que en el mundo no esté de acuerdo con esa verdad o contradiga es una desilusión, así de simple.

Entonces, la verdadera pregunta no es, “¿Permaneceré católico o abrazaré los valores mundanos?”

La pregunta real es “¿permaneceré sano o abrazaré la locura?”

Yo elijo la sanidad, yo elijo la Iglesia Católica, siempre

En respuesta a mi elección, el mundo es bienvenido a llamarme tonto; pero no me importa, no espero un comportamiento racional por parte del hombre. Eso ¡SÍ sería tonto!

[Traducido por Sarita Riveros. Artículo original.]




Hemos Visto
Hemos Visto
Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.

Del mismo autor

Padre Lombardi: La sugerencia del cardenal Sarah sobre el ad orientem ha sido ‘mal interpretada’

El Vaticano ha descartado lo que muchos entendieron como una equivocación...

Últimos Artículos

En el bicentenario de la muerte de Joseph de...

Un grano de arena instalado en la máquina abortiva

En el Reino Unido se permite el aborto hasta...