fbpx

SAN PEDRO DE ALCÁNTARA

          El día 19 de Octubre a Iglesia celebra la memoria de San Pedro de Alcántara, que nació en
ese pueblo el año 1499. Desde muy joven sintió la llamada de Dios a la vida religiosa e ingresó en
los franciscanos donde recibió el encargo de ser Provincial. En el siglo XVI de la contrarreforma a él
le tocó reformar su orden en España siguiendo el mismo espíritu de Santa Teresa de Jesús, de la
que fue consejero para que llevara también a cabo de reforma del Carmelo.

          Era muy austero consigo mismo, extremadamente mortificado y muy piadoso. Y a la vez destacaba
su inmensa dulzura con los demás. Santa Teresa lo admiraba y consideraba ya un santo en vida. Murió
el año 1562, y Santa Teresa decía que si en la oración se le pedía al Señor cualquier cosa por intercesión
de San Pedro de Alcántara, hay seguridad de que es concedida siempre que la misma sea buena para
la salvación del alma del que pide o por quien se pide.

          En la imagen de arriba vemos una pintura donde Santa Teresa pide gracias y dones a Dios por intercesión de este gran santo.

          San Pedro de Alcántara, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote en 2011. Vicario parroquial de la de Santa María del Alcor en el Viso del Alcor (Sevilla) entre 2011 y 2014. Desde 2014 es párroco de la del Dulce Nombre de María en bellavista (Sevilla) y cuasi-párroco de la de Santa María en Fuente del Rey (Dos Hermanas). Desde 2011 colabora como voluntario en la pastoral penitenciaria de la prisión de Sevilla-1. Capellán de la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

SAN ALONSO RODRÍGUEZ

El 31 de Octubre es el día de San Alonso Rodríguez,...

Últimos Artículos

El fracaso de la ultramontana hermenéutica de la continuidad

Prefacio del traductor1: La siguiente reseña, que apareció en...

La lógica retrógrada de Traditionis Custodes

Por Phil Lawler En la medida en que Traditionis Custodes...

Conocer y cumplir la voluntad de Dios

Después del Sermón de la Montaña, relata san Mateo...