fbpx

Cuentos con moraleja: «El hilo de la vida»

Las arañas desde que nacen, tienen que valerse por sí mismas y buscarse la vida. Uno de los primeros medios de desplazamiento que tienen, además de ir andando de un lugar a otro, es el de soltar un hilo de seda que segregan en su abdomen; y así, colgadas por el hilo y movidas por el viento, van “volando” de un lugar a otro.

Pues bien, el cuento de hoy va sobre una araña recién nacida que, movida por un fuerte viento, fue a parar a un bosque lejano y el hilito que pendía de su abdomen se enredó en la copa de un árbol muy alto. Como estaba anocheciendo, se acurrucó debajo de la hoja de una rama y allí pasó la noche.

Por fin se hizo de día. Los primeros rayos de sol iluminaron todo el bosque. Nuestra arañita, después de estirar las ocho patas y hacer unos pequeños ejercicios gimnásticos, pensó que era ya hora de tomarse un suculento desayuno. Como se encontraba en lo alto del árbol, comenzó a descender emitiendo un largo hilo de seda; y así, en pocos segundos, llegó al suelo. Ató el hilo del que iba colgada al pie del árbol, y comenzó a tejer una trampa para cazar algún insecto despistado.

Tiró un hilo hasta un arbusto cercano uniéndolo al que había utilizado para bajar; después otro, entrecruzándolo hasta una roca, y después otro más hasta unas raíces cercanas. Hecho el marco de lo que comenzaba a ser su tela de araña, tiró otros hilos empezando desde el centro, como si fueran los radios de una rueda de bicicleta. Y después, dando vueltas y vueltas en espiral fue tejiendo una finísima y preciosa telaraña. Una vez terminada su trampa, fue corriendo a esconderse.

No tuvo que esperar por mucho tiempo, pues enseguida notó que algo vibraba, enredado en la telaraña. Era una mosca casi recién nacida. Con rapidez saltó de su escondite y en un santiamén, la mosca pasó a mejor vida.

El día pasó raudo. Varias fueron las incursiones de caza. Antes de que se diera cuenta, el sol desaparecía por el horizonte, y pocos minutos después la oscuridad se apoderó del bosque. Para evitar los peligros nocturnos, y más en este lugar desconocido, usando el hilo maestro por el que había descendido al amanecer, subió a lo alto del árbol para pasar la noche.

A la mañana siguiente bajó otra vez para cazar y comer. Así estuvo muchos días, hasta que un atardecer, sintiéndose segura y sin miedo, decidió pasar la noche junto a su red y ahorrarse subir a la copa del árbol. Como no pasó nada malo, se estableció definitivamente allí. Los días fueron pasando. Nuestra arañita iba creciendo sana y robusta; se sentía muy lista y feliz. Cada día estaba más gorda y peluda.

Vivió tanto tiempo a ras del suelo que olvidó para qué servía el primer hilo que un día había tirado de lo alto del árbol y del que pendía toda la telaraña; así que sin pensárselo dos veces, un día que estaba reparando la telaraña, al ver aquel hilo viejo, fue y lo cortó. En ese mismo momento toda la telaraña se le vino encima, y con ella, los esqueletos de todos los incautos que había comido desde que tendió su tela. Atrapada en la misma tela pegajosa que le había servido a ella misma de trampa para cazar, y agotada por el esfuerzo y el calor, se fue sintiendo cada vez más débil hasta que al final murió.

*****

Nosotros somos también como esta pequeña araña, nuestra vida depende de un hilo maestro que nos permite volver a lo Alto y allí sentirnos seguros y en paz. Ese hilo de la vida es nuestra fe.

Cuando éramos muy pequeños, nuestros padres nos llevaron a la Iglesia, y a través del Bautismo establecimos una conexión con Dios. Los años fueron pasando y los sacramentos, la oración, los sacrificios, las buenas obras…, ayudaban a mantenernos siempre unidos a Aquél que nos daba la vida. Pero un buen día, creyéndonos ya seguros de nosotros mismos y pensando que ese hilo nos coartaba la libertad para movernos a nuestro antojo; decidimos cortarlo. Con ello, y sin apenas darnos cuenta, todo el entramado de nuestra vida se vino abajo; y poco a poco, atrapados y enredados en nuestra propia telaraña, vimos cómo se derrumbaban nuestras ilusiones y sucumbían nuestras fuerzas. Algunos, agotados y desanimados, se dejaron morir.

¡Cuántas personas, sintiéndose seguras de sí mismas, deciden cortar con lo Alto, deciden seccionar el hilo del que suspende toda su existencia; y con ello, su vida corre peligro! Cuando el hombre corta con Dios, sus leyes dejan de tener sólido fundamento, y entonces oscilan y cambian sometidas a los vaivenes de la política que gobierna o de la sociedad que más grita.

Si la araña sesga el hilo del que ella misma suspende, sólo puede esperar la muerte; pero el hombre, aun atrapado en su propia telaraña y en estado agónico, siempre tiene el recurso de clamar a lo Alto, para que desde allí le lancen un nuevo hilo maestro que le ayude a recuperar su libertad, su alegría, y en el fondo, su vida.

La sociedad humana, hace tiempo que cortó con su Creador, sólo queda un pequeño resto que, reconociendo sus deficiencias y sus necesidades, siguen orando a lo Alto y clamando al cielo: ¡Ven, Señor Jesús!

Padre Lucas Prados
Padre Lucas Prados
Nacido en 1956. Ordenado sacerdote en 1984. Misionero durante bastantes años en las américas. Y ahora de vuelta en mi madre patria donde resido hasta que Dios y mi obispo quieran. Pueden escribirme a [email protected]

Del mismo autor

Introducción a la Carta a los Romanos

La Carta a los Romanos, la más larga del epistolario de...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...