Divina Pastora: Contemplemos hoy a la Medianera de todas las Gracias

Divina Pastora

El mes de mayo es MARIANO por excelencia. Precioso tiempo donde se une la Pascua de la Resurrección con la exaltación de María Santísima en todas sus virtudes y a través de sus advocaciones….¡Qué hermosa es la advocación de la DIVINA PASTORA de las Almas!!!!!

¿Acaso la Virgen María es DIOSA?….eso dicen algunos que NO aceptan esta advocación, desde la fría teología científica. No es Diosa, claro. Pero SI es Madre de DIOS Hijo, al igual que es Hija de DIOS Padre y Esposa de DIOS Espíritu Santo. También la aclamamos como Templo de la Santísima Trinidad. Con todas esas santas atribuciones (por no encontrar mejor palabra), ¿cómo extrañarse al llamarla «Divina Pastora»?

La Virgen María es PASTORA de las Almas, pues siempre nos asiste, nos ampara, nos alienta en nuestros corazones para movernos a la Conversión y conducirnos a la Santidad. Aunque no esté proclamado como Dogma de Fe, el sentir del pueblo (que ha ido por delante en otros dogmas marianos) reconoce a María como MEDIANERA de todas las Gracias, pues a Dios se va y se vuelve por la Virgen María.  Hagamos votos para que muy pronto sea declarado dogma de fe.

Igualmente podemos acudir a María como Co-Redentora…..(con permiso de los teólogos que colocan la mente por encima del corazón)….pues a través de Ella vino la Salvación a la humanidad. Entonces: ¿No es hermoso llamar Divina Pastora a la que, con su SI amoroso, abrió la puerta al Buen Pastor que vino a consumar la Redención?

Divina Pastora de las Almas:  Santísima Virgen María, Ruega por Nosotros

 

 

 

 

 

 

Padre Santiago González
Padre Santiago González
Sacerdote de la archidiócesis de Sevilla ordenado en el año 2011

Del mismo autor

GOLPE AL LOBBY GAY Y A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO: FELICIDADES A ECUADOR!!!

Magnífico discurso del Presidente de Ecuador, Rafael Correa, donde deja clara...

Últimos Artículos

«Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco»

I. El Evangelio del pasado Domingo nos presentaba a...

Mater mea, fiducia mea

En Roma, en la capilla del Pontificio Seminario Mayor,...