fbpx

El católico no practicante: imitador de satanás

cristodemonioEl Santo Cura de Ars nos decía en uno de sus memorables sermones: «no es lo mismo creer EN Dios que creer A Dios, creer solamente EN Dios es la fe de los demonios». En efecto, Satanás y los demonios creen EN Dios, tienen plena constancia de su existencia, pero no sólo eso, creen que Jesucristo es el Hijo de Dios, recordemos el pasaje evangélico donde Jesucristo conminaba a un demonio a callarse para no descubrirlo cuando le decía «yo se quien eres», creen en la Eucaristía, en la transustanciación y con empeño tratan sus adeptos de apropiarse de alguna Sagrada Forma para sus sacrilegios. No nos distinguimos pues en nada de los demonios si toda nuestra vida cristiana se reduce a creer EN Dios. Y esto desgraciadamente es en lo que se ha convertido la «Fe» de una inmensa mayoría.

Por un lado aquellos que se llaman a sí mismos católicos «no practicantes», un eufemismo para dulcificar que son auténticos imitadores de Satanás, quien creyendo EN Dios le dijo: Non Serviam, no te serviré. Eso es ni más ni menos que un católico «no practicante», los cuales reconociendo a Cristo le dicen: No te Serviré. Creo EN Dios, pero no seguiré A Dios ¿Puede haber un pecado mayor que el orgullo de alguien que le dice a Jesucristo en su misma presencia: creo en ti pero no me importas, no te seguiré?

En esta misma actitud de soberbia y rebeldía se encuentran aquellos que mantienen una apariencia de práctica, asistiendo a Misa y recibiendo incluso sacramentos, pero en las condiciones que ellos deciden. Poco les importa creer A Dios y A su Iglesia, ellos se han hecho su propia doctrina y decidido que es pecado y que no, o casi mejor, que nada es pecado y que nos salvaremos de todas formas, bien es cierto que jaleado por aquellos que nos asaltan con la herejía de la salvación universal campando a sus anchas. En este mismo caso ellos también han decidido no creer A Dios, sino creerse A sí mismos, y decirle a Dios: Non serviam. Me serviré a mí mismo.

Si creemos EN Dios, tenemos que creer A Dios. La Fe no es un sentimiento, es una aceptación con la voluntad, la inteligencia y el entendimiento de las verdades reveladas que creemos porque las ha dicho el propio Dios, y las ha depositado en su Santa Iglesia a través de las Escrituras y la Tradición custodiadas por el Magisterio. Todo lo demás viene del maligno.

Del mismo autor

¿Son verdaderamente nulos los matrimonios anulados?

Los tribunales eclesiásticos actuales pronuncian numerosas sentencias de nulidad matrimonial. ¿Qué...

Últimos Artículos

Lepanto, una moderna cruzada

(Roberto de Mattei, La Prensa – 24 octubre 2021)...

La Iglesia y las epidemias a lo largo de la historia

Reproducimos seguidamente el texto de la intervención del profesor...

Congar y Francisco

Lo que me ha hecho quedar mal no son...