HOMILÍA DEL SANTO PADRE
EN EL RITO DE ADMISIÓN AL CATECUMENADO
23 de noviembre de 2013
A las 16:30 de hoy, el Santo Padre ha presidido el Rito de admisión al Catecumenado, dentro las celebraciones del Año de la fe. Había unos 500 catecúmenos de 47 nacionalidades de los cinco continentes, acompañados por sus catequistas. La Liturgia, con los Ritos de introducción, se ha desarrollado en el atrio de la Basílica de San Pedro, donde el Papa ha recibido a una representación de los candidatos, invitándoles a entrar en la iglesia.
Queridos catecúmenos: este momento conclusivo del Año de la fe os encontráis aquí recogidos, con vuestros catequistas y familiares, en representación también de tantos otros hombres y mujeres que están realizando, en diversas partes del mundo, vuestro mismo recorrido de fe. Espiritualmente, estamos todos unidos en este momento. Venidos de muchos países distintos, de tradiciones culturales y experiencias diferentes, sin embargo, esta tarde sentimos tener entre nosotros tantas cosas en común. Sobre todo una: el deseo de Dios. Este deseo es evocado por las palabras del Salmista: «Como busca la cierva las corrientes de agua, así te ansía mi alma, oh Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo iré y veré el rostro de Dios?» (Sal 42,2-3). Qué importante es mantener vivo ese deseo, ese anhelo de encontrar al Señor y de tener experiencia de Él, experimentar su amor, su misericordia. Si falta la sed del Dios vivo, la fe corre el riesgo de hacerse rutinaria, o de apagarse, como un fuego que no se aviva. Se puede volver rancia, sin sentido.
El relato del Evangelio (cfr Jn 1,35-42) nos ha mostrado a Juan Bautista señalando a sus discípulos a Jesús como el Cordero de Dios. Dos de ellos siguen al Maestro, y luego, a su vez, se convierten en “mediadores” que permiten a otros encontrar al Señor, conocerlo y seguirlo. Hay tres momentos en este relato que nos recuerdan la experiencia del catecumenado. En primer lugar está la escucha. Los dos discípulos han escuchado el testimonio del Bautista. También vosotros, queridos catecúmenos, habéis escuchado a los que os han hablado de Jesús y os han propuesto seguirlo, haciéndoos sus discípulos por medio del Bautismo. En el tumulto de tantas voces que suenan a nuestro alrededor y dentro de nosotros, vosotros habéis escuchado y acogido la voz que os indicaba a Jesús como el único que puede dar sentido pleno a nuestra vida.
El segundo momento es el encuentro. Los dos discípulos encuentran al Maestro y permanecen con Él. Después de encontrarlo, notan en seguida algo nuevo en su corazón: la exigencia de trasmitir su alegría a los demás, para que también ellos lo puedan encontrar. Andrés, de hecho, encuentra a su hermano Simón y lo conduce a Jesús. ¡Qué bien nos hace contemplar esta escena! Nos recuerda que Dios no nos ha creado para estar solos, encerrados en nosotros mismos, sino para poder encontrarle y para abrirnos al encuentro con los demás. Dios viene primero a cada uno de nosotros; ¡y esto es maravilloso! ¡Él viene a nuestro encuentro! En la Biblia, Dios aparece siempre como el que toma la iniciativa del encuentro con el hombre: es Él quien busca al hombre, y habitualmente lo busca precisamente mientras el hombre experimenta la amargura y la tragedia de traicionar a Dios y de huir de Él. Dios no espera a buscarlo: lo busca en seguida. ¡Es un buscador paciente nuestro Padre! Él nos precede y nos espera siempre. No se cansa de esperarnos, no se aleja de nosotros, sino que tiene la paciencia de esperar el momento favorable del encuentro con cada uno de nosotros. Y cuando llega el encuentro, nunca es un encuentro apresurado, porque Dios desea quedarse mucho tiempo con nosotros para sostenernos, para consolarnos, para darnos su alegría. Dios se da prisa para encontrarnos, pero nunca tiene prisa para dejarnos. Se queda con nosotros. Igual que nosotros lo anhelamos y lo deseamos, así también Él tiene deseo de estar con nosotros, porque le pertenecemos, somos “cosa” suya, somos sus criaturas. También Él, podemos decir, tiene sed de nosotros, de encontrarnos. Nuestro Dios está sediento de nosotros. Y eso es el corazón de Dios. Es agradable escuchar esto.
El último tramo del relato es caminar. Los dos discípulos caminan hacia Jesús y luego hacen un tramo de camino junto a Él. Es una enseñanza importante para todos nosotros. La fe es un camino con Jesús. Recordad siempre esto: la fe es caminar con Jesús; y es un camino que dura toda la vida. Al final será el encuentro definitivo. Ciertamente, en algunos momentos de ese camino nos sentiremos cansados y confundidos. La fe, sin embargo, nos da la certeza de la presencia constante de Jesús en cada situación, incluso la más dolorosa o difícil de entender. Estamos llamados a caminar para entrar cada vez más dentro del misterio del amor de Dios, que nos supera y nos permite vivir con serenidad y esperanza.
Queridos catecúmenos, hoy empezáis el camino del catecumenado. Os deseo que lo recorráis con alegría, seguros del apoyo de toda la Iglesia, que os mira con tanta confianza. María, la discípula perfecta, os acompaña: ¡es bueno sentirla como nuestra Madre en la fe! Os invito a mantener el entusiasmo del primer momento que os hizo abrir los ojos a la luz de la fe; a recordar, como el discípulo amado, el día, la hora en que por primera vez os quedasteis con Jesús, sentisteis su mirado sobre vosotros. No olvidéis nunca esa mirada de Jesús sobre ti, sobre ti, sobre ti… ¡No olvidéis jamás esa mirada! Es una mirada de amor. Y así siempre estaréis seguros del amor fiel del Señor. Él es fiel. Estad seguros: ¡Él no os traicionará nunca!

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".