Día litúrgico: La Natividad del Señor 

Texto del Evangelio (Lc 2,1-14): Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.

Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y de pronto se juntó con el Ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace».

PALABRA DE DIOS
Alegría para el mundo entero: ha nacido el Salvador. Vamos a preguntarnos hoy, en esencia, ¿qué significa ser cristiano?…..pues se trata de “descubrir” que Dios nos ama y, si ese descubrimiento es profundo y no solo emotivo, darnos cuenta que hemos de responder a ese amor….¿cómo?….pues guardando los mandamientos. Ahí se integra la vida cristiana:
ni es un mero cumplir normas y preceptos, ni tampoco un seguimiento emocional de una persona (Cristo). Ser cristiano es seguir a Cristo, si, pero “con todo el corazón” sobre todo, y ello implica integrar los mandatos y principios de la fe en la propia vida. No caigamos en la doble tentación: ni una espiritualidad desencarnada (eso se nos repite hoy con insistencia) pero tampoco una espiritualidad secularizada. Creemos en Jesucristo: verdadero DIOS y verdadero HOMBRE. FELIZ NAVIDAD!!!
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".