fbpx

El evangelio según Francisco: Comentario exegético

Evangelio

Francisco, ¿qué he de hacer para alcanzar la vida eterna? Ya sabes los mandamientos: No matarás, no adulterarás, no robarás, no levantarás falso testimonio, no harás daño a nadie, honra a tu padre y a tu madre.

Pero Francisco, esto que me dices es muy duro para mí. Entonces Francisco le dijo: no te preocupes, si no puedes seguir los mandamientos de la Ley de Dios, sigue la vía caritatis.

¿Qué es la vía caritatis, Francisco? Encuéntrala tú mismo, pero ten en cuenta que has de obrar siempre con amor.

Entonces, Francisco, ¿puedo seguir con el amor de Leticia, mi compañera? Sigue con ella, sigue la vía caritatis, y nunca olvides el mandato del amor (Francisco 306, 1).

Comentario exegético.

El gran descubrimiento del nuevo evangelio de Francisco, supone la mayor novedad periodística y de los medios de comunicación desde el Concilio Vaticano II. Estamos ante una verdadera revolución. Presenta dos novedades muy interesantes  con respecto a los Santos Evangelios:

1º.- Los mandamientos son opcionales para la persona.

2º.- Para aquellos que no puedan seguir las exigencias de los mandamientos se les presenta la opción de la vía caritatis.

Estas dos diferencias con los Santos Evangelios han despertado un gran interés, en este año de la misericordia de Francisco, pues este evangelio es la prueba clara, en hechos concretos, de esta nueva misericordia.

Lo primero, y verdaderamente revolucionario, es el seguimiento opcional de los mandamientos de la Ley de Dios. Grandísima novedad periodística, que ha nadie dejará indiferente. Mucho se va a decir en los medios de comunicación.

Lo segundo es la novedad de la vía caritatis. En el texto de este evangelio no se nos dice qué es la vía caritatis, pero sí hay datos importantes para descifrar su contenido. Primero, obrar con amor. Es decir, siempre que uno obre con amor con respecto a otro estará obrando bien. Cuando el joven pregunta a Francisco si puede seguir con el amor de Leticia, suponemos que es su pareja, la respuesta es que siga la vía caritatis y que no olvide el mandato del amor.

Podemos concluir, que el joven puede perfectamente convivir con su amor, con Leticia, sin estar casados.

Nada dice el evangelio de Francisco si Leticia está soltera o casada, lo que nos da a entender que no es relevante este dato, por lo tanto mientras sea el amor lo que guíe la relación del joven con Leticia, ella puede ser soltera o estar separada o divorciada.

Este evangelio está recomendado para los que han perdido el uso de razón, o bien para aquellos que tienen el entendimiento oscurecido por la pasión y el deseo. Para los demás, les recomendamos vivamente que  no lo sigan, ni al evangelio ni al autor, a menos que quieran poner en peligro la salvación de sus almas.

Franciscus Amoris Laetitia.




Del mismo autor

¿Por el bien de los “hijos”?

En una carta anterior me pronuncié sobre “la grieta por donde...

Últimos Artículos

Suecia renuncia a la cuarentena para expandir la eutanasia

Algunos medios de comunicación registran una curva descendente de...

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Presentamos aquí una pequeña exposición, donde se...