El Vaticano acaba de publicar uno de los peores documentos de la época post-conciliar.

Bajo el título: Los Dones y el Llamamiento de Dios son irrevocables, [1] es el último “aggiornamento” en las relaciones católico – judías. El texto fue publicado para conmemorar el 50 aniversario del decreto del Concilio Vaticano II que se ocupa de los judíos, Nostra Aetate.

La exposición de documentos:

  • El Nuevo Pacto no sustituye la Antigua Alianza; [2]
  • La Iglesia católica, en principio, no debería tener la misión de convertir a los judíos; [3]
  • La Palabra de Dios está presente para los judíos de hoy por medio de la Torá (equivalente a la Palabra de Dios que está presente entre los cristianos por medio de Jesucristo); [4]
  • Los judíos de ahora se encuentran en una posición aceptable delante de Dios con respecto a la salvación; [5]
  • “El término pacto, por lo tanto, significa una relación con Dios que está vigente de diferentes maneras para judíos y cristianos”; [6]
  • “No se sigue que los judíos sean excluidos de la salvación de Dios porque no crean en Jesucristo como el Mesías y el Hijo de Dios.” [7]

En la moda modernista estándar, el documento da rienda suelta a flujos de torrentes de palabras en estos y otros temas, pretendiendo que no existen pronunciamientos dogmáticos inconvenientes del pasado que contradigan estos puntos.

En ninguna parte del texto más reciente del Vaticano vemos ninguna mención de la enseñanza dogmática infalible del Concilio de Florencia que dice: “los paganos, judíos, herejes y cismáticos están fuera de la Iglesia Católica”, y como tal, “nunca podrán ser partícipes vida de eterna, a menos que antes de la muerte se unan a la única y verdadera Iglesia de Jesucristo, la Iglesia católica”. [8]

En ninguna parte vemos la cita del Catecismo del papa san Pío X, que siglos más tarde, presentó la misma verdad sin cambios: “Fuera de la Iglesia verdadera son: Infieles, judíos, herejes, apóstatas, cismáticos y personas excomulgadas”, y además, “Nadie puede salvarse fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, así como nadie podría ser salvado de la inundación fuera del Arca de Noé que era una figura de la Iglesia.” [9]

En ninguna parte de este último texto vemos una reiteración de la solemne profesión de fe del Concilio de Florencia bajo el papa Eugenio IV que enseña:

“La Iglesia Romana sacrosanta … cree firmemente, profesa y enseña que la cuestión relacionada con el Antiguo Testamento, de la ley mosaica, segmentada en ceremonias, ritos sagrados, sacrificios y sacramentos, que se establecieron para significar algo en el futuro, a pesar de que eran adecuados para el Culto Divino en ese momento, después de la venida de Nuestro Señor, se declararon por Él, cesados, y comenzaron los sacramentos del Nuevo Testamento; … Todos, por lo tanto, los que después de ese tiempo observen la circuncisión y el sábado y los demás requisitos de la ley, que [la Iglesia Romana] declara ajena a la fe cristiana, no están en lo más mínimo en condiciones de participar en la salvación eterna, a no ser que algún día se recuperen de estos errores “. [10]

La doctrina de la superación del Antiguo Testamento por el Nuevo es una doctrina universal y perpetua de la Iglesia católica que no se puede diluir para adaptarse a las exigencias de los eclesiásticos ecuménicos. Sin embargo, el nuevo documento del Vaticano trabaja con fuerza para negar la verdad sobre este punto. “Los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables” es una avalancha de heterodoxia. Constituye un grave peligro para la fe, especialmente para aquellos que no están bien fundamentados sobre el tema. [11]

Sin autoridad magisterial

“Regalos y Vocación” fue firmado por el siempre ecuménico Kurt cardenal Koch, Prefecto del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana, que fue elevado a esta posición de prestigio por el supuestamente conservador papa Benedicto XVI. [12]

El Prefacio de los documentos afirma: “El texto no es un documento magisterial o enseñanza doctrinal de la Iglesia católica, pero es una reflexión elaborada por la Comisión de Relaciones Religiosas con los judíos…” En otras palabras, como el primer ministro Sir Humphrey diría, el texto es “no oficial oficialmente, pero oficialmente no oficial.”

A pesar del hecho de que el texto no tiene ninguna autoridad magisterial y no puede obligar a la conciencia católica de ninguna manera, el texto será ampliamente percibido como la posición católica oficial del momento. En los medios de comunicación de todo el mundo resuena el título, “El Vaticano dice que los católicos no deben intentar convertir a los judíos,” [13] por lo tanto se hace el daño.

Aunque vamos a explorar más a fondo este documento problemático en los próximos números, nos centraremos aquí en la verdadera enseñanza católica de que el Antiguo Pacto fue reemplazado y se hizo obsoleto por el Nuevo, y que aquellos que se aferran al judaísmo actual, no están – en el orden objetivo – en una posición aceptable delante de Dios con respecto a la salvación.

Nuestro Señor Jesucristo dijo a los judíos: “Si no creéis que Yo Soy [el Mesías], moriréis en vuestros pecados.” (Juan. 08,24). En otra parte Él dijo a los judíos, “Escudriñad las Escrituras, porque en ellas creéis tener vida eterna. Y ellas son las que dan testimonio de mí, sin embargo, no estáis dispuestos a venir a mí para que tengáis vida “(Juan. 5, 39-40).

San Juan, fiel a las enseñanzas de Nuestro Señor, dice lo mismo: “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Él es el Anticristo que niega al Padre y al Hijo “(1 Juan. 2, 22)

Esta negación de Jesús como el Cristo constituye la esencia misma del judaísmo moderno. El post-concilio del Vaticano, estampa una fecha de caducidad a las palabras de Nuestro Señor, pretendiendo que estas palabras ya no se adaptan a nuestra época post-Shoá.

Mons. Fenton al Rescate

Vamos a dar vuelta una vez más a la explicación magistral sobre este asunto desde Mons. Joseph Clifford Fenton.

Mons. Fenton, como saben los lectores CFN, fue uno de los americanos más eminentes de la mitad del siglo XX. Escribió su tesis doctoral bajo la supervisión del venerado padre Reginald Garrigou-Lagrange, y estaba imbuido de la escuela teológica tomista y romana.

A diferencia de los teólogos modernistas que construyen una nueva teología de la situación para satisfacer las necesidades ecuménicas, [14] Mons. Fenton era un exponente fiel y competente del Magisterio perenne de la Iglesia.

Asimismo, Mons. Fenton fue un teólogo católico estudioso y experto, no un blogger dash-it-off. Él profundiza lo necesario para desarrollar plenamente sus temas, que el lector serio valorará y se tomará su tiempo si quiere estar bien fundamentado en el tema.

El Concepto de la Salvación

En 1958 Mons. Fenton publicó su excelente libro La Iglesia católica y la salvación. [15] La sección del libro de Fenton pertinente para esta discusión se titula “El concepto de la salvación”, [16] donde explica:

1) El verdadero significado de la palabra salvación;

2) El aspecto social de la salvación, es decir, la enseñanza católica tradicional en el “Reino de Dios contra el reino de Satanás”;

3) Cómo se lleva a cabo este aspecto social de la salvación en el sermón de san Pedro en el primer Pentecostés;

4) Por qué no hay reconciliación posible de la enseñanza de san Pedro, con la noción modernista de que aquellos que se adhieren a las falsas religiones, se encuentran en una posición aceptable con Dios.

Mons. Fenton comienza este capítulo del libro [17] con un recordatorio de que Cristo es nuestro Salvador y que su trabajo es preeminentemente de salvación. Para ilustrar exactamente lo que se entiende por “salvación”, Fenton narra la historia real del vapor América, cuya tripulación valiente había salvado la vida de las tripulaciones de varios barcos de pesca que habían sido inundados por las tormentas del Atlántico. La tripulación del América había recogido las víctimas de los barcos destrozados a los que se aferraban y los había traído a la seguridad del buque de vapor.

Los hombres que habían estado aferrados a sus barcos naufragados se salvaron, dado que fueron transferidos desde una posición en la que inevitablemente se habrían ahogado, a la seguridad del barco de vapor y, finalmente, a las orillas de sus propios países. Si los hombres hubiesen sido simplemente transferidos de un barco marinero a otro, no podría decirse que estos hombres fueron “salvados”.

Fenton explica que la salvación de los hombres, que se describe en la revelación pública divina, es una salvación en el sentido estricto del término. La salvación es un proceso “por el cual los hombres se retiran de una condición o estado que los involucra en la muerte eterna si permanecían dentro de ella, a una condición en la que se puede disfrutar de la vida eterna y la felicidad.” [18]

La doctrina de los Dos Reinos

Mons. Fenton, a continuación subraya que según la Doctrina Católica tradicional, hay un aspecto social al proceso de la salvación. La comprensión de este aspecto social es crucial si queremos comprender plenamente la doctrina de la salvación como lo enseña infaliblemente la Iglesia católica.

De acuerdo con los designios de Dios, el hombre que se transfiere desde el estado de pecado original o mortal hacia el estado de gracia, es llevado de alguna manera dentro de una unidad social real. Esta unidad social es el reino sobrenatural de Dios. En el Cielo la comunidad es la Iglesia Triunfante, la compañía de los elegidos que gozan de la visión beatífica. En la tierra, es la Iglesia militante. Este “Reino sobrenatural de Dios” es la Iglesia católica, el Cuerpo Místico de Cristo.

En oposición a este Reino de Dios, sin embargo, hay otro reino, un reino del mal. “No debemos perder de vista el hecho”, escribe Fenton, “que la gente en el estado de aversión a Dios, en el estado de pecado original o mortal, pertenecen de alguna manera al reino o ecclesia [” iglesia “] en el marco del liderazgo de Satanás, el espíritu en movimiento entre los enemigos espirituales de Dios. Por lo tanto, el proceso de la salvación implica necesariamente la transferencia de un individuo de una unidad social o comunidad a otra, desde el reino de Satanás al reino verdadero y sobrenatural de Dios. “Esto es lo que se entiende por el” aspecto social “de la salvación.

El papa León XIII sacó las relaciones de estos dos “reinos” de la carta encíclica contra la masonería, Humanum Género, que se puede resumir en tres puntos básicos:

1) el mundo está dividido en dos campos opuestos; el reino de Cristo contra el reino de Satanás,

2) cada ser humano pertenece ya sea a uno u otro de estos dos campos,

3) desde la caída de Adán, estos dos reinos han estado en conflicto entre sí, y continuarán en conflicto unos con otros hasta el final de los tiempos.

El papa León XIII escribió:

“La carrera del hombre después de su desgraciada caída de parte de Dios, el Creador y Dador de los dones celestiales,” a través de la envidia del diablo, ‘separados en dos diversas partes, de las cuales una apuesta firmemente por la verdad y la virtud, y la otra por esas cosas que son contrarias a la virtud y a la verdad. El uno es el reino de Dios en la tierra, la verdadera Iglesia de Jesucristo; y los que desean de corazón estar unidos con Él a fin de obtener la salvación, debiendo necesariamente servir a Dios y a su Hijo unigénito, con toda su mente y con toda su voluntad. El otro es el reino de Satanás, en cuyo poder y control están todos los que sigan el ejemplo fatal de su líder y de nuestros primeros padres, los que se niegan a obedecer la ley divina y eterna, y que tienen muchos objetivos propios en el desprecio de Dios, y muchos objetivos también en contra de Dios.

“San Agustín agudamente percibió y describió este doble reino como dos ciudades, con leyes contrarias, que luchan por objetos contrarios; y con sutil brevedad expresó la causa eficiente de cada uno en estas palabras: «Dos amores formaron dos ciudades: el amor a sí mismo, llegando hasta el desprecio de Dios, una ciudad terrena; y el amor de Dios, llegando hasta el desprecio de sí mismo, un ser celestial. “En todo período de tiempo cada una ha estado en conflicto con la otra…” [19]

Los Dos Reinos en los Hechos de los Apóstoles

El verdadero aspecto social de la salvación se expone en la Sagrada Escritura en el sermón de san Pedro en el primer Pentecostés, y en los resultados de ese sermón.

Leemos en los Hechos: “Ahora cuantos han escuchado estas cosas, tienen remordimiento en su corazón y dijo a Pedro y a los demás apóstoles: ¿Qué vamos a hacer, hombres y hermanos?

“Pedro les dijo: Arrepentíos y bautizaos cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados. Y recibiréis el don del Espíritu Santo…”

“… Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.”

“Ellos, pues, que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.”

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles y en la comunicación de la fracción del pan y en las oraciones.” (Hech. 2, 37-42).

Mons. Fenton indica cuatro puntos importantes que aparecen en este pasaje:

  1. San Pedro exhortó a los que le escuchaban a “salvarse de esta generación perversa.” Esto indica claramente que el pueblo al que san Pedro se dirigió no era parte del reino de Dios, sino del reino de Satanás.
  2. Las personas que “recibieron su palabra” recibieron el sacramento del bautismo. Ellos fueron “añadidos” al número de discípulos de Cristo que habían estado con san Pedro desde la época de la Ascensión de Nuestro Señor.
  3. Los discípulos originales, junto con estos nuevos miembros, continuaron haciendo exactamente lo que habían estado haciendo desde el día de la Ascensión de Nuestro Señor en el cielo; “Perseverar en la doctrina de los apóstoles, la fracción del pan y en las oraciones”. (Véase Hechos. 1, 14; Hechos. 2, 37)
  4. Esta sociedad de los discípulos de Cristo, en la que 3.000 se añadieron aquel día, era la nueva Iglesia de Nuestro Señor, el reino de Dios en la tierra, la Iglesia católica.

La generación perversa es el reino de Satanás

Mons. Fenton continúa explicando el significado completo del pasaje bíblico anterior.

“Ahora bien, si las palabras de san Pedro en esta ocasión no significaban nada en absoluto”, escribe, “¿qué significa que las personas a las que él [san Pedro] estaba hablando estaban en una situación que les llevaría a la ruina eterna si continuaban en el mismo camino? Fueron descritos como pertenecientes a una “generación perversa”. Se les dijo que se salvarían al salir de ella. La institución en la que entrarían por el hecho de dejar “esta generación perversa” no era otra que la sociedad de los discípulos de Nuestro Señor, la misma Iglesia católica.

“La clara implicación de la declaración de san Pedro es que la Iglesia, el reino de Dios, es la única institución o unidad social de salvación. No estar dentro de esta sociedad era estar en la generación perversa en la que un hombre se enfrenta a la ruina espiritual eterna. Para salir de la generación perversa era necesario entrar en la Iglesia”.

Mons. Fenton señala que san Pedro está aquí enseñando la misma exacta doctrina a la de san Agustín y del papa León XIII en Humanum Genus mencionada anteriormente; es decir, que toda la raza humana se divide entre el reino de Dios (la Iglesia) y el reino de Satanás. Para salvarse del reino de Satanás, hay que entrar en el reino de Dios, Iglesia de Cristo.

Por lo tanto, este pasaje de los Hechos demuestra que como institución de Dios, la Iglesia católica, es el único reino sobrenatural de Dios en la tierra, se presenta como un medio necesario para el logro de la salvación: “Como institución de Dios, el proceso de salvación en sí mismo implica un pasar desde el reino de Satanás a la Iglesia de Cristo”.

En este punto, Mons. Fenton hábilmente utiliza estos pasajes de las Escrituras de los Hechos para combatir las falsas enseñanzas acerca de la salvación que luego fueron apareciendo “en algunos libros y artículos recientes”. Veremos que las falsas enseñanzas que nos han dirigido en 1958 son los mismos errores que se están impartiendo por muchos dentro de las más altas esferas de la Iglesia del post-Vaticano II.

Fenton escribe: “Es imprescindible para entender la condición religiosa de las personas a las que san Pedro pronunció su sermón en esa primera mañana de Pentecostés.” Los Hechos de los Apóstoles se refieren claramente a que san Pedro dirigía su sermón a judíos, judíos devotos, judíos piadosos, judíos que estaban practicando fielmente su religión: “… Moraban entonces en Jerusalén judíos, hombres piadosos de todas las naciones bajo el cielo”

Los Hechos relatan que estos Judíos que escuchaban el sermón de san Pedro habían llegado a Jerusalén de todas partes del mundo: “Partos, medos, elamitas y los habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, Frigia, Panfilia, Egipto y las regiones de Libia alrededor de Cirene, y extranjeros de Roma “, etc. (Hechos. 2, 7-11).

Mons. Fenton observa que de acuerdo con el texto de los Hechos, “un gran número de estas personas eran peregrinos, hombres y mujeres que habían venido a Jerusalén para celebrar la gran fiesta judía de Pentecostés. Nuestro Señor había muerto en la Cruz sólo algo más de siete semanas antes de que san Pedro diera ese sermón, y muchas de las personas que escuchaban a san Pedro debían estar en camino a Jerusalén en el momento en que Nuestro Señor murió. Habían empezado su peregrinación como un acto de culto de la religión judía en el mismo momento en que la religión judía era la aprobada específicamente por Dios, y cuando la mancomunidad político-religiosa judía era en realidad el reino sobrenatural de Dios en la tierra, la Iglesia del Antiguo Testamento.

Estas personas probablemente no tenían nada que ver con la persecución y el asesinato del Verbo Encarnado de Dios. Habían comenzado su viaje como miembros del pueblo elegido de Dios, el pueblo de su pacto. Su viaje a Jerusalén fue hecho precisamente para adorar y honrar a Dios. Eran individuos verdaderamente devotos.

“Sin embargo, siete semanas antes, el cuerpo religioso al que pertenecían, había dejado de ser Iglesia de Dios. La unidad socio-político-religiosa judía había rechazado definitivamente a Nuestro Señor, el Mesías prometido en el Antiguo Testamento”.

Fenton continúa: “… Al rechazar el Redentor mismo, esta unidad social había rechazado de forma automática la enseñanza que Dios había dado acerca de Él. El rechazo de este mensaje constituye un abandono de la propia fe divina. Al manifestar este rechazo de la fe, la unidad religiosa judía cayó de su posición como pueblo elegido. Ya no era iglesia de Dios, su reino sobrenatural en la tierra. Se convirtió en parte del reino de Satanás”.

Si bien la gran unidad social judía estaba rechazando al Verbo de Dios encarnado, el pequeño grupo de discípulos que Nuestro Señor organizó alrededor de sí mismo, había conservado su fe. Este pequeño grupo de discípulos siguió recibiendo de Nuestro Señor, el mensaje revelado por Dios.

“Por lo tanto,” Fenton enseña, “en el momento de la muerte de Nuestro Señor en el Calvario, el momento en que se puso fin a la antigua dispensación y la asociación religiosa judía dejó de ser el reino sobrenatural de Dios en la tierra, esta sociedad recientemente organizada de los discípulos de Nuestro Señor, comenzó a existir como Iglesia, o Reino”.

“Esta [nueva] sociedad era la verdadera continuación de Israel. Los hombres que estaban dentro de ella eran los verdaderos hijos de Abraham en la que conservaban la verdadera fe de Abraham. Esta sociedad fue la nueva asociación del pueblo elegido. Sus miembros eran, como san Pablo los llamó, los elegidos o elegido pueblo de Dios. “[20]

“Así fue”, escribe Fenton “que cuando san Pedro habló a la multitud en el primer Pentecostés cristiano, la sociedad de la que se había constituido cabeza visible, fue en realidad la Ecclesia Dei [Iglesia de Dios], el término necesario del proceso de salvación. Sus oyentes que, unas semanas antes, habían pertenecido al reino sobrenatural de Dios en la tierra a causa de su pertenencia a la antigua república de Israel, ahora en realidad se encontraban en la “generación perversa”, precisamente en razón de la misma pertenencia. Cuando san Pedro habló con ellos, estaban en una posición de la que necesitaban ser salvados. Habían dejado de ser miembros del pueblo elegido.

“Por hacer caso y obedecer a las palabras de san Pedro”, continúa Fenton, “recuperaron la posición que anteriormente habían poseído, y su nueva posesión de la dignidad de la pertenencia a la Iglesia era mucho más perfecta y completa que la que tenían. “La Antigua Alianza se centra en la promesa del Redentor; pero el nuevo pacto consiste en la venida del Redentor, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, que se había encarnado y había muerto para reconciliarlos con Dios.

Aquellos dentro del Antiguo Pacto se deben convertir

Mons. Fenton insiste en que no perdamos de vista su punto. Él escribe: “Es muy importante para nosotros recordar que el pueblo al que san Pedro instó a salvarse de la generación perversa en la que estaban viviendo en ese momento, no eran sin duda los hombres de ninguna religión. Eran miembros devotos de la creación que habían sido, menos de ocho semanas antes, reino sobrenatural de Dios en la tierra”. De hecho, estos judíos fueron tan conmovidos por el celo al servicio de Dios que de buen grado viajaron grandes distancias para participar en las ceremonias religiosas en el templo de Jerusalén.

Sin embargo, san Pedro no recomendó la Iglesia a estos piadosos judíos como algo que es simplemente “más perfecto” que la afiliación religiosa que ya poseían. Tampoco les dijo, “El término pacto significa una relación con Dios que se puede desarrollar de diferentes maneras para judíos y cristianos. Ustedes judíos están por lo tanto en una posición aceptable delante de Dios, la Iglesia no debe tener ninguna misión para convertirlos, así que vamos simplemente a dialogar, ser una bendición para otros y trabajar juntos por la paz y la justicia entre los hombres. ”

No. Mons. Fenton hace hincapié en que san Pedro “dejó claro que era necesario para ellos transferirse desde la” generación perversa “en la que existían entonces, a la condición de la salvación. La aceptación de su enseñanza era, de hecho, la entrada en la Iglesia.

“Este es el aspecto social básico del proceso de la salvación”, explica Fenton, “en ese proceso, no siempre está involucrado un pasaje o un tránsito del reino del enemigo espiritual de Dios al reino real de Dios mismo, Su Iglesia. San Pedro dejó en claro que al entrar en la Iglesia, las personas a las que él estaba hablando en ese primer Pentecostés cristiano, realmente estaban siendo salvados”. Como se ha ilustrado por la analogía que se mencionó anteriormente, estos judíos no estaban siendo trasladados de un buque en condiciones de navegar a uno mejor. Ellos fueron trasladados desde una posición donde se enfrentaron a la ruina eterna, a uno de vida y seguridad dentro del Reino de Dios en la tierra, la Iglesia católica.

Repetición de von Hügel

En este punto, Mons. Fenton trata de un error específico promovido por el modernista, barón Friederisch von Hügel; un error que luego fue ganando aceptación por muchos clérigos católicos y teólogos en la década de 1950; un error ahora promovido de una manera u otra por innumerables clérigos como resultado del Concilio Vaticano II.

“No debemos perder de vista el hecho,” Fenton advierte, “que en nuestros días a veces hay una tendencia a pensar que las personas que están en una posición comparable a la de las personas a las que el sermón de san Pedro iba dirigido, están realmente en una posición aceptable. Las personas que fomentan esta tendencia, son cuidadosos al afirmar que la Iglesia católica tiene una posición más ventajosa que otros cuerpos religiosos en este mundo. Ellos afirman que la Iglesia tiene la plenitud del mensaje revelado de Dios; pero al mismo tiempo, también insisten en que otras religiones son realmente de Dios, y que constituyen la plenitud de la enseñanza de Dios para aquellos que Él no llama a la posición más alta del catolicismo”.

Mons. Fenton cita directamente “al modernista von Hügel,” que promovió esta falsa enseñanza en un libro que había entonces vuelto a publicar en los Estados Unidos. Según von Hügel:

“La religión judía no era falsa durante los 13 siglos de operaciones pre-cristianas; estaba, por aquellos tiempos, llena de Revelación de Dios y de la aprehensión más profunda de Dios; y esta misma religión judía puede ser, todavía, la verdad religiosa máxima para numerosos individuos que siguen a Dios en su buena fe; en su no acudir directamente a la completa, la más completa, la luz y ayuda del cristianismo. Lo que es especialmente cierto de la religión judía es, en un grado menor, sigue siendo muy real, verdadero para el mahometismo, e incluso para el hinduismo, etc. “[21]

Mons. Fenton demuestra la falsedad de la doctrina de von Hügel y su incompatibilidad con la verdad católica. Lo hace mediante la elaboración de las consecuencias directas de las palabras de nuestro primer Papa; es decir, el sermón de san Pedro en el primer Pentecostés según consta en las infalibles Escrituras Sagradas.

Fenton escribe: “Von Hügel, al igual que otros de su estilo, se cuidó de insistir en que no es cierto que todas las religiones fuesen igualmente puras, igualmente verdaderas, igualmente fructíferas.” Pero, de hecho, no más que el más militante e ignorante ateo jamás afirmó que lo eran. Su posición es completamente incompatible con la enseñanza de san Pedro en su sermón en el primer Pentecostés cristiano. Él, [von Hügel] presenta a las religiones no católicas como aceptables, aunque menos perfectas que el catolicismo. Si su afirmación hubiese sido de alguna manera cierta, entonces san Pedro habría sido culpable de engañar seriamente a las personas a las que se dirigió en esa mañana de Pentecostés”.

No, dice Mons. Fenton: “Muy definitivamente no es verdadero decir que un hombre está salvado cuando se transfiere de un estado menos perfecto a una condición más perfecta. Él sólo está siendo salvado al ser transferido desde una posición ruinosa hacia un estado en donde él puede vivir como debería “.

Mons. Fenton a continuación señala la contradicción flagrante entre la enseñanza modernista de von Hügel y la verdadera Doctrina Católica. Él escribe: “Von Hügel describió la condición religiosa de las personas a las que san Pedro habló como que sigue siendo la verdad religiosa máxima para numerosos individuos que siguen a Dios en su buena fe; en su no requerir directamente a la completa, la más completa, la luz y la ayuda del cristianismo “.” Por el contrario, san Pedro afirmó que estas personas estaban en una generación perversa, y les invitó a salvarse de ella. No hay posibilidad de un acuerdo entre las dos”.

Ecumenistas conciliares de hoy han ido incluso más allá de von Hugel en su demanda sobre que la Iglesia debería – en principio – no tener la misión de convertir judíos. La necesidad de resistir estas enseñanzas venenosas incumbe a todos los católicos.

Quédese con nosotros para un nuevo examen de “Los dones y el llamamiento” que también incluirá un examen de Vaticano II Nostra Aetate, que el cardenal Koch designado por el papa Benedicto celebra como “una reorientación fundamental de la Iglesia católica” [22] También veremos lo que Francisco ha hecho y dicho en el campo de las relaciones entre judíos y católicos modernos.

Algo pasado de moda hoy en día …”

Para cerrar: Mons. Fenton era consciente de que estas nuevas enseñanzas contrarias a la fe católica fueron infectando las mentes de innumerables clérigos. En 1958, cuando se publicó el libro La Iglesia Católica y la Salvación, advirtió que a pesar de que se ha vuelto cada vez más impopular en nuestros días, debemos permanecer fieles a la infalible doctrina católica, e insistir en la absoluta necesidad de estar dentro de la Iglesia católica para la salvación.

“En todas las épocas de la Iglesia”, escribe, “no ha habido una parte de la doctrina cristiana que los hombres no hayan estado especialmente tentados a malinterpretar o negar. En nuestros días, esta parte de la verdad católica fue llevada con una fuerza y ​​claridad especial por san Pedro en su primer sermón misionero en Jerusalén. Está algo pasado de moda hoy insistir, como san Pedro hizo, que los que están fuera de la verdadera Iglesia de Cristo tienen necesidad de ser salvados para salir de sus propias posiciones y entrar en la Iglesia. Sin embargo, esto sigue siendo una parte del propio mensaje revelado de Dios. [23]

John Vennari

[Traducción de Alberto Guzmán. Artículo original]

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

NOTAS

[1] Título completo: “The Gifts and the Calling of God are Irrevocable” (Rom 11;29), A Reflection on the Theological Questions Pertaining to the Catholic-Jewish Relations on the Occasion of the 50th Anniversary of ‘Nostra Aetate’ (No. 4)”, issued by the Vatican Commission for Religious Relations with the Jews, December 10, 2015.

[2] Ibid., 17, 23 and siguientes.

[3] Ibid., 40.

[4] Ibid., 24.

[5] Ibid, Section 5.

[6] Ibid., # 27.

[7] Ibid., #38.

[8] Bull Cantate Domino, issued by Pope Eugene IV at the Council of Florence, February 4, 1442.

[9] Catecismo del papa san Pío X, [Publicado en 1910, vuelto a publicar por Instauratio Press, Australia), págs. 31 y 4.

[10] Denzinger, 1348.

[11] Lo cual, es seguro decir, de la gran mayoría de los católicos contemporáneos.

[12] Vamos a discutir el modernista, punto de vista ecuménico del papa Benedicto XVI y el cardenal Koch sobre este tema en el futuro.

[13] New York Times, 10 de diciembre 2015.

[14] Más en nuestra próxima entrega sobre este tema, que incluirá citas de teólogos tomistas sólidos en el momento del Consejo quien advirtió que la teología católica se estaba torciendo y subvirtiendo por progresistas teólogos “católicos” para dar cabida a un nuevo enfoque ecuménico. Esto es precisamente lo que ocurre en el documento “Los dones y el llamamiento”.

[15] La Iglesia y la Salvación Católica, a la luz de la Resolución reciente por la Santa Sede, Mons. Joseph Clifford Fenton, Newman Press, 1958.

[16] Algunos lectores se darán cuenta de por qué hemos elegido esta exposición de Mons. Fenton. Ya que es una de las mejores exposiciones del tema y debe ser señalada ante el público católico, especialmente a la luz de la presente toxina ecuménica que ahora viene de las más altas esferas de la Iglesia.

[17] Iglesia Católica y Salvación, Parte II, Sección I, “El concepto de la salvación”. Estamos exponiendo, y citando, páginas 133 a 143 de esta sección. En todas las citas, énfasis añadido por el autor.

[18] Mons. Fenton aclara que “es parte de la doctrina católica que la entrada en la Iglesia… es una parte del proceso de la salvación. Es igualmente una parte de la doctrina católica, sin embargo, esto no es en absoluto la única parte. Un hombre se salva del mal, de pertenecer al reino de Satanás por su entrada en la Iglesia, pero esta entrada de ninguna manera constituye una garantía de que pueda realmente disfrutar de la visión beatífica por toda la eternidad. El proceso de la salvación no está totalmente terminado, un hombre no puede decirse que está “protegido” en el sentido pleno del término, hasta que se ha alcanzado la misma visión beatífica. “Ibid., P. 145.

[19] El subrayado es mío. Esta cita está tomada de Mons. Fenton La Iglesia Católica y la Salvación, p. 135.

[20] Para un tratamiento más completo, véase el excelente artículo de Mons. José C. Fenton, “El Significado del nombre Iglesia”, American Ecclesiastical Review, 1954 octubre.

[21] Cartas del barón von Hügel a una sobrina (Chicago: Henry Regnery Company, 1955), p. 115. Citado por Mons. Fenton en La Iglesia Católica y la Salvación, p. 142.

[22] “Sobre la base de Nostra Aetate – 50 años de diálogo entre cristianos y judíos”, el cardenal Kurt Koch, Conferencia en la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino (Angelicum), Centro Juan Pablo II, Roma, 16 de mayo de 2012. Publicado por el Consejo de Centros de relaciones judeo-católicas.

[23] Ibid., P. 145. [énfasis añadido].