Helder Câmara: una vida trabajando contra la Iglesia desde su interior – ¿Y desean beatificarlo?

 

¿Quién era Dom Helder Câmara?

 

Corrispondeza Romana

7 de abril, 2015

Mucho se habla acerca de Dom Helder Caâmara cuyo proceso de beatificación ha sido recientemente aprobado por el Vaticano. Para el italiano medio, la figura de Monseñor Helder Pessoa Camara (1909-1999), obispo auxiliar de Rio de Janeiro y posteriormente Arzobispo Metropolitano de Olinda y Recife es prácticamente desconocida.

¿Quién era Dom Helder?

PROPAGANDA VERTIENDO EN LO RIDÍCULO

La única información acerca del Arzobispo Camara que se ha filtrado a nuestras agencias de noticias proviene de fuentes propagandísticas desbalanceadas que puedo describir como ridículas sin ningún miedo.

Por ejemplo, recuerdo muy bien la reacción de la prensa al morir el Arzbpo. Helder en 1999. Los medios de comunicación italianos competían unos con otros en elogios, otorgándole títulos empinados cómo “Profeta de los pobres”, “Santo de las favelas”, “Voz del Tercer Mundo”, “San Helder de América”, y otros. Fue una especie de canonización por fuentes mediáticas.

Esta misma máquina propagandística mediática aparece reactivada con la apertura del proceso de beatificación aprobado por el Vaticano el pasado 25 de febrero. No haría daño examinar alguna información.

MILITANTE PRO-NAZI

Hoy muy pocos que saben esto pero Helder Camara empezó su vida pública como militante en la derecha pro-Nazi. Fue, en efecto, un oficial del partido Acao Integralista Brasileira (AIB), el movimiento pro-Nazi de Plinio Salgado. En 1934, el entonces Padre Camara asumió un puesto en el Consejo Supremo del AIB. Dos años más tarde era el secretario personal de Salgado y, por consecuencia, el secretario nacional del AIB, figura clave que participa en las reuniones y desfiles paramilitares que imitaban a los Nazis en Alemania. Sus convicciones Pro-Nazi eran tan profundas que lo ordenaron al sacerdocio portando bajo su sotana el uniforme de la milicia integralista — la “camisa verde” de mala fama.

En 1946, el Arzobispo de Rio de Janeiro quería nombrarlo Obispo Auxiliar pero la Santa Sede rehusó por su previa militancia pro-Nazi. La nominación le vino cinco años después. Mientras Tanto, Helder Camara, había completado su transición del integralismo pro-Nazi al progresivismo pro-Marxista.

En 1968, cuando el escritor brasileño Otto Engel escribió una biografía del Monseñor Camara, recibió “órdenes sumarias” de la Curia de Olinda-Recife que le advertía en contra de publicarla. El Arzobispo no quería que su pasado pro-Nazi se conociera.

DE LA JUC AL PC. ACCIÓN CATÓLICA BRASILEÑA.

En 1947, el Padre Camara fue nominado Asistente General de Acción Católica Brasileña y bajo cuya dirección empezó el deslizamiento hacia la izquierda y, en algunos instantes, la adopción del marxismo-leninismo. El cambio fue particularmente evidente en la JUC (Juventude Universitaria Católica) con fuerte adhesión de Camara. Luis Alberto Gomes de Souza, antiguo secretario de JUC, escribe: “La acción de los militantes de la JUC (…) llevó a un compromiso que poco a poco se manifestó como socialista.” (2)

La revolución comunista cubana (en el año de 1959) fue recibida por la JUC con entusiasmo. Según Haroldo Lima y Aldo Arantes, directores de la JUC, “el regreso de la lucha de pueblos y el triunfo de la revolución cubana en 1959 abrieron la idea de una revolución brasileña a la JUC.” El deslizamiento a la izquierda fue facilitado por la participación de la JUC con la UNE (Uniao Nacional de Estudantes) que estaba muy próxima al partido comunista. “Como resultado de su militancia en el movimiento estudiantil,” -Lima y Arantes continúan- “la JUC estuvo obligada a definir una agenda política más amplia para los cristianos de hoy. Fue así que en el congreso de 1960 aprobó un documento (…) en dónde proclamó su adhesión al socialismo democrático y la idea de una revolución brasileña.” (3)

Durante el gobierno izquierdista del Presidente Joao Goulart (1961-1964), una facción radical se formó dentro de la JUC llamada O Grupao, o El Gran Grupo, subsecuentemente transformado en Ação Popular (AP) que se define como socialista en 1962. En su Congreso de 1963, la AP aprobó sus estatutos en donde “abrazó el socialismo y promulgó la socialización de los medios de producción.” Dichos estatutos contenían halagos por la revolución sovietica y un reconocimiento “de la importancia clave del Marxismo en la teoría revolucionaria y en la praxis.”

(4)

El deslizamiento no terminó ahí. En el Congreso Nacional de 1968, Ação Popular se definió como Marxista-Leninista, cambiando su nombre a Ação Popular Marxista-Leninista (APML). En 1972 se disolvió e integró al Partido Comunista Brasileño cuando se reconoció que no quedaba nada que les separaran. Como resultado de esta migración, muchos militantes en Acción Católica terminaron involucrados en lucha armada durante los años del terrorismo izquierdista en Brasil.

Al contrario del consejo de bastantes obispos, Helder Camara fue uno de los defensores más entusiastas de la migración de la JUC hacia la izquierda. (5)

CONTRA PABLO VI y OTRAS EXCENTRICIDADES

Cuando en 1968 Pablo VI estaba apunto de publicar Humanae Vitae, El Arbpo.Helder Camara abiertamente se opuso al Pontífice, describiendo su doctrina sobre los contraceptivos como “un error cuyo destino es torturar a las esposas y perturbar la paz de muchos hogares.” (6)

Helder Camara defendió el divorcio, apoyando la posición de las Iglesias Ortodoxa que “no le descartan la posibilidad de un segundo matrimonio religioso a aquellos que han sido abandonados (por sus parejas).” Al ser preguntado si esto justificaría a los laicistas, respondió “¿Porqué cantar victoria cuando uno tiene razón?”

El inquieto Arzobispo pedía en voz alta la ordenación sacerdotal de las mujeres. Dirigiéndose a un grupo de obispos durante el Segundo Concilio Vaticano, preguntó con insistencia, “Díganme, si pueden encontrar un argumento decisivo qué efectivamente impida la admisión de las mujeres al sacerdocio, ¿o es (solamente) un prejuicio masculino?”

Y no importó que el Segundo Concilio Vaticano excluyó esta posibilidad posteriormente.

De acuerdo a Camara, “debemos ir más allá de los textos conciliares si esta en nuestra competencia interpretarlos.” Pero el anhelo no paró ahí. En una conferencia de 1965, en presencia de los Padres del Concilio, el afirmó: “Creo que el hombre creará vida artificialmente, que llegará a resucitar a los muertos y (…) logrará los milagrosos resultados de revitalizar a pacientes masculinos a través del injerto de las glándulas genitales de monos.”

ALIÁNDOSE CON LA UNIÓN SOVIETICA, CHINA Y CUBA

A pesar de su crítica por el ateísmo, Dom Helder tomó el lado del comunismo repetida y concretamente.

Por ejemplo, su intervención durante la VI Conferencia del Programa Católico de Cooperación Interamericana del 27 de enero de 1969 en Nueva York es tristemente muy conocida. Fue una intervención tan [claramente] a favor del comunismo internacional que le ganó el epíteto de “el Arzobispo Rojo”, un apodo indisolublemente atado a su nombre.

Después de haber reprochado duramente a los Estados Unidos y su política anti-sovietica, Dom Helder propuso un recorte drástico a las Fuerzas Armadas norteamericanas, pidiendo [a la misma vez] que la URSS mantuviese su capacidad militar para confrontar el “imperialismo”. Consciente de las consecuencias de dicha estrategia, se defendió a priori: “no me digan que tal enfoque sería consignar al mundo a las manos del comunismo.” Del ataque contra EEUU, Helder Camara empezó a alabar la China de Mao Tse-Tung que en ese entonces pasaba por una “revolución cultural” que causó la muerte de millones. El Arzobispo Rojo formalmente solicitó la admisión de la China Comunista para las Naciones Unidas con la consecuencia de la expulsión de Taiwan. Terminó su intervención con un llamamiento a favor del dictador cubano, Fidel Castro, que mantenía una sangrienta guerra de guerrillas en América Latina. También pidió la readmisión de Cuba a la OEA (la Organización de Estados Americanos) de la cuál había sido expulsada en 1962.

UN PROYECTO DE REVOLUCIÓN COMUNISTA PARA AMÉRICA LATINA

Sin embargo, el episodio que causó el mayor asombro fue el llamado “Caso Comblin.”

En junio de 1968, una bomba de documento fue filtrado a los periódicos brasileños, preparado bajo los auspicios del Arzobispo Helder Camara, por el sacerdote belga Joseph Comblin, profesor en el Instituto Teológico (Seminario) de Recife. El documento propuso, sin velos, un plan subversivo para desmantelar el Estado y establecer “una dictadura del pueblo” con una matriz comunista.

Estos son algunos de los puntos:

CONTRA LA PROPIEDAD. en el documento, Comblin defiende una reforma triple -agraria, urbana y comercial – originaria de una suposición que la propiedad privada y el capital son intrínsecamente injustas. Cualquier uso de la propiedad privada y el capital debe ser prohibido por ley.

IGUALDAD TOTAL. El propósito, afirma Comblin, es establecer la igualdad total. Toda jerarquía, sea en el campo político-social o en el eclesiástico, debe ser abolida.

REVOLUCIÓN SOCIAL Y POLÍTICA. EN el campo político-social, esta revolución igualitaria apoya la destrucción del Estado a manos de “grupos de presión” radicales los cuáles, al tomar el poder, establecerán una fuerte “dictadura del pueblo” para amordazar la mayoría considerada como indolente.

REVOLUCIÓN EN LA IGLESIA. Para permitirle a esta minoría qué gobierne sin impedimentos, el documento propone una anulación efectiva de la autoridad de los obispos, sujetos al poder de un órgano compuesto sólo por extremistas, como un “Politburo” eclesiástico.

ABOLICIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS. Las Fuerzas Aramdas serán desmanteladas y distribuidas al pueblo.

CENSURA DE PRENSA, RADIO Y TV. Hasta que el pueblo no llegue a un nivel aceptable de “consciencia revolucionaria”, la prensa, radio y TV debe ser controlada estrictamente. El élite en desacuerdo debe abandonar el país.

LAS CORTES DEL PUEBLO. Comblin acusa al Poder Judicial de ser “corrompido por la burguesía” y propone la institución de “cortes extraordinarias del pueblo” para aplicar el rito sumario a aquellos en contra de este viento revolucionario.

VIOLENCIA. Si por azar es imposible realizar este plan subversivo por métodos normales, el profesor del seminario de Recife consideró recurrir a las armas legítimas, para establecer manu militari, el régimen teorizado.

EL APOYO DE HELDER CAMARA

El “documento Comblin” tuvo el efecto de una bomba atómica en Brasil. En el medio de acaloradas polémicas que le siguieron, el Padre Comblin no negó su autenticidad pero dijo que era “sólo un borrador” (sic!). La Curia de Olinda-Recife por su parte, admitió que vino del seminario diocesano, especificando que “no era un documento oficial.” (Otro sic!)

Interpretando correctamente la indignación del pueblo brasileño, el profesor Plinio Correa de Oliveira escribió una carta abierta al Monseñor Helder Camara, publicada en 25 periódicos. Leemos en la carta: “Estoy seguro que interpreto los sentimientos de millones de brasileños en pedirle a su Excelencia que expulse del Instituto Teológico en Recife y de la misma Arquidiócesis al agitador que se aprovecha del sacerdocio para apuñalar a la Iglesia y que abusa de la hospitalidad brasileña para predicar comunismo, dictadura y violencia en Brasil.”

Helder Camara respondió evasivamente: “Cada uno tiene el derecho a disentir. Simplemente escucho todas las opiniones.” Pero a la misma vez confirmaba al Padre Comblin. Como profesor en el seminario, apoyándolo con su autoridad episcopal. Al final, el gobierno brasileño revocó el permiso de residencia del sacerdote belga y tuvo que dejar el país.

TEOLOGÍA DE LIBERACIÓN

El monseñor Helder Camara también es recordado como uno de los campeones de la tal “Teología de Liberación” condenada por el Vaticano en 1984.

Dos declaraciones resumen esta teología. La primera, por el compatriota de Dom Helder, Leonardo Boff: “Lo que proponemos es marxismo y materialismo histórico en la teología.” (9)

La segunda, por el peruano Gustavo Gutierrez, padre-fundador de la corriente teológica, “lo que queremos decir por teología de liberación es la participación en el procseo político revolucionario. (10) Gutierrez también explicó el sentido de esta participación: “sólo yendo más allá de una sociedad dividida en clases. (…) sólo eliminado la propiedad privada de la riqueza creada por el trabajo humano podremos poner las bases para una sociedad más justa. Es para esto que los esfuerzos para proyectar una nueva sociedad en América Latina tienden cada vez más al socialismo.”(11)

Un libro dedicado a este tema ha sido publicado recientemente en Italia por Cantagalli: “Teología de Liberación: un salvavidas de plomo para los pobres.”(12)

¿AMIGO DE LOS POBRES Y DE LA LIBERTAD?

Probablemente la mas grande falsedad acerca de Helder Camara es la que lo presenta como amigo de los pobres y defensor de la libertad.

El título, defensor de la libertad, le encaja mal a uno que alabó algunos de las dictaduras mas sangrientas del siglo XX: primero,el nazismo, y después, el comunismo en sus variantes: Sovietico, Cubano, Chino.

Mas que nada, el título de amigo de los pobres, no le encaja a uno que sostuvo regímenes que causaron tantas pobrezas aterradoras, descritas por el entonces cardenal Ratzinger como “la vergüenza de nuestros tiempos.” (13)

[Fuente. Traducido por Barbara Monzón. Artículo original]

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

1.Cfr. Julio LOREDO, L’altro volto di Dom Helder,  (The other Face of Dom Helder) “Tradition, Family, Property”, November 1999, pp. 4-5.

2. Luiz Alberto GOMES DE SOUZA, A JUC. Os estudantes católicos e a política, Editora Vozes, Petrópolis 1984, p. 156.

3.Haroldo LIMA e Aldo ARANTES, História da Ação Popular. Da JUC ao PC do B, Editora Alfa-Omega, São Paulo 1984, p. 27-28.

Ibid., p. 37.

4. See for example, , Scott MAINWARING, The Catholic Church and Politics in Brazil, 1916-1985, Stanford University Press, 1986, p. 71.

5. Cfr. Helder PESSOA CÂMARA, Obras Completas, Editora Universitária, Instituto Dom Helder Câmara, Recife, 2004. Cfr. Massimo INTROVIGNE, Una battaglia nella notte, (A Battle in the Night)  Sugarco Edizioni, Milan 2008.

6.Leonardo BOFF, Marxismo na Teologia, in “Jornal do Brasil”, 6th april1980.

9.Gustavo GUTIÉRREZ, Praxis de libertação e fé cristã, Appendice a Id., Teologia da libertação, Editora Vozes, Petrópolis 1975, p. 267, p. 268.

10.Gustavo GUTIÉRREZ, Liberation Praxis and Christian Faith, in Lay Ministry Handbook, Diocese of Brownsville, Texas 1984, p. 22.

11.Julio LOREDO, Teologia della liberazione: un salvagente di piombo per i poveri, (Liberation Theolgy a lead  life-jacket for the poor)  Cantagalli, Siena 2014.

12 SACRA CONGREGAZIONE PER LA DOTTRINA DELLA FEDE, Istruzione Libertatis Nuntius, XI, 10. (The Sacred Congregation for the Doctrine of the Faith).

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos