Hungría aprobó en 2011 su nueva Constitución política que entró en vigor a inicio de 2012.
Esta constitución es todo un ejemplo de nación cristiana que no se avergüenza de su identidad
y que tiene en sus raíces religiosas la base de la misma Patria. Leamos algunos de sus párrafos
de un texto legislativo que comienza con estas palabras: 
“SEÑOR, BENDICE A LOS HÚNGAROS”
    “Estamos orgullosos de que nuestro Rey Esteban, Santo Patrón de Hungría desde hace mil años,
haya fundado nuestra Patria sobre sólidos cimientos incorporándola a la Europa Cristiana”.
    “Reconocemos el papel de la cristiandad en la pervivencia de la nación”
    “La familia y la nación constituyen el marco principal de nuestra convivencia. Nuestros valores
fundamentales son la fe, la fidelidad y el amor”
    La constitución húngara expresa que la familia es fruto solo de la unión entre “hombre y mujer”
(lo cual impide expresamente el “matrimonio gay”). Y aclara que el ser humano está protegido
desde la fecundación (lo que impide legalizar cualquier tipo de aborto)
    El texto fue sometido a aprobación en el Parlamento y la votación dio un SI cercano al 75%
de los diputados. Inmediatamente los medios informativos internacionales, en su inmensa mayoría, 
dieron eco del  “desafío húngaro” a la Unión Europea. 
    
   

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".