fbpx

HUNGRÍA: PATRIA QUE RECONOCE SUS RAÍCES CRISTIANAS

    Hungría aprobó en 2011 su nueva Constitución política que entró en vigor a inicio de 2012.
Esta constitución es todo un ejemplo de nación cristiana que no se avergüenza de su identidad
y que tiene en sus raíces religiosas la base de la misma Patria. Leamos algunos de sus párrafos
de un texto legislativo que comienza con estas palabras: 
“SEÑOR, BENDICE A LOS HÚNGAROS”
    “Estamos orgullosos de que nuestro Rey Esteban, Santo Patrón de Hungría desde hace mil años,
haya fundado nuestra Patria sobre sólidos cimientos incorporándola a la Europa Cristiana”.
    “Reconocemos el papel de la cristiandad en la pervivencia de la nación”
    “La familia y la nación constituyen el marco principal de nuestra convivencia. Nuestros valores
fundamentales son la fe, la fidelidad y el amor”
    La constitución húngara expresa que la familia es fruto solo de la unión entre “hombre y mujer”
(lo cual impide expresamente el “matrimonio gay”). Y aclara que el ser humano está protegido
desde la fecundación (lo que impide legalizar cualquier tipo de aborto)
    El texto fue sometido a aprobación en el Parlamento y la votación dio un SI cercano al 75%
de los diputados. Inmediatamente los medios informativos internacionales, en su inmensa mayoría, 
dieron eco del  “desafío húngaro” a la Unión Europea. 
    
   




Padre Santiago González
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

BEATA ISABEL DE LA TRINIDAD

Isabel de la Trinidad nació en Francia el año 1880. A...

Últimos Artículos

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Presentamos aquí una pequeña exposición, donde se...

A tí Álvar Fañez

Para María Concepción Fragueiro de Olivera