fbpx

De la confianza en Dios y la interseción de los santos

Meditación para el martes dieciocho

Punto I. Pon los ojos en el evangelio, y considera lo que dice el evangelistas San Mateo, que llegando con este enfermo a Cristo, se movió a sanarle por la fe de los que lo traían, y hablando con él, dijo: confía, hijo, que tus pecados son perdonados; enseñándonos el valor que tiene para con Dios la fe y confianza en su bondad, y que este es el primer paso que hemos de dar para alcanzar salud, y las mercedes que pretendiéremos de su mano; toma las palabras de Cristo como dichas a ti; confía, hijo, llamándote hijo, porque tengas confianza en él como Padre; confía, hijo, si te hallares cargado de culpas, que te perdonará tus pecados; confía, hijo, si te vieres enfermo, tullido y paralitico y podrido en una cama, sin poderte mover, como este que si tienes fe como el, alcanzaras entera salud; confía, hijo, si te vieres desamparado, pobre y necesitado, como se halló este enfermo, que te ampara y consolará, y remediará tu necesidad; confía, hijo si te hallaras perseguido, que te defenderá: confía, hijo, si te hallaras olvidado, que se acordara de ti, como se acordó y defendió a este mendigo. Saca de aquí una firme confianza en Dios, y acudir a él en todas tus necesidades y le tendrás a tu lado.

Punto II. Considera la piedad de estos hombres, los cuales viendo a este mendigo imposibilitado de venir a Cristo, le tomaron en hombros en su propia cama, y le trajeron al Salvador. ¡Oh grande caridad! ¡Oh virtud digna de eterna alabanza, traer los enfermo a Cristo sobre sus hombros, no solo del cuerpo, sino mucho más los del alma. Esta es la verdadera amistad y la fina caridad, traer a costa de cualquier trabajo los pecadores a Dios; toma esta lección y aprende la fineza de este amor, así para con Dios como para con el prójimo, y pon todo tu cuidado en traer a Cristo los que detenidos en las cadenas de sus vicios no pueden venir a él, y resuélvete de traerle todos los enfermos en el alma para que los cure y de salud.

Punto III. Considera como por la intersección, y virtud de los que le trajeron le dio Cristo la salud; y pondera cuanto importa la intercesión de los buenos para con Dios, y válete de ellos para que su virtud y merecimientos alcancen lo que tú no mereces y supla lo que a ti te falta; pon por intercesores a la Santísima Virgen, a los santos y a todos los buenos y justos; y pídele a Dios que te haga merced por sus merecimientos, y que no mire a tu indignidad, sino a la fe, virtud y santidad suya como miro a los méritos de los que trajeron a este enfermo.

Punto IV. Considera como viendo este milagro los fariseos, dijeron que Cristo blasfemaba; y los del pueblo temblaron y glorificaron a Dios. Pondera que no hay acción tan santa y ajustada que no tenga contradicción de los hombres, como no la dejo el Redentor; ármate con su gracia y Dios será en tu favor; persevera en el bien comenzando y no hagas caso los juicios de los hombres que tienen por blasfemias las alabanzas de Dios. Considera como Cristo defendió a este, y como volvió por la honra de su Padre y suya, y los muchos que le engrandecieron por ellos, y cobra esfuerzo, y ánimo para no hacer caso del mundo y confiar en Dios.

Padre Alonso de Andrade, S.J




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

De la providencia que Dios tiene de los que confiamos en su bondad

Meditación para el jueves de la decimocuarta semana PUNTO PRIMERO. Considera...

Últimos Artículos

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...

Las enseñanzas de Jesús entre la Resurrección y la Ascensión

En la segunda semana después de Pascua contemplamos a...

Santa Teresita, el P. Calmel y la actualidad

De 1956 a 1957, el P. Roger Thomas Calmel...