fbpx

De la doctrina del evangelio. (Mat.9)

Meditación para el domingo veintitrés

En el evangelio se refieren dos milagros de Cristo nuestro Señor: el uno de la hija del archisinagogo, a quien estando muerta tomó de la mano y le dio la vida: el otro de una mujer que padecía flujo de sangre doce años, y tocando la orla de su vestidura cobró salud.

PUNTO PRIMERO. Considera lo que dice san Mateo, que estando Cristo predicando, vino a buscarle un príncipe de la sinagoga a pedirle vida y salud para su hija. Pondera con san Anselmo la dificultad con que los príncipes y poderosos vienen a Dios, traídos y como de los cabellos, a fuerza de enfermedades y trabajos, y constreñidos de la necesidad: y no esperes tú a que te la envíe Dios para venir a su servicio, sino ofrécete a Él voluntariamente, no vengas forzado, sino libre de tu propia voluntad: ofrécete desde luego a la suya para servirle eternamente.

PUNTO II. Considera el respeto y adoración con que llegó este príncipe al Salvador; pues dice el Evangelista, que le adoró (sería pecho por tierra) con suma humildad delante de toda la gente, pidiéndole la vida de su hija; y saca de aquí dos cosas: la primera, el respeto y reverencia con que has de reverenciar a Cristo y a los sacerdotes y ministros que están es su lugar: a ejemplo de este príncipe: la segunda, cómo sabe Dios humillar a los poderosos del mundo, y con la facilidad que los rinde a sus pies; y humíllate en su presencia y no temas el poder de los príncipes, pues que es tan flaco, que en un punto los humilla Dios y los pone tan rendidos a como a éste: válete de su Majestad y pídele que te ampare, y no temerás a los poderosos del mundo.

PUNTO III. Considera en esta hija del príncipe la condición de los hombres, y la flaqueza e inconstancia de la naturaleza humana: contémplala joven, rica, noble, agraciada, estimada y servida, en la flor de la juventud y difunta: tal es la condición de los hombres y la flaqueza nuestra: mira qué poco hay que fiar en años, ni en fuerzas, ni en riquezas, ni en nobleza, y cómo todo es una flor que al amanecer nace y a la tarde se marchita; y saca de esta meditación desengaños para tu vida, desprecio de todo lo caduco de la tierra y aprecio de lo eterno y celestial.

PUNTO IV. Considera cómo en oyendo la petición el Redentor del mundo, luego al punto sin más dilación se levantó, y dejando la predicación, se puso en camino, y siguió al príncipe, y fue a resucitar a su hija: en que tienes mucho que aprender: lo primero, la piedad y misericordia del Señor, que con tanta presteza se inclinó a los ruegos del que le pedía, y le concedió su petición; de que debes cobrar mucha confianza en la divina bondad, de que oirá tus ruegos y se inclinará a tus peticiones, y te concederá lo que pidieres: gózate tener un Dios tan piadoso y exorable: pide y ruégale con toda confianza que dé vida espiritual a tu alma, y que te haga toda merced a ti y a los tuyos; aprende también a ser exorable y fácil en conceder lo que te pidieren, y especialmente en las materias de misericordia y piedad, y no dilates el hacer bien a tus prójimos, como no dilató Cristo hacerle a este padre y a su hija, porque Dios no dilate el despacho de tus peticiones, pagándote en la misma moneda.

Padre Alonso de Andrade, S.J




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

De la doctrina del evangelio. (Mateo 18)

Meditación para el domingo veintiuno después de Pentecostés. Compara Cristo en el...

Últimos Artículos

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Presentamos aquí una pequeña exposición, donde se...

A tí Álvar Fañez

Para María Concepción Fragueiro de Olivera