CORRISPONDENZA ROMANA

La Gran Logia inglesa acoge a los transexuales

También los francmasones ingleses se adaptan a la “dictadura de género” global y abren las puertas de sus instituciones, exclusivamente reservadas a los hombres, a las personas transgénero que están “transitando” de mujer a hombre. La Gran Logia Unida de Inglaterra (Ugle), histórica Gran Logia anglosajona fundada en 1717, que cuenta con cerca de 200 mil miembros y que tiene jurisdicción sobre Inglaterra, Gales y algunos distritos del otro lado del Atlántico, recientemente estableció en efecto que una “mujer” que “se convirtió en un hombre” debe ser tratada “del mismo modo que cualquier otro candidato masculino“. Cualquier “mujer” podrá entonces convertirse en un “masón” a todos los efectos siempre y cuando se una a la logia en “vestimenta” masculina, es decir en la identidad de género de hombre.

El documento de orientación en materia de identidad de género, que fue transmitido a las 7 mil logias existentes en Inglaterra y Galles, destaca de hecho que la reasignación de género de un masón debe ser “tratada con la máxima compasión y sensibilidad.” En ese sentido, continúa el texto “ningún candidato debe ser sometido a preguntas respecto al propio género que pudieran causarle sensaciones incómodas.” Por ello, si un aspirante a miembro de la logia es una persona transgénero se espera que “reciba el pleno apoyo de sus hermanos.”

Michael Baker, portavoz de la Ugle, así explicó que la novedad recién introducida no es el fruto de un pedido particular interno sino más bien de la voluntad de adaptarse preventivamente al cambiante contexto social: “aunque no haya habido un pedido general de orientación sobre la reasignación de género, las preguntas sobre el tema serán siempre más frecuentes en el futuro, y ahora parecer ser un momento oportuno para suministrar una orientación general a nuestros miembros.”

Más allá de la admisión de quienes transitaron del sexo femenino al masculino en el interior de la Gran Logia reservada a los hombres, Baker aclara que la Gran Logia Unida de Inglaterra continuará de todos modos manteniendo bien diferenciadas la rama masculina y la femenina, destacando que “las personas que la ley clasifica como femeninas no podrán aún tener acceso a la UGLE. Éstas podrán naturalmente convertirse en miembros de las dos logias exclusivamente femeninas: l´Order of Womwn Freemasons -la Orden las Mujeres Masónicas (Owf)y l’Honourable Fraternity of Ancient Freemasons –la Honorable Fraternidad de los Antiguos Francmasones (Hfaf)- ambas refiriéndose a sus miembros con el término de hermanos.”

No es de extrañar en absoluto el documento de alineamiento al nuevo diktat ético en materia de sexualidad recientemente publicado por la Gran Logia inglesa, toda vez que la masonería, en su lucha acérrima contra el catolicismo, desde siempre ha apoyado y promovido todas aquellas teorías, que de vez en cuando se presentan a lo largo del proceso revolucionario, tesis destinadas a atacar y socavar el orden natural y cristiano.

Un enfrentamiento multisecular entre dos visiones del mundo contrapuestas e irreconciliables, aquel “antagonismo entre dos civilizaciones” eficazmente descripto por el Canónigo francés Mons. Henri Delassus (1836-1921) en su célebre obra de 1907 El problema de la hora presente, así expresado por el masón Paul Lafargue en el Congreso masónico de Lieja (Bélgica) de 1865: “Son cuatrocientos años que nosotros socavamos al catolicismo, la máquina más fuerte que se haya inventado en materia de espiritualidad. Desgraciadamente, la misma se mantiene firme.”

En esa perspectiva, la masonería de nuestros días, que está de acuerdo con la teoría promovida por la ideología LGBT y por la agenda de género internacional, es la misma que ayer, en el fragor de la contestación global de 1968, apoyaba al movimiento feminista, expresando así en la revista masónica “L’Humanisme” el propio punto de vista con respecto a la “liberación” de la mujer: “La primera conquista a hacer es la conquista de la mujer. La mujer debe ser liberada de las cadenas de la Iglesia y de la ley […]. Para derribar al catolicismo, es necesario comenzar por suprimir la dignidad de la mujer, la debemos corromper junto con la Iglesia. Difundamos la práctica del nudismo: primero los brazos, después las piernas, después todo el resto. Finalmente, andará por todas partes desnuda, o casi tanto, sin ni siquiera pestañar. Y, perdido el pudor, se extinguirá el sentido de lo sagrado, se debilitará la moral y la fe morirá por asfixia.

L’articolo La Gran Logia inglesa acoge a los transexuales proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana

«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.
¡Ya a la venta en Amazon!
Recibe nuestras noticias por email