RORATE CÆLI

Llevar las alegrías de la Pascua a la vida cotidiana

Praesta, quaesumus, omnipotens Deus: ut, qui paschalia festa peregimus; haec, te largiente, moribus et vita teneamus. Per Dominum nostrum.— Permítenos, te rogamos, Dios todopoderoso, que nosotros, que hemos celebrado la Fiesta Pascual, podamos ser Tu recompensa, conservemos sus frutos en nuestros hábitos y comportamiento diarios. Por nuestro Señor.

Después de las glorias de la semana de Pascua, estas palabras de la colecta del Domingo conocido como Domenica in albis, nos dan la dirección para el resto del año litúrgico. Por la gracia de Dios, estamos destinados a llevar a nuestros hábitos y vida cotidiana, los frutos del tiempo en el que hemos alabando y agradeciendo a Dios durante la semana de Pascua.

Como comenta Dom Prosper Guéranger, “O este es el último día de la gran Octava, la Iglesia, en su Colecta, se despide de las gloriosas solemnidades que tanto nos han alegrado, y le pide a nuestro Señor que permita que nuestras vidas y acciones reflejen siempre la santa influencia de nuestra Pascua“(El Año Litúrgico: Libro de Tiempo Pascual I, volumen VII, 301). Abrazar alegremente a nuestro Señor en el Domingo de Pascua y durante la Octava es algo natural, y ciertamente deberíamos regocijarnos en cualquiera de los consuelos que recibimos durante ese tiempo. Sin embargo, puede ser difícil llevar nuestra alegría de la Pascua a nuestra vida cotidiana durante el resto del año, por lo que esta Colecta es tan conmovedora y necesaria. Como seres humanos caídos, necesitamos con urgencia el recordatorio de vivir la alegría de la Resurrección, incluso en las tareas más mundanas y difíciles de nuestras vidas.

Santa Teresita de Lisieux nos ofrece un excelente ejemplo de esta “pequeña forma” de vivir con alegría el mensaje del Evangelio en las pequeñas tareas de nuestras vidas. Cuán fácilmente podemos olvidar la magnificencia de la Resurrección cuando tenemos que enfrentar a compañeros de trabajo difíciles o situaciones de oficina, cuidar a los niños día tras día, o trabajar con estudios que consumen tiempo. Sin embargo, Santa Teresa ofrece la “pequeño forma” de hacer incluso las tareas más cotidianas con el mayor amor por Jesús. Teresa describe su vocación en términos de amor: “La caridad me dio la llave de mi vocación … En el exceso de mi alegría delirante, grité: ¡Oh Jesús, mi amor … mi vocación finalmente la he encontrado … MI VOCACIÓN ES EL AMOR! “(Historia de un Alma, Manuscrito B, 194). Como tal, debemos permitir que las alegrías de la Resurrección inspiren nuestra propia vocación de amor, en cualquier estado de vida al que Dios nos haya llamado.

Así podemos mantener la Resurrección en el centro de todo lo que hacemos. Somos propensos a quejarnos y rechazar las pequeñas gracias que Dios está dispuesto a darnos; debemos considerar, sin embargo, con cuánto amor mira a Sus pequeños siervos que le ofrecen todo a través de actos de amor.

La alegría de la Pascua que experimentamos aquí en la tierra está destinada a tener una orientación escatológica. Cuando Nuestro Señor encuentra a María Magdalena después de Su resurrección, le ordena que no se aferre a Él. ¿Por qué le dice Él estas palabras aparentemente duras a ella? Él sabe que lo que Él ha preparado en el Cielo para María, y para todos nosotros, es mucho más grande que las comodidades sensibles que experimentamos aquí en la tierra. De manera similar, debemos “ir más allá”, por así decirlo, de las comodidades inmediatas de la Octava de Pascua, “lo que [ningún] ojo vio, ni [ningún] oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, [así es] lo que Dios preparó para los que le aman.” (1 Cor 2: 9). En otras palabras, el Cielo está más allá de cualquier alegría o consuelo que pudiéramos concebir aquí en la tierra.

Los consuelos espirituales que experimentamos en la tierra sin duda nos acompañarán en nuestra memoria mientras viajamos en el resto del año litúrgico (y de hecho, el tiempo de Pascua continúa hasta Pentecostés). Sin embargo, deben recordarnos que estamos destinados a experimentar la alegría beatífica del Cielo algún día – la alegría que tenemos aquí es incompleta hasta que finalmente veamos a Dios cara a cara. Por lo tanto, incluso deberíamos tratar de separarnos de los consuelos espirituales que experimentamos aquí en la tierra, ya que la muerte es el último desgarro de cuerpo y alma, pero el único medio por el cual podemos entrar al Cielo.

Como dice Nuestro Señor, el Buen Pastor: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10:10). El demonio intentará robar nuestra alegría de la Pascua, y tratará de tentarnos para que odiemos las tareas simples que se nos dan cada día. Por la gracia de Dios, debemos resistir estas tentaciones y entrar en la vida misma de Cristo en todo lo que hacemos. Nuestro Señor sufrió, murió y resucitó para que también podamos entrar en Su Resurrección. Como comprendimos durante el Triduo Pascual, no podemos entrar en la Pascua sin antes soportar los dolores del Viernes Santo. Las alegrías de la Pascua son mucho más dulces porque estuvimos al pie de la Cruz el Viernes Santo.

Ahora, como nos recuerda la Colecta del Domingo, debemos pasar las solemnidades de la semana de Pascua y llevar la alegría que experimentamos a nuestras vidas y hábitos cotidianos, que es cuando vivir la alegría de la Pascua se convierte en lo más difícil. Aquí, en nuestras tareas diarias, estamos llamados a vivir como Santa Teresa, ofreciendo a Dios nuestros deberes diarios que se nos han dado en nuestro estado de vida, y anticipando siempre la “vida abundante” que Él desea darnos en el Cielo. Así como llevamos la muerte de Nuestro Señor en nuestros cuerpos todos los días, así también debemos llevar Su alegría al anticipar la vida eterna y la Resurrección del Cuerpo.

Veronica A. Arntz

(Traducido por: Gabriel Ramírez/Adelante la Fe. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email