Participantes en la Jornada Mundial de la Juventud
THE REMNANT

Maleza en el jardín católico: limpiando la mundanalidad

Nota del editor: En un esfuerzo por alentar a los jóvenes católicos a involucrarse más en el trabajo de la restauración católica, alentamos a los escritores emergentes a contribuir con sus publicaciones aquí de vez en cuando. Estamos agradecidos con el joven Sr. Beurskens por aceptar nuestra invitación, y esperamos que su artículo aliente a otros de su generación a hacer lo mismo y ayudarnos a demostrar que no todo está completamente perdido en el mundo de los Millennials. MJM

G K. Chesterton escribió: “La educación es simplemente el alma de la sociedad pasando de una generación a otra“. Se sigue, entonces, que la razón principal de que el mundo esté en un estado caótico e inquietante es el colapso de la educación católica. A la mayoría de los católicos de hoy se les enseña que pueden tener un pie en la Iglesia Católica y otro en el mundo moderno, y aún así seguir siendo fieles católicos.

Aunque esta creencia contradictoria se mantiene incluso en algunos círculos tradicionales, es más común encontrarla en la tierra del Novus Ordo, donde se ha vuelto común como la maleza. Al igual que esa hierba destructiva, esta noción ha tomado una actitud obstinada.

La creencia errónea en la posibilidad de estar tanto en el mundo y de pertenecer a él, produce una fuente inagotable de católicos tibios. Consintiéndose ellos mismos en la impaciencia, sin contemplación, en los abrevaderos ilimitados del entretenimiento y cosas materiales de la sociedad, muchos católicos están tan aturdidos que luchan sin darse cuenta contra su verdadera vocación: convertirse en santos.

He sido testigo de esta creencia, llamémosla la creencia anti-principio de la no contradicción, en familias católicas conservadoras aparentemente ortodoxas, incluso familias que educan en el hogar, en las que se enseñó fielmente el catecismo durante años. ¿Cómo envenena aún más a nuestra sociedad?

Primero, nosotros, los católicos modernos, con demasiada frecuencia no vivimos nuestra misión o propósito divino, como se explica en el Catecismo de Baltimore: “Dios nos hizo para mostrar Su bondad y compartir con nosotros Su felicidad eterna en el cielo“. Pero luchamos por lograr este objetivo por la sencilla razón de que nuestras acciones y palabras no demuestran lo que Dios quiso -mostrar su infinita bondad- porque de hecho estamos haciendo lo contrario. Estamos persiguiendo placeres y posesiones que son espiritualmente condenatorias y alejan a las personas de las verdades eternas.

Por ejemplo, nosotros los católicos modernos, especialmente quizás los más jóvenes, siguiendo nuestra naturaleza caída, mostramos a los demás que las obras y caminos santos son de importancia trivial. Nos transformamos en protestantes de facto -o peor, paganos- a través de nuestras actitudes, modo de vestir, acciones y tolerancias hacia los videojuegos inmorales, la música, las películas y los programas populares de televisión, que discutimos abiertamente y sin vergüenza.

Inadvertidamente, mostramos al mundo que el pecado venial no es repugnante y ofensivo, lo que lleva al pecado mortal una acción a la vez. Olvidamos lo que dice San Juan Bosco: “Disfruta tanto como quieras, si solo te mantienes alejado del pecado“. No nos interesa lo que dice Santa Catalina de Siena: “Es humano pecar, pero es diabólico persistir en pecado“.

Además, no seguimos las demandas de la Iglesia. De nuevo, solo necesitamos ir al Catecismo de Baltimore: “Para obtener la felicidad del cielo, debemos conocer, amar y servir a Dios en este mundo“. Pero, ¿cómo podemos cumplir nuestra misión divina si estamos cometiendo actos que transgreden las leyes de Dios? Más bien, con Mateo, debemos luchar por una visión más elevada de nuestra misión divina: “No os amontonéis tesoros en la tierra; donde polilla y herrumbre los destruyen y donde los ladrones horadan los muros y los roban. Amontonaos tesoros en el cielo; donde ni polilla ni herrumbre destruyen, y donde ladrones no horadan ni roban” (Mateo 6:19-20).

Muchos devotos de la Iglesia Novus Ordo creen, al parecer, que el pecado, mientras no lo pretendamos, no es un pecado, y que, por lo tanto, no somos responsables de él a los ojos de Dios. Esto no podría ser más incorrecto por la razón de que la Iglesia auténtica enseña exactamente lo contrario. Una lista de “Nueve maneras de ser cómplica del pecado ajeno” se toma del Misal Romano de 1962 bajo el título de “Las oraciones más necesarias“. Estas nueve formas son las siguientes:

  1. Por consejo
  2. Por orden
  3. Por consentimiento
  4. Por provocación
  5. Por alabanza o halago
  6. Por ocultamiento
  7. Al participar
  8. Por silencio
  9. Por la defensa del mal hecho

La Iglesia preconciliar enseñó a los católicos a luchar por vivir como santos. La Iglesia preconciliar tuvo la visión tan abrazada por grandes santos como Juan Vianney: “El pecado es el asesino del alma“. Qué trágico, entonces, que tantos adeptos al Novus Ordo (sobre todo, me temo, por la debilidad y la incredulidad de ciertos sacerdotes, pero también en parte al formarse en catecismos y biblias corruptos) les dan a sus hijos amplias oportunidades de desarrollar creencias indiferentes y valores indiferentes a los exaltados en buenos libros (escritos por los santos) y en la enseñanza tradicional (a la cual los santos dedicaban sus vidas). Dado que tal enseñanza sólida a menudo es contraria a la mentalidad moderna y mundana, la Iglesia de Niza simplemente evita señalar los peligros, aparentemente porque hacerlo haría que los católicos modernos se sintieran incómodos, incluso tal vez los llevaría a las mega “iglesias” evangélicas. Donde los fieles son libres de disfrutar de sus emociones personales y predilecciones.

Entonces, ¿qué son estas malas hierbas, esta maleza, y cómo podemos evitarlo? Bueno, he visto católicos -Tradis y Novus Ordo- adoptar muchas de las modas sociales modernas, tales como “citas” casi como un deporte (en oposición al cortejo), mientras que los chicos van con vaqueros ajustados, y las mujeres aparecen en todas partes, incluso en la iglesia, en pantalones cortos. En años pasados, la Iglesia Católica alentó la práctica del cortejo, que había estado en práctica en la cristiandad durante 1600 años. Pero el “problema” con el noviazgo para la mayoría de los seguidores de Novus Ordo es que no alimenta las emociones y el apetito; es decir, el cortejo requiere el tipo de romance que es espiritual y sobrio, poniendo primero la santidad del alma inmortal y la pureza de corazón.

Además, el cortejo busca en la mente y el alma la virtud que exuda a través del cuerpo en actos honorables y autosacrificio, incluida la apertura a la vida, el penúltimo punto del matrimonio, junto con la meta piadosa de ayudar eventualmente a la pareja a ganarse la vida eterna. En otras palabras, mientras que el cortejo es un romance divino entre las almas, las “citas” es una versión pálida y corrupta del ideal, que a menudo incluye una negación de facto de la vieja noción católica de las “ocasiones cercanas al pecado”. Para ponerlo de otra manera, el cortejo es para los elfos mientras que las citas son para los orcos.

Otro ejemplo de mundanalidad progresiva es el apoyo emocional, financiero e intelectual de empresas y entretenimientos inmorales o sacrílegos. He conocido a muchos católicos Novus Ordo que apoyan a las bandas de música pop pro-aborto asistiendo a sus conciertos y comprando su música. Según rate your music.com, estas bandas apoyan el aborto de varias maneras. Algunos de ellos donan dinero o dan conciertos gratuitos para recaudar fondos para Planned Parenthood, Rock for Choice, Voters for Choice o Zero Population Growth.

Algunas de estas bandas producen canciones con un mensaje pro-aborto. Las bandas de la siguiente lista promueven o aprueban el aborto: la matanza sin sentido de bebés: Foo Fighters, Green Day, Bare-naked Ladies, Madonna, Pearl Jam y Spinal Tap, etc. Según Rock for Life, las siguientes bandas también apoyan el aborto de muchas maneras diferentes: Blink 182, Dropkick Murphys, Flogging Molly, Green Day, John Fogerty, Justin Timberlake, Red Hot Chili Peppers, Ten Foot Pole, PINK, Katy Perry, Dave Matthews Band, Bruce Springsteen y la E Street Band y Christina Aguilera.

Sin embargo,  he visto ser como muchos de esos artistas son promovidos de alguna manera en las iglesias locales por “fieles católicos”. En la mayoría de las parroquias de Novus Ordo, es poco probable que escapen del inquietante espectáculo de jóvenes católicos que se acercan al Santísimo Sacramento luciendo playeras de “PINK” y uno tiene dificultades para encontrar a un joven católico de Novus Ordo que no escuche, de hecho celebra, a tales “artistas”. Abrazar la cultura de la muerte es una de las razones por las que aborrezco la mayoría de la música pop y rock.

Además, en relación con el ejemplo anterior, existe una repugnancia general a la mortificación de los sentidos cuando se trata de personas, lugares o cosas pecaminosas en nuestra vida diaria. Recuerdo el versículo bíblico: “Y si tu mano derecha te es ocasión de tropiezo, córtatela y arrójala lejos de ti, más te vale que se pierda uno de tus miembros y no que sea echado todo tu cuerpo en el Gehenna“.  Mateo 5:30.

Por ejemplo, digamos que hay una película, sitio web o canción que incluye imágenes inapropiadas y/o inmorales, escenas o letras e incluso blasfemias. ¿No deberían los seguidores de Jesús y María acordar limitar su contacto con esa fuente de entretenimiento? Entonces, ¿por qué tantos en mi generación (la generación del milenio) insisten en deleitarse, incluso elogiarlo? ¿Cómo nos ayuda esto con nuestro primer objetivo en la vida: alcanzar la santidad?

La conclusión de que los católicos se vuelven insensibles, indiferentes e incluso antagónicos a todo esto es que voluntariamente quieren negar lo que el Padre Pío advirtió en contra: “El diablo es como un perro rabioso atado a una cadena; más allá de la longitud de la cadena no puede agarrar a nadie. Y te mantienes a distancia. Si te acercas demasiado, te dejas atrapar. Recuerda que el diablo tiene una sola puerta para entrar en el alma: la voluntad”.

¿No es lógico pensar que al vivir la creencia del Anti-Principio de No-Contradicción -con un pie en el Cielo y en el Infierno- finalmente nos lleva a la tentación, donde el joven especialmente comenzará a construir su propia moralidad, que lo hará estar más sujeto a nuestros caprichos carnales que a la ley de Dios? Como declara San Ambrosio, “no hay nada malo salvo lo que pervierte la mente y encadena la conciencia“.

¿Por qué estoy escribiendo, un joven católico tradicional, compartiendo todo esto contigo? Porque creo que ya es tarde y es urgente que mi generación regrese al orden, a la Misa tradicional, y que descarte los errores y la laxitud de las liturgias Novus Ordo y las tendencias sociales, que creo firmemente conducen al caos interior a través de enseñanzas vagas y contradictorias.

Debemos regresar humildemente a la Tradición en todos los sentidos, a las actitudes prevalecientes en siglos pasados, cuando la Iglesia Católica enseñó que hay un Infierno; cuando ella exigió la evangelización y la obediencia; cuando estaba unificada en creencia y práctica; cuando ella siguió el ejemplo de los grandes Santos; cuando ella impartió las enseñanzas de Cristo fielmente. Si hacemos esto, aunque sólo en nuestros propios hogares y vidas, mientras esperamos que la Iglesia haga lo mismo, quizás todos podamos volver a centrarnos en la razón por la que nacimos, para conocer, amar y servir a Dios en este mundo para que podamos ser felices con Él para siempre en el próximo.

Sam Beurskens

(Traducción: Rocío Salas/Adelante la Fe. Artículo original)

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA
Recibe nuestras noticias por email