fbpx

De los Desposorios de Nuestra Señora con el glorioso San José

Para el miércoles de la semana tercera de Adviento

PUNTO PRIMERO. Considera lo primero cómo, según afirma1 san Gerónimo, en cumplimiento la beatísima Virgen los catorce años de sus edad, trataron los sacerdotes de darle marido, según la costumbre de aquel; y sabiendo que tenía hecho voto de virginidad (cosa inaudita hasta entonces) consultaron a Dios, y por su ordenación echaron suertes entre los varones de su linaje para darle esposo; y la suerte cayó en san José, floreciendo la vara en sus manos, y bajando sobre ella el Espíritu Santo en forma de paloma: en todo lo cual hay mucho que meditar y aprender. Lo primero en el voto de la Santísima Virgen que no dudó de padecer la nota de esterilidad, que era un linaje de infamia en aquel pueblo, por el amor de la pureza, para que tú no dudes de padecer cualquier afrenta por el amor de la virtud. Lo segundo, en consultar a Dios los sacerdotes, enseñándonos a recurrir a él en todas nuestras dudas, y en sacar por suertes el esposo de María, porque es don de la mano del Altísimo su patrocinio y devoción; y en florecer la vara de san José, porque ha de florecer en virtudes el que fuere escogido para especial siervo suyo. Medita todo esto despacio, y anímate a emprender las heroicas virtudes que resplandecen en este misterio a costa de cualesquiera cuidados, diligencias y trabajos.

PUNTO II. Considera las virtudes que ejercitó la purísima Virgen en esta acción de sus desposorios, y en especial la fe y confianza en Dios, creyendo y esperando que por medio tan contario a la virginidad, como era el matrimonio, la había de conservar, como la conservó y aumentó, viviendo castísimamente con el glorioso san José, porque no hay cosa imposible para Dios: anímate con su ejemplo a confiar en el Señor en las empresas que te pusiere por arduas que sean, creyendo que de todas te sacará con victoria su mano poderosa.

PUNTO III. Considera la obediencia de la Santísima Virgen en cosa tan difícil y contraria en su intención: el silencio, la humildad y rendimiento con que obedeció a los sacerdotes cuando le ordenaron que diese la mano de esposa a san José no obstante que tenía hecho voto de virginidad, y aprende a obedecer a Dios y a los hombres que gobiernan en su lugar con toda prontitud y rendimiento, aunque te ordenen dejar lo que pareciere más perfecto, como lo hizo la Virgen Santísima, confiando en la bondad de Dios, que todo lo ordenara para mayor gloria suya, y bien de tu alma.

PUNTO IV. Contempla cómo la Divina Providencia escogió a san José pobre de los bienes temporales, pero muy rico de los espirituales, humilde a los ojos de los hombres, pero grande a los de Dios porque siempre a sus ojos es preferida virtud a todas las riquezas y honras del siglo: mira la modestia y encogimiento con que se carearían estos dos amantes y cómo mudas sus lenguas se hablarían con los corazones: misa a san José cómo extiende la mano para dar el anillo de esposo a la beatísima Virgen y el empacho virginal con que ella recibe, la devoción de ambos y la admiración de los presentes: levanta los ojos al cielo y contempla la bendición que echaría Dios a estos dos santos casados, y cómo los ángeles y toda corte celestial festejarían sus castísimos desposorios, la entrega recíproca que se harían los dos desposados de sus almas y de sus corazones, enlazándose con vínculo de castísimo amor: levanta tu corazón a Dios, y pídele una gota de devoción para asistir, celebrar y festejar este santo matrimonio: dales el parabién a los casados y pídeles que te admitan en su servicio para ser su siervo y su esclavo perpetuamente

Padre Alonso de Andrade, S.J

1 Hier. de ort. Mar.




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

Una meditación para cambiar tu vida: El Juicio particular

(debe meditarse tras cada ...) Composición de lugar. Mírate delante del juez...

Últimos Artículos

Pastor con olor a ovejas…de la ONU

Es admirable la capacidad del Papa Francisco...

Meditación sobre la Dolorosa

El 15 de septiembre la Iglesia celebró...