SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Miserias de la vida y necesidad de la penitencia. (¿Tienes miedo a la muerte? leelo)

Entre los bienes naturales ninguno conocemos que pueda compararse con la vida; este es seguramente el mayor bien que hay en el mundo: por eso los hombres apetecen tanto el vivir largo tiempo, para lo cual casi siempre se hallan dispuestos a hacer cualquier género de sacrificios. ¡Cuántos por conservar la vida han renunciado a toda su hacienda! ¡Y qué pruebas tan crueles no sufren muchos por recuperar la salud perdida! Abstinencias, dietas, amputación de miembros, sajaduras de carne viva, sangrías, bebidas hediondas y abominables, y otros mil nauseabundos y molestísimos remedios. Si tanto se padece por esta vida tan breve, ¿cuánto no deberíamos padecer por la que nunca se ha de acabar?

Si tan luego como pierde uno la salud procura con diligencia su remedio, ¿por qué luego que pierde la gracia no la procura también? Si al punto que caes enfermo buscas al médico y la medicina, ¿por qué al punto que caes en pecado y se enferma tu alma no buscas a Dios? ¿Qué viene a ser de sí mismo este cuerpo, sino un conjunto de huesos vestidos de carne, como si dijéramos vestidos de heno; sucio, débil, pobre y miserable, que bien pronto se verá convertido en un hervidero de gusanos; al paso que el alma, noble, graciosa y bella, criada a imagen y semejanza de Dios, ha de durar eternamente?

San Agustín, conocedor profundo de las miserias del hombre, escribe con su áurea pluma estas palabras: “Dios mío, ¿quién soy yo que hablo con Vos? ¡Ay de mí! Perdonadme: yo soy un cuerpo muerto y hediondo, manjar de gusanos, vaso de corrupción, leño seco para el fuego. ¿Quién soy yo que hablo con Vos? Soy un hombrecillo nacido de mujer, que en breve se acaba, y justamente es comparado a los brutos é insipientes. ¿Qué más soy? Un abismo de tinieblas, una tierra yerma y estéril, hijo de ira, vaso de contumelia, que fué engendrado en la inmundicia, vive en la miseria, y ha de morir en la aflicción. Soy un muladar cubierto de nieve, una balsa de podre lleno de mal olor y de hedor, ciego, pobre, desnudo, que ni entiendo mi entrada en el mundo, ni sé la salida de él. Mi vida es frágil y caduca; es vida que cuanto más crece más se disminuye, cuanto más avanza más se acerca a la muerte: vida falaz y llena de lazos. Ahora me alegro, y al instante me contristo; ya estoy bueno, y presto me siento enfermo; vivo, y al punto muero. Todas mis cosas están sujetas a mudanza, de tal modo, que una hora no permanezco en un mismo estado. De aquí el temor, el estremecimiento, el hambre, la sed, el calor, el frío, la enfermedad, el dolor, a que se sigue la importuna muerte (Soliloquiorum animae ad Deum)”

Y en otro libro dice el mismo San Agustín: “Mucho me enfada, Señor, esta vida y trabajosa peregrinación. Mas ¿por qué la llamo vida y no muerte, pues es vida muy falsa y muerte verdadera? Esta vida es vida miserable, vida incierta, pesada, inmunda, llena de errores, engaños y pecados; y así más se puede llamar muerte que vida, pues en cada instante morimos, y las varias vicisitudes nos acaban con diversos linajes de muerte. ¿Cómo podemos llamar vida a esta que vivimos, pues los humores la alteran, los dolores la enflaquecen, los ardores la secan, el aire la inficiona, el manjar la corrompe, el ayuno la fatiga, los placeres la trastornan, los pesares la consumen, el cuidado la ahoga, la seguridad la destruye, las riquezas la ensoberbecen, la pobreza la derriba, la juventud la desvanece, la vejez la aflige, la enfermedad la quebranta, y la tristeza la acaba? Y a todos estos males les sucede la muerte furibunda. Et his malis ómnibus, mors furibunda succedit.”

De todo lo dicho por aquel gran Doctor se deduce, que esta que llamamos vida es más bien muerte, bien que lenta y angustiosa. Es vida de apariencia, vida de perspectiva, vida fantástica y mentirosa, y sólo positiva, real y verdadera por lo que tiene de muerte. Por eso dijo el Salvador: “El que cree en Aquel que me ha enviado… pasó de muerte a vida (Juan V, 24).” No dijo Jesucristo, pasó de esta vida a la otra, de esta temporal a la eterna; sino pasó de muerte a vida, porque el vivir de este mundo es un continuo morir, y así impropiamente le llamamos vida.

Si, pues, la vida presente es tan menguada y triste, ¿cómo tan desordenadamente la amamos? ¿Cómo la hacemos caso, cómo no la despreciamos aspirando únicamente a la vida eterna? Oigamos de nuevo al Redentor: “El que quisiere salvar su vida, la perderá: más el que perdiere su vida por Mí y por el Evangelio, la salvará (Marcos VIII, 35)”

Por manera que el que ama esta vida, y por conservarla y seguir el dictamen de la carne se deja arrastrar de sus torpes y nunca saciados apetitos, la perderá despeñando el cuerpo y el alma en los infiernos; y por el contrario, el que conociendo que la carne es su mayor enemigo aborrece el cuerpo y pelea contra sus brutales instintos dándose a la mortificación y penitencia, trocará este penoso destierro por la vida perdurable.

Si hoy que tanto se afanan los hombres por vivir sin trabajar, contra el precepto de Dios, o cuando más por vegetar en los empleos a costa de la madre patria, por vivir del presupuesto, se ofreciera a un pobre cesante que se pasa los días murmurando del Gobierno que le quitó el pan de sus hijos; se le ofreciera, decimos, un destino pingüe, aliviado de atenciones y exento de responsabilidades, ¿por ventura andaríase en quimeras pensando uno y otro día si lo aceptaría o no? ¡Ah! no sosegara un punto, ni pensara más que en ir a tomar posesión de él, partiendo a uña de caballo: es poco; al vapor, y a ser posible por la electricidad, ya que el viajar con la rapidez del pensamiento no es propio de esta vida. Pues si en esto que es una miseria y un puro nada anduviera tan diligente, ¿cómo por el destino eterno, mejor dicho, cómo por un reino sin fin que se le ha de dar en la gloria no procede del mismo modo?

¿Para qué te ha criado Dios? ¿Para qué viniste al mundo? Abre los ojos, y mira que si descuidas la penitencia, pones el alma en inminente peligro; y si yerras la salida de este mundo, advierte que el error es de tal naturaleza que no tiene remedio. En toda cuestión cuando hay tribunales de alzada, se puede tal vez fundar alguna esperanza; en la cuestión de salvar o perder el alma no hay más que un solo tribunal, que es el de Jesucristo, y este Supremo Juez nos tiene dicho: “Si no hiciereis penitencia, todos pereceréis” (Lucas XIII, 5.) Y como al tribunal de Jesucristo nos hemos de presentar solos o acompañados únicamente de las obras que hubiéremos hecho, necio y sin juicio es el que para comparecer en aquel acto tan solemne y augusto no procura llevarla compañía de las buenas obras.

Por loco fuera tenido aquel que compareciera delante de un tribunal a defender un pleito de la mayor importancia, llevando consigo testigos que habían de deponer contra él; pues locura infinitamente mayor es el presentarse en el juicio de Dios acompañado de las malas obras, que son los testigos y acusadores que le han de hacer perder el pleito de su salvación.

Entienda el cristiano que el pecado es una carga que, puesta sobre el hombre, le hace andar trabajosamente, inclinándole cada vez más hacia el suelo; por eso si el monstruo del pecado no se golpea y quebranta con el martillo de la penitencia, muy luego con su propio peso hace caer en otro. Así como una virtud llama y atrae a otra virtud, por lo cual dice David hablando de los justos: “Irán de virtud en virtud” del propio modo un pecado llama y atrae a otro pecado; que por eso dice el referido David: “Un abismo llama a otro abismo”

¡Afuera hipérboles! No daremos nosotros de nuestros contemporáneos aquellas sentidas quejas que exhalaba el real Profeta, diciendo de los suyos: “No hay quien haga bien; no hay ni siquiera uno” No diremos nosotros otro tanto, porque si en los tristísimos tiempos de Elias se reservó Dios siete mil varones que no habían doblado las rodillas delante de Baal, mayor número sin comparación habrá en cada una de las naciones católicas, hoy que el verdadero Dios es más conocido que en aquella edad de universal idolatría.

Convenido, pues, en la ventaja que hacen los tiempos que caen del lado de acá de la Cruz a los antiguos, preciso es también reconocer que las huestes que acaudilla en nuestros días el genio del mal, están sin duda alguna más instruidas en la estrategia tenebrosa y de zapa con que en todo el orbe se lidia contra las almas; y aunque absolutamente hablando son muchos los que se salvan, pues ha ya más de dieciocho siglos que vio San Juan en el cielo (Apocalipsis VII, 9.), una muchedumbre que ninguno podía contar, de todas naciones, tribus, pueblos y lenguas; pero respecto de los que se condenan opinan muchos que son aquéllos muy pocos.

¡Ah! es preciso trabajar; pero mucho: todo cuanto hagamos será poco para lo que las necesidades reclaman. Los pecados van cada día en aumento; las ofensas contra Dios crecen de continuo. Hasta hace poco, a lo menos en las poblaciones de corto vecindario, se conservaban las tradiciones religiosas; mas hoy que los medios de locomoción han llevado elementos desconocidos a los puntos más aislados, la moderna civilización materialista e impía cunde por doquier.

Tan feo, sucio y nauseabundo es el aspecto de la sociedad, que su vista provoca a vómito. No se ve, ni se oye más que pecados, abominaciones y miserias; enemistades, contiendas, murmuraciones, venganzas, suicidios, trampas, robos, deshonestidades, juramentos, blasfemias, lisonjas, mentiras, engaños y mil otras maldades. Vemos al inocente perseguido, al modesto y humilde burlado, la justicia por los suelos, la doblez y la intriga sublimadas, el oro señoreando el mundo, desterrada la fe, la divina ley conculcada, el Vicario de Cristo encarcelado. Vemos el sibaritismo (inclinación al lujo) en los ricos, el lujo en la clase media, el despotismo en los que mandan, la rebelión en los que obedecen, las costumbres sin freno, la enseñanza sin Religión, los días festivos profanados, el duelo, pese al Código penal, a la orden del día. Sobre este confuso montón de plagas, allá en lo hondo percíbese el reconcentrado estertor del odio que nutre la masa común del pueblo contra los grandes; mientras los anarquistas trabajan en confeccionar explosivos asoladores esperando su hora.

Tal es la sociedad de nuestros días: escuela de catástrofes, arma o mejor arsenal de suicidios, y vehículo del infierno. Gráficamente lo dijo no ha mucho en el Congreso uno de nuestros prohombres: El pueblo, dijo, es hoy un presidio suelto.

Véase, pues, si hay miserias en la vida, y si tenemos necesidad de la penitencia. ¿Quién me dará, Señor, que la haga yo tan cumplida que os agrade? ¡Ay de mí! ¡Que mi morada en tierra ajena se ha prolongado! Por mi culpa, por mi grandísima culpa habité, con los moradores de Cedar y con los hijos de las tinieblas. No me mires a mí, Señor; mira al rostro de tu Cristo, en cuya suavidad y dulzura se contiene mi perdón.

Ejemplo

Un sujeto muy rico, cuya opulencia se debía en gran parte a injusticias las más notorias, contrajo una enfermedad peligrosa. Sabía que la gangrena corroía sus úlceras, y sin embargo no podía resolverse a restituir, y cuando le tocaban esta cuerda, respondía: ¿Que será de mis tres hijos? ¡Van a, quedar sumidos en la indigencia! Esta respuesta llegó a oídos de un eclesiástico, quien, so pretexto de conocer un gran remedio contra la gangrena, logró introducirse cerca del enfermo.
—El remedio que yo sé, dijo, es infalible y muy sencillo, y además no le causará a Ud. ningún dolor; pero es caro, carísimo.

—Cueste lo que cueste, respondió el enfermo, doscientos, dos mil duros, ¿qué importa? ¿Cuál es?

—Se reduce, contestó el Religioso, a verter en las partes gangrenadas un poco de gordura de una persona viva, sana y robusta; es insignificante lo que se necesita: toda la dificultad está en encontrar una persona que por dos mil duros se deje quemar una mano un cuarto de hora a lo más.

—¡Triste de mí! exclamó el enfermo. ¿Dónde encontrar esa persona?

—Tranquilícese Ud., repuso el sacerdote. ¿No tiene Ud. hijos? ¿Sabe Ud. de lo que son capaces a favor de un padre que les deja tantas riquezas? Llame Ud. al mayor, le ama tiernamente y es su heredero; bastará decirle: Puedes salvar la vida a tu padre si consientes en dejarte quemar una mano, y no dudo aceptará. Si rehusare, llame Ud. al segundo, prometiendo dejarlo por heredero; y si también rehusare, haga lo mismo con el tercero.

Llamaron, en efecto, a los hijos, hiciéronles la proposición, pero todos se negaron rotundamente, diciendo: ¡Está loco nuestro padre!

—No lo alcanzo, dijo entonces el sacerdote volviéndose al enfermo; sólo sé que será Ud. un insensato en perder su cuerpo y su alma, y sufrir eternamente el fuego del infierno, por unos hijos que no quieren salvarle la vida sufriendo durante un cuarto de hora el fuego de la tierra. Este sí que sería el mayor de los dislates.

—Tiene Ud. razón, repuso el enfermo; Ud. me ha abierto los ojos. Vayan luego por el notario, y entre tanto sírvase Ud. confesarme.

Entonces, poniéndose de acuerdo con el sacerdote, dispuso lo conveniente para reparar sus injusticias en lo posible, sin consideración a la futura suerte de sus hijos. (Gaume).

“CLAMORES DE ULTRATUMBA” Año 1900

Por

M. R. P. Fray. José Coll

San Miguel Arcángel

Artículos del Blog San Miguel Arcángel publicados con permiso del autor