Con esta homilía damos la bienvenida a nuestra web a Mons. Schneider, quien ha tenido la gentileza de aceptar ser incluido como colaborador de esta web. Desde aquí nuestro más profundo agradecimiento.

Adelante la Fe

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

Homilía de Monseñor Schneider, Obispo auxiliar de Astana (Kazakhstan) en la Misa del domingo de Pentecostés, en el hipódromo de Rambouillet, ante los miles de asistentes (se calculan unos 12.000 jóvenes) a la Peregrinación de Pentecostés en Notre-Dame de Chrétienté, que duró tres días, y en la que participó durante toda ella Mons. Schneider

¿Cuáles son los efectos de este fuego Divino? Es la transformación de nuestro amor humano, muy débil e inconstante, en un amor sobrenatural. Gracias a este amor sobrenatural podemos amar a Dios con todas nuestras fuerzas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. El fuego del amor Divino en nuestra alma contiene sobre todo la virtud de la Fortaleza La virtud de la Fortaleza ha dado a los fieles, durante dos mil años, la capacidad de preferir la muerte antes que traicionar las promesas bautismales; morir antes que pecar; morir antes que traicionar las promesas matrimoniales; morir antes que traicionar las promesas sacerdotales; morir antes que traicionar los votos religiosos.

Por permanecer fieles a los Mandamientos de Dios hay, actualmente, familias, jóvenes, sacerdotes y obispos que a menudo son marginados, ridiculizados y perseguidos por el poder dictatorial de la “nueva” ideología mundial neo-marxista: ideología de género y de culto a la tierra y al clima. Sin embargo, hay también familias, chicas y chicos jóvenes, sacerdotes, seminaristas e incluso obispos que son marginados y ridiculizados a veces en el mismo ámbito eclesial a causa de su fidelidad e la integridad de la Fe católica y del culto Divino según la tradición de los Apóstoles y de nuestros predecesores.

Pentecostés es también el día del nacimiento visible de la Iglesia, que es la gran Familia de todos los hijos adoptivos de Dios. Hay, sin embargo, otra Creación divina que se llama la Familia Humana, constituida por el padre, la madre y los hijos. Jesucristo, nuestro Salvador, ha elevado la familia natural a la dignidad de “iglesia doméstica” gracias al Sacramento del Matrimonio. Actualmente, la familia natural y la familia cristiana se han convertido en el objetivo principal de los ataques y de la destrucción por parte del régimen mundial neomarxista de la ideología de género. Paradógicamente, vivimos en el tiempo de la familia porque es atacada. Hoy la familia está llamada a dar el testimonio de la Belleza Divina de su “ser” y de su “vocación”.

Para permanecer fiel a su vocación la familia católica debe practicar, en primer lugar, la oración cotidiana en familia. El Papa Pío XII nos dejó dicho: “Nos, os suplicamos al respecto: tened en el corazón el guardar esta bella tradición de las familias cristianas: la oración de la tarde en común. Todos juntos os reunís al final de cada día para implorar la bendición de Dios, y para honrar a la Virgen Inmaculada con el rosario de sus alabanzas por todos los que duermen bajo el mismo techo. Si las duras e inexorables exigencias de la vida moderna no os dejan ni tiempo para dedicar estos benditos minutos al agradecimiento a Dios; ni el de añadir, siguiendo una costumbre muy querida por nuestros padres, la lectura de una breve vida de santos, del santo que la Iglesia nos propone como modelo y protector especial para cada día, negaos a sacrificar todo ese tiempo, por corto que vaya a ser, y que os reúne en el dedicaros a Dios para alabarle y presentarle vuestros deseos, vuestras necesidades, vuestras penas y vuestras ocupaciones. El centro de vuestra existencia debe ser el Crucifijo o la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. ¡Que Cristo reine en vuestro hogar y os convoque cada día en torno a Él!” (Discurso, 12 de febrero de 1941).

¡Oh familia católica, padres y madres de familia, niños, chicos y chicas jóvenes, no tengáis miedo de luchar contra el pecado, contra el espíritu seductor de la ideología neopagana! ¡No tengáis miedo de luchar para defender los Mandamientos de la Ley de Dios, para defender la integridad de vuestra Fe y de vuestra Castidad! ¡No tengáis miedo de ser heroicos! Escuchemos lo que nos decía el Papa Pío XII: “En los tiempos actuales, como en los primeros siglos del cristianismo, en los países donde acechan las persecuciones religiosas abiertas, o subrepticias, pero no por eso menos duras, los más humildes fieles pueden encontrarse, de un momento a otro, en la dramática necesidad de escoger entre su Fe, que tienen el deber de conservar intacta, y su libertad, sus medios de subsistencia o incluso su propia vida. Pero, en las épocas normales, en las situaciones ordinarias de las familias cristianas, sucede a veces que las almas se ven abocadas a la alternativa de violar un imprescriptible deber o exponerse a sacrificios y a peligros dolorosos y gravosos, en su salud, en sus bienes, en su posición familiar o social: se encuentran en la necesidad d ser heroicos y de mostrarse heroicos si quieren permanecer fieles a sus deberes y mantenerse en la gracia de Dios” (Discurso, 20 de agosto de 1941).

Mis queridos hermanos y hermanas, la familia católica tiene todavía una vocación que, actualmente, queda a veces en el olvido. Es la vocación de ser el primer seminario (cf. Concilio Vaticano I, Optatam totius, n. 2). ¿Cuál es la necesidad más urgente para la Iglesia y para el mundo en nuestros días? La necesidad más urgente, a día de hoy, es que haya familias auténticamente católicas que se conviertan en los primeros seminarios para las vocaciones sacerdotales y religiosas. El Papa san Juan Pablo II ha dicho a los esposos católicos: “Si Jesús, con un acto de Amor de predilección con vuestra familia diese a uno de vuestros hijos el don de la vocación sacerdotal o religiosa, ¿cuál sería vuestra actitud? Espero que creáis en la palabra de Don Bosco, que decía: El don más grande q Dios puede ofrecer a una familia es un hijo sacerdote. Estad pues prontos para recibir este don con gratitud cordial y sincera” (Angelus, 13 de enero de 980).

Queridos padres, queridas madres, queridos abuelos y abuelas católicos, rezad: “Señor, si queréis, llamad a uno de mis hijos al sacerdocio”. Hombres y mujeres jóvenes, que sentís en vuestra alma la vocación al matrimonio, la vocación de fundar una iglesia doméstica, pedid: “Señor, si queréis, llamad a uno de mis futuros hijos al sacerdocio”. Y vosotros, muchachos y chicos jóvenes, cualquiera podría decir: “Señor, estoy dispuesto a seguiros si me llamáis al sacerdocio”.

¡Qué hermosa vocación la de ser un verdadero católico! ¡Qué hermosa vocación la de luchar por la integridad de la Fe y de los Mandamientos de la Ley de Dios! ¡Qué hermosa vocación la de ser una familia católica, una iglesia doméstica! ¡Qué hermosa vocación la de ser un hombre joven, una joven, castos! ¿Qué hermosa vocación la de ser un seminarista o un sacerdote con un corazón puro y ardiente!

No tengamos miedo al Goliat de nuestros tiempos, que es la dictadura de la nueva ideología anticristiana mundial. El fuego del Amor divino y el don de la Fortaleza del Espíritu Santo nos volverán capaces de vencer al actual Goliat con las cinco piedras de la honda de David.

¡Venid, oh Espíritu Santo, y haced florecer de nuevo muchas iglesias domésticas, que nos darán las cinco piedras de David que vencerán a Goliat, es decir: buenos padres y madres católicos, muchachos puros, jóvenes puros, sacerdotes puros y obispos intrépidos!

¡Venid, oh Espíritu Santo! ¡Así sea!

Mons. Athanasius Schneider

[Traducido por: José Luis Aberasturi y Martínez,Sacerdote]

Mons. Athanasius Schneider
Anton Schneider nació en Tokmok, (Kirghiz, Antigua Unión Soviética). En 1973, poco después de recibir su primera comunión de la mano del Beato Oleksa Zaryckyj, presbítero y mártir, marchó con su familia a Alemania. Cuando se unió a los Canónigos Regulares de la Santa Cruz de Coimbra, una orden religiosa católica, adoptó el nombre de Athanasius (Atanasio). Fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1990. A partir de 1999, enseñó Patrología en el seminario María, Madre de la Iglesia en Karaganda. El 2 de junio de 2006 fue consagrado obispo en el Altar de la Cátedra de San Pedro en el Vaticano por el Cardenal Angelo Sodano. En 2011 fue destinado como obispo auxiliar de la Archidiócesis de María Santísima en Astana (Kazajistán), que cuenta con cerca de cien mil católicos de una población total de cuatro millones de habitantes. Mons. Athanasius Schneider es el actual Secretario General de la Conferencia Episcopal de Kazajistán.