fbpx

Una clamorosa (y bendita) marcha atrás

En su intervención de hoy en la Rota romana, el Papa Francisco ha dado un paso que, inmediatamente, ha sido relanzado a los medios por su impacto en la actualidad:

“En el camino sinodal sobre el tema de la familia, que el Señor nos ha concedido realizar en los dos años pasados, hemos podido cumplir, en espíritu y estilo de efectiva colegialidad, un profundo discernimiento sapiencial, gracias al cual la Iglesia ha indicado al mundo –entre otras cosas– que no puede haber confusión entre la familia querida por Dios y cualquier otro tipo de unión”.

Inmediatamente, ha sido relacionado con la discusión del Parlamento italiano sobre la unión civil y con el próximo Family Day.

De por sí, estas palabras del Papa aún podrían ser interpretadas en sentido ambiguo; pero, el momento escogido induce a dar la mejor interpretación, esto es: contra la ley Cirinnà[1].

Pero estamos esperando la confirmación de los hechos.

Se espera, de parte del Papa, o el apoyo explícito al Family Day (que sería lo deseable) o que, al menos, dé vía libre a la CEI[2] de Bagnasco[3] (que pone fin al poder excesivo del bergogliano Galantino[4], contrario al Family Day.

Evidentemente, el pueblo cristiano se ha rebelado contra la (ley) Cirinnà de manera tan masiva que induzca al Papa Bergoglio, fino calculador político, a escuchar bastante más a Bagnasco que a Galantino.

O bien, las abundantes oraciones han obtenido la gracia de la iluminación  de los pisos superiores del Vaticano… ¡Un milagro!

Hay otro punto destacable en la intervención del Papa, que ha pasado desapercibido, pero que me parece de gran importancia, porque corrige uno de los pasos más ambiguos y peligrosos del motu proprio sobre la anulación matrimonial. Entre otras cosas, el Papa ha dicho:

“Se debe reafirmar, claramente, que la calidad de la fe no es una condición esencial del consentimiento matrimonial, el cual, de acuerdo con la doctrina de siempre, puede ser minado solamente a nivel natural (cfr. CIC, can. 1055 § 1 y 2). De hecho, el habitus fidei se infunde en el momento del bautismo y sigue teniendo un misterioso influjo en el alma, incluso cuando la fe no se haya desarrollado y psicológicamente parezca estar ausente. No es raro que los novios, empujados al verdadero matrimonio por el instinctus naturae, en el momento de la celebración tengan un conocimiento limitado de la plenitud del plan de Dios, y sólo después, en la vida familiar, descubran todo lo que Dios, Creador y Redentor ha establecido para ellos. Las deficiencias de formación en la fe y también el error relativo a la unidad, la indisolubilidad y la dignidad sacramental del matrimonio vician el consentimiento matrimonial solamente si determinan la voluntad. Precisamente por eso los errores que afectan a la naturaleza sacramental del matrimonio deben sopesarse con mucha atención”.

Se trata, me parece, de la doctrina católica de siempre pero es sorprendente, hoy, oírle decir estas cosas al Papa Bergoglio; y en la sede más solemne porque, me parece, que esto corrige su motu proprio o, al menos, limita las posibles y devastadoras consecuencias, es decir, aquellos limites de la “anulación” por “falta de fe” que habrían sido verdaderos y propios “divorcios”.

Sin embargo, esto sólo es mi opinión, que no estoy agregado a los trabajos. Puedo equivocarme.

Por lo tanto, espero leer las opiniones de los expertos. Porque en este campo, muy delicado y complejo, todas las palabras tiene un peso enorme. La evaluación debe ser ponderada con prudencia y responsabilidad.

También porque el motu propio y el resto de rescriptos, siguen siendo, los que crean enormes problemas organizativos y de aplicación. En conclusión: si son rosas deben florecer llevando una modificación sustancial al motu propio y del rescripto.

 Antonio Socci

[Traducción de Gabriello Sabbatelli. Artículo original]

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[1]     Ley propuesta por la senadora Monica Cirinnà (de  quién toma el nombre), para regular la situación de las  parejas homosexuales. (N. de la C.)

[2]    Conferenza Episcopale Italiana.  (N. de la C.)

[3]    Cardenal Angelo Bagnasco, cardenal arzobispo  de Génova y presidente  de la CEI.  (N. de la C.)

[4]    Secretario general de la CEI.  (N. de la C.)




RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Últimos Artículos

Suecia renuncia a la cuarentena para expandir la eutanasia

Algunos medios de comunicación registran una curva descendente de...

La Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Presentamos aquí una pequeña exposición, donde se...