THE REMNANT

Ustedes sabrán la verdad

Nota del autor: Este es el primero de tres artículos que tratan sobre la Alteración de la Sagrada Escritura. La primera parte es una descripción de la historia y el método exegéticos. La segunda parte es la comparación y el análisis textual. La tercera parte trata de las ramificaciones psicológicas de las nuevas traducciones. SP

Estamos en una situación terrible. Se siente como una apostasía. Las verdades se descomponen entre los hijos de los hombres, el salmista canta, [1] y las palabras traspasan el corazón. ¿Qué sucede cuando la Verdad es abandonada? ¿Qué pasa con el mundo?

Soy un psicólogo, entrenado en idiomas y literatura, así como en procesos psicodinámicos, pero no hacen falta grados profesionales para ver que hay algo terriblemente mal en las mentes de las personas. Ya nadie parece pensar claramente. Hay confusión en todas partes. Todos están afectados. El trastorno no es una psicopatología esotérica causada por las tensiones de la vida moderna. Es mucho más siniestro. El Misterio de la Iniquidad se ha levantado, fluyendo como una nube tóxica, borrando la Luz. Las mentes están oscurecidas. Las fuerzas sobrenaturales están en juego.

¿Invitado? Parece que sí.

Parece que la gente ya no puede mantener una conversación decente, y mucho menos una discusión profunda. Ni siquiera los católicos. ¿Cómo pueden? Hay todo tipo de católicos ahora: Tradicional. Conservador. Novus Ordo. Liberal. Progresivo. Todos tienen una etiqueta. Ya es difícil encontrar un católico regular. Las personas son clasificadas (y juzgadas) por orientación supuesta. Ninguna discusión es necesaria o posible. Se conocerá su identidad, se entenderá su sistema de creencias antes de decir una palabra. No hay reunión de las mentes, no hay principios compartidos. Se espera que las personas formulen su propia “verdad”, forjen su propio camino. ¿A dónde? Ellos no saben. No tienen un punto de destino ni un objetivo final sobrenatural. Han perdido su camino.

La verdad los hará libres, Nuestro Señor prometió, pero ¿cómo se supone que las personas encontrarán esa cosa preciosa, esa Verdad vinculante? ¿Cómo van a saber qué pensar y qué hacer? Mil voces claman en sus oídos.

No debería ser tan difícil. La Iglesia, que habla la Palabra del Maestro, lo establece clara e infaliblemente: Quicumque vult… comienza el Credo de Atanasio, Quien sea que se salve, antes de todas las cosas es necesario que posea la fe católica. Las palabras rugen como trueno: cuál fe, excepto todos los se mantengan íntegros e inmaculados, sin duda morirán eternamente.

Entonces ahí está. Mantenga la fe y viva; Piérdala y muera.

Desde la antigüedad, el camino al cielo estaba claramente marcado. La gente sabía qué camino tomar, qué pensar, cómo comportarse. Podrían ser rescatados si quisieran; no necesitan perderse para siempre. Podrían evitar ser sumergidos en el Abismo con aquellos que le dan la espalda a Dios. Podrían sostener el Depósito de la Fe, ese tesoro mantenido inviolable en la Sagrada Tradición y en la Sagrada Escritura: dos canales como corrientes de verdad, cantando agua que fluye de la Verdad misma. Podían beber de ellos. Beber profundamente y saber.

Ahora no. Algo terrible ha sucedido. Nada está claro. Las corrientes están obstruidas con suciedad.

¿Cómo pasó esto?

Esto no fue un accidente Es el trabajo de manos humanas, producto de mentes humanas desordenadas. Sin fe y arrogantes, los falsos maestros han puesto sus manos sobre cosas santas y profanaron palabras sagradas. Los que están en puestos altos tienen la responsabilidad de la ceguera, la confusión y la desorientación que están destruyendo la fe (y la cordura) del pueblo católico.

Echemos un vistazo a lo que han hecho.

Primero, eliminaron la Tradición. Oh, no, dicen. La tradición se mantiene. Nos regañan como si fuéramos un grupo de niños de kindergarten. Deben diferenciar entre la Tradición con T mayúscula y las tradiciones con t minúscula. Las cosas inferiores pueden cambiarse o abolirse, desecharse como ropa que ya no nos queda. Disciplinas, costumbres, rituales, todos ellos no esenciales, dicen. No hay problema, deshazte de ellos, y luego dile a la gente que nada ha cambiado porque están los sacramentos.

¡Pero cambiaron la misa! protestamos Oh, no, nos lo aseguran. La misa no puede cambiar; la liturgia puede cambiar. Y luego recibimos un sermón sobre desarrollo y acrecentamiento y todo tipo de galimatías que no tienen sustancia ni significado. ¿Qué hay de la Extrema Unción? Oh, eso – es el sacramento de los enfermos. No tiene que darse in extremis. Cualquier persona enferma puede recibirlo. Es una santa unción, después de todo. Pero, ¿qué pasa con los que están muriendo? Te miran como si fueras un idiota. No es necesario. Todos son recibidos en los brazos del Padre.

Podría continuar, pero no es necesario. Es obvio. La tradición ha sido pisoteada. Ahora, ¿qué hay del otro canal sagrado de la verdad? La Sagrada Escritura?

Ha sido desenredado. Han puesto sus manos mentirosas sobre él. Hemos sido sometidos a una traducción idiota tras otra. Las palabras y frases han sido lanzadas como bolas de malabares. No es tampoco el vernáculo. El latín también ha estado sujeto a los renovadores. Primero, cambiaron el Salterio. Arrancaron la música directamente de los salmos. Y ahora incluso hay una Nueva Vulgata: una fatua redistribución de la Sagrada Escritura en neo-latín.

El trabajo de San Jerónimo ha sido actualizado. Por académicos sordos. En comité, por supuesto. Es demasiado impactante en palabras. No pude inventar esto. Obtenga una copia de la versión moderna y compárela con la Vulgata verdadera. El latín es un idioma muerto. No puede cambiar. Es por eso que era un vehículo tan perfecto para la verdad religiosa. Pero lo cambiaron. Simplificaron el latín, cambiaron la ortografía, cambiaron los ritmos, alteraron la canción de las palabras para que la Nova Vulgata se lea como un manual de referencia para tecnócratas. ¿Creerías que esta cosa fabricada es ahora la Biblia católica oficial? [2]

¿Sagrada Escritura? Difícilmente. Es como si el aliento de Dios hubiera sido extinguido.

¿Cómo se atreven? ¿Y cómo podemos aceptar su Biblia revisada sin insultar al Dios Todopoderoso y llamar Su ira sobre nosotros? ¿La gente piensa que a Él no le importa? Que Él no sabe lo que están haciendo? Que no hay consecuencias, no hay sanciones por el pecado intelectual? Todo el mundo sabe que Dios es Amor, Dios es Misericordia, pero ¿no es Él también Justicia en sí?

No nos atrevemos a caernos. Debemos oponernos a estos pérfidos reformadores, rechazar su trabajo mentiroso y afirmar, no solo lo que creemos, sino lo que sabemos. Aquí está: Sabemos que Dios se reveló en las Sagradas Escrituras, inspirando a escritores desde el tiempo de Moisés hasta el final de su obra, el misterioso Apocalipsis de San Juan Evangelista. Llenando las mentes de los escritores y guiando su trabajo, nos habla de Sí mismo, de nosotros, de nuestro mundo y del mundo por venir. La Biblia es verdadera No hay otro libro como este. Es de origen divino.

Esto es lo que los eruditos de Ersatz con todos sus grados y certificaciones y posiciones exaltadas rechazan. Su ataque no es nuevo. Este asalto a la Santa Palabra de Dios comenzó mucho antes del Concilio Vaticano II, mucho antes de que nos fuera impuesta la Nueva Biblia Americana, colocada como cemento sobre las palabras sagradas que conocíamos tan bien, aplastándolas.

La traición nació en las mentes de los pedantes, alemanes en su mayoría, que inventaron un método revolucionario de exégesis bíblica: el método histórico crítico de crítica superior.

Otro revisionista de la Biblia alemana …

Había desaparecido la forma tradicional de abordar las Escrituras. ¿Recuerdas cómo solía hacerse? Primero, se consideraba el significado manifiesto de las palabras, el hecho claro y obvio de que las palabras significaban al menos lo que decían. A partir de ahí, uno podría ir más profundo, reflexionar sobre el significado histórico, alegórico y místico de lo que se escribió. Pero uno no se desviaba del texto. Uno se sumergía en él, se sumergía, permitía que la Verdad penetrara en el alma.

No es así para los eruditos. Non sic impii, non sic. [3] El principio subyacente de los exegetas modernos es que la verdad reside en el contexto histórico, no en las palabras. Ese es el engaño oculto detrás de todas las extrañas traducciones, transcripciones y explicaciones de la Palabra de Dios. Destruyen lo que está justo frente a sus ojos. Para ellos, las palabras no necesariamente significan lo que dicen.

¡Tengan cuidado!

Su trabajo es veneno; una vez embebido, es la muerte del alma. Analicemos el método que usan para destruir todo sentido y razón.

1) Rechazan el verdadero sentido formal de las palabras y llaman a sus “traducciones” una expresión de “equivalencia dinámica”. Esa es una forma elegante de decir que la traducción no tiene que ser exacta. [4] Las palabras deben ser reinterpretadas en un contexto más relevante.

2) Usando fragmentos de documentos históricos, intentan reconstruir el pasado en un esfuerzo por “entender el mundo detrás de las palabras”, como si ahora, siglos después, estos especialistas supieran más que aquellos que vivieron y escribieron en aquellos tiempos.

3) Mediante la aplicación de métodos literarios críticos, afirman que pueden descubrir el significado original de la Biblia en su “contexto histórico”. Han acuñado una frase erudita para este descubrimiento: el sensus literalis historicus. Suena impresionante, pero todo lo que significa es el “sentido histórico literal”, como si eso fuera algo real.

4) Intentan reimaginar la “situación histórica del autor (!) Y la persona que lee u oye el texto”. No tienen problema para torcer el sentido simple de las palabras de la Sagrada Escritura, usando varios “documentos antiguos” como fuente material para reinventar el pasado.

La mayoría de la gente no tiene idea de que esto está sucediendo, al estar estancados como están, de traducciones pueriles y de una exégesis torturada. Lo que es absolutamente escandaloso es que los expertos llevan el método aún más lejos. Usan las herramientas de la crítica literaria (una manera abominable de estudiar literatura) y la arqueología para determinar la autoría de los diversos libros de la Biblia.

Por lo tanto, Moisés en realidad no escribió la Torá, dicen. David no compuso los salmos. El Libro de Isaías fue hecho en dos períodos históricos diferentes, así que, por supuesto, Isaías no los escribió, si es que existió. Ellos tratan la Biblia como si fuera únicamente obra del hombre, sin reconocer lo absurdo que es. Para ellos, las Escrituras son mitos que deben ser reinterpretados por expertos. Incluso los milagros de Nuestro Señor se convierten en metáforas, construcciones literarias, material de leyenda.

Estos estudiosos, desdeñosos de la verdad, han eludido la traducción real y han sustituido palabras “equivalentes” que creen que se ajustan mejor al “contexto histórico” de las Sagradas Escrituras. Bastardean el texto, escudriñan las fechas, los eventos, los relatos históricos de los tiempos, y sustituyen las expresiones modernas trilladas por la Palabra revelada de Dios. Afirman que su trabajo no es nuevo, que el método de examinar textos para una mayor historicidad y autenticidad se remonta a los Padres de la Iglesia, a la época medieval y al Renacimiento. Lo llaman su “búsqueda del Jesús histórico”.

Pero la blasfemia no se detiene allí. Desde el método histórico-crítico, pasaron a “formar crítica”, que -sepan esto- sostiene que los evangelios fueron compilados de pequeñas “unidades” que fueron transmitidas a través de la tradición oral y luego reconstruidas por alguien, de acuerdo, dicen, “a las necesidades de la comunidad”. Por supuesto, no tienen evidencia de esto. Simplemente lo imaginan.

Pero no termina ahí. Siguiendo a “forma crítica” está la “redacción crítica”. Este nefasto método pretende enfatizar las “implicaciones teológicas” de la narración. En lenguaje sencillo, esto significa que los evangelistas eligieron y escogieron material que corroboraba sus afirmaciones sobre que “Jesús es el Mesías”. Los defensores de este método afirman que los Evangelios fueron escritos, no para enseñar el Reino de Dios, sino para enseñar a los cristianos cómo vivir en el “futuro continuo”.

¿Quién puede tragar esto?

Esta es la Nueva Era, la Era del Hombre maduro, la Apoteosis de la Humanidad. Los falsos maestros han abandonado la religión católica. Las nuevas traducciones no son la Palabra de Dios. Ellos no son divinamente inspirados. Ningún Papa u obispo o concilio puede alterar las Sagradas Escrituras con impunidad. Recuerda las palabras del Salmo: [5]

Que el Señor destruya todos los labios engañosos, y la lengua que habla cosas soberbias.

¿Quién dijo: magnificaremos nuestra lengua?

Nuestros labios son nuestros; ¿Quién es el Señor sobre nosotros?

Hay un castigo por lo que han hecho. Me estremezco al pensarlo.

Susan Claire Potts

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

________________________

[1] Salmo 61: 1-2

[2] El Papa Pablo VI estableció una comisión para expandir la revisión y cubrir toda la Biblia. El Salterio revisado fue completado y publicado en 1969, seguido por el Nuevo Testamento en 1971. Toda la Vulgata se completó en 1979. Una segunda edición se publicó en 1986.

[3] Ps 1,4. No es así el malvado, no es así.

[4] La mala traducción pro multis, como para todos en el Novus Ordo Missae, es un excelente ejemplo de esto. El periti sabía muy bien lo que significaba multis. Usando “equivalencia dinámica”, ellos sustituyeron lo que, para ellos, era una palabra más apropiada.

[5] Salmo 11: 2-6

 

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email