“Dedicamos este artículo a todas las mujeres que visitan este humilde blog”

Alice, dice que las mujeres pueden escapar de una trampa imitando la fuerza y humildad de María

New Rochelle, Nueva York, noviembre 26. 2003 (Zenit) – Las mujeres en el mundo secularizado necesitan que se les recuerde que el cumplimiento de su función materna es infinitamente valiosa a los ojos de Dios, dice la esposa del filósofo Dietrich Von Hildebrand.

Alice Von Hildebrand, autora de “El privilegio de ser mujer” nos compartió cómo cada mujer puede encontrar la fuerza sobrenatural en lo que el feminismo percibe como su debilidad y mirar a María como modelo de feminidad perfecta.

Von Hildebrand obtuvo su doctorado en filosofía en la Universidad de Fordham y es profesor emérito de Hunter College de la City University de Nueva York.

Pregunta: ¿Qué te inspiró a escribir este libro?

Von Hildebrand: El veneno de la laicidad. Que ha penetrado profundamente en nuestra sociedad. Lo hizo por etapas. Los hombres fueron sus primeras víctimas: Se fueron transformando cada vez más convencidos de que para ser alguien, tenían que triunfar en el mundo. El éxito significa dinero, el poder, la fama, el reconocimiento, la creatividad, la inventiva, etc.

Muchos de ellos sacrificaron su vida familiar con el fin de lograr este objetivo: Ellos vinieron a casa para relajarse o divertirse simplemente. El trabajo era la parte más seria de su vida.

Matrimonios Innumerables han sido arruinados por esta actitud. Muchas esposas con razón sentían que eran meros apéndices, una relación necesaria. Los esposos tuvieron poco tiempo para intercambios amorosos ya que estaban demasiado ocupados. Los niños vieron muy poco a sus padres. El sufrimiento de esas esposas era no sólo comprensible sino también legítimo.

Pregunta: ¿Por qué las mujeres tienen que estar convencidas de que es bueno ser una mujer?

Von Hildebrand: Lo sorprendente es que el feminismo, en vez de hacer a las mujeres más profundamente consciente de la belleza y la dignidad de su papel como esposas, como madres, y del poder espiritual que puedan ejercer sobre sus maridos, las convenció de que ellas, también tenían que  adoptar una mentalidad secularista: Ellas también deben entrar en la fuerza de trabajo; ellas también deben llegar a ser ellas mismas, ser alguien, obteniendo diplomas, competir con los hombres en el mercado de trabajo, demostrando que eran sus iguales, y que cuando se les deba esa oportunidad podrían ser más astutas que ellos.

Se han dejado convencer de que la feminidad significa debilidad. Ellas comenzaron a mirar malos ojos a las virtudes tales como la paciencia, la abnegación, la entrega, la ternura y ser sumisas. Para llegar así a equiparse a los hombres en todas las cosas. Algunas de ellas incluso se convencieron de que tenían que utilizar lenguaje grosero con el fin de mostrar que eran el  sexo “fuerte” que no eran las delicadas muñecas frágiles e insignificantes que los hombres creían que eran.

La guerra de los sexos estaba en marcha. Las que cayeron en las trampas del feminismo querían ser como los hombres en todas las cosas y vendieron su primogenitura por un plato de lentejas. Se convirtieron en ciegas ante el hecho de que los hombres y mujeres, aunque iguales en dignidad ontológica, se hicieron diferentes por la elección de Dios: Varón y hembra los hizo. Diferentes y complementarios.

Cada sexo tiene sus fortalezas; cada sexo tiene sus debilidades. Según el plan admirable de Dios, el del  marido es ayudar a su esposa a superar estas debilidades, para que todos los tesoros de su feminidad vengan a plena floración, y viceversa.

Cuántos hombres verdaderamente se convierten en tales gracias al amor de sus esposas. Cómo las esposas pueden ser transformadas por la fuerza y ​​el coraje de sus maridos.

La tragedia del mundo en el que vivimos es que nos hemos convertido en apóstatas. Muchos han abandonado los tesoros que nos ha dado la revelación, lo sobrenatural.

El pecado original fue esencialmente un ataque a la jerarquía de valores: El hombre quiso ser como Dios, y sin Dios. El castigo era terrible: El cuerpo del hombre se rebeló contra su alma. Hoy en día, esta inversión de la jerarquía de valores va tan lejos que Peter Singer niega la superioridad del hombre sobre los animales, y que los ballenatos se preserven de todo peligro mientras que los bebés humanos son asesinados.

Todo se ha vuelto al revés: los matrimonios se rompen; muchos ni siquiera consideran casarse; la asociación dura sólo el tiempo que se cumplen unos a otros. Relaciones antinaturales tan severamente condenadas por Platón están de moda y reclaman su derecho a ponerse en el mismo nivel  de aquellos que Dios ha ordenado.

PREGUNTA: ¿Cómo puede la supuesta debilidad de las mujeres verse como una fuerza?

Von Hildebrand: Por supuesto que desde un punto de vista naturalista, los hombres son más fuertes: no sólo porque son físicamente más fuertes, sino también porque son más creativos, tienen más creatividad y son más productivos. Las más grandes obras en la teología, la filosofía y las artes plásticas siempre fueron hechas por hombres. Ellos son los grandes ingenieros, los grandes arquitectos.

Pero el mensaje cristiano nos dice que estas invenciones son valiosas como el polvo y la ceniza en comparación con cada acto de virtud. Una mujer por su propia naturaleza esta llamada a ser madre y, es asi para todas las mujeres, ya sea casada o soltera, está llamada a ser una madre biológica, psicológica o espiritual. Ella sabe intuitivamente que dar, para nutrir,  para cuidar a los demás, para sufrir con y para ellos, porque la maternidad implica sufrimiento, y este sufrimiento materno es infinitamente más valioso a los ojos de Dios que la conquista de las naciones y  el volar a la luna.

Cuando uno lee la vida de Santa Teresa de Jesús o San Teresita de Lisieux, llama la atención el hecho de que constantemente se refieren a su “debilidad”. Las vidas de estas mujeres heroicas (y hay muchas) nos enseñan que el conocimiento y la aceptación de la debilidad de uno, junto con una confianza sin límites en el amor y el poder de Dios, otorgan a estas almas privilegiadas una fuerza que es tan grande porque es sobrenatural.

La fuerza natural no puede competir con la fuerza sobrenatural. Esta es la razón por la que María, la bendita, es “fuerte como un ejército listo para la batalla.” Y, sin embargo, ella se llama “Clemens, pía, dulcís Virgo María.”

Esta fuerza sobrenatural explica cómo ha sido mencionado por Dom Prosper Guéranger en “El Año Litúrgico”  que el diablo teme a esta humilde Virgen más que a Dios porque su fuerza sobrenatural que aplasta la cabeza es más humillante para él que la fuerza de Dios.

Por ello, el Maligno hoy se levanta con su peor ataque a la feminidad que ha tenido lugar en la historia del mundo. Al final de los tiempos, y sabiendo que su derrota será total, redobla sus esfuerzos para atacar su único gran enemigo: la mujer. Se dice en Génesis 3:15: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer”. La victoria final es de ella, como se ve en la mujer coronada con el sol.

PREGUNTA: ¿Por qué crees que las mujeres tienen poder moral?

Von Hildebrand: La misión de la mujer de hoy es de vital importancia. De alguna manera, tienen la clave para la cordura, el primer paso hacia una conversión. Por lo sobrenatural, base de la naturaleza, y a no ser que volvamos a una solidez natural, la sublimidad del mensaje sobrenatural se perderá para la mayoría de nosotras.

¿Por qué tienen la llave? Debido a su influencia en los hombres, que es enorme cuando realmente entienden su papel y su misión. Una y otra vez escucho sacerdotes que dicen que deben su vocación a la abuela o la madre.

Santa Mónica, en colaboración con Dios, trajo a su hijo descarriado hacia la conversión. La madre de San Bernardo,  la madre de San Francisco de Sales(que sólo tenía 15 años mayor que él) y la madre de San Juan Bosco fueron factores clave en su camino espiritual hacia la santidad.

PREGUNTA: ¿Cómo es María un modelo de feminidad?

Von Hildebrand: Las mujeres tienen la clave, ya que son los guardianes de la pureza. Esto ya está claramente indicado por la estructura de sus cuerpos, que oculta castamente sus órganos íntimos. Debido a que sus órganos están“velados”, con indicación de su misterio y sacralidad, las mujeres tienen el inmenso privilegio de compartir el sexo de la Bendita: María, la más santa de todas las criaturas.

El feminismo comenzó en los países protestantes, por la sencilla razón de que habían dado la espalda a la madre de Cristo, como si el Salvador del mundo se sentiría privado del honor dado a su amada Madre.

María, por lo que se refiere gloriosamente en el Apocalípsis, es el modelo de la mujer. Es mirando hacia ella, orando con ella y contemplando sus virtudes que las mujeres encontrarán su camino de regreso a la belleza y la dignidad de su misión.

PREGUNTA: ¿Cómo escribir este libro ayuda a crecer en el aprecio de ser mujer?

Von Hildebrand: Escribir este libro ha sido un privilegio. Me dio una oportunidad única para meditar en la grandeza de la misión de la mujer, siguiendo los pasos de la Santa Virgen.

María nos enseña dos reglas que conducen a la santidad. Una de ellas es: “Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.”. Esto indica que la misión de la mujer es dejarse fecundar por la gracia, la receptividad santa. El segundo es: “Haced lo que Él os diga”.

Este es el programa de santidad que la Iglesia nos ofrece. Sin duda, si las mujeres entendieran este mensaje, el matrimonio, la familia y la Iglesia podrían superar la terrible crisis que nos afecta. Como la liturgia dice: “Dios ha puesto la salvación en las manos de una mujer.”

Fuente