El 19 de Enero es la memoria del Beato Marcelo Spínola, Cardenal de Sevilla. Marcelo nace en el seno de una familia aristocrática y opta por seguir radicalmente a Cristo en la  vocación sacerdotal. Es ordenado en 1864 en Sevilla y comienza una muy fructífera labor apostólica en  la archidiócesis hispalense. Es consagrado Obispo y ocupa la sede de Coria-Cáceres durante un año y medio, pasando luego a ocupar la de Málaga durante diez años. El Rey de España lo nombra senador y desde la cámara legislativa realiza una eficaz defensa de la enseñanza religiosa.
En su etapa como Obispo de Coria fundó la Congregación de las Esclavas del Divino Corazón junto a Celia Méndez, que también procedía de la nobleza y lo dejó todo para servir a Cristo. En 1896 pasa a Sevilla como Arzobispo y funda, en 1899, el “Correo de Andalucía” como periódico católico. El Papa Pío X lo crea Cardenal el diciembre de 1905, y solo un mes después fallece en Sevilla con la misma humildad con que vivió toda su vida.

Con un corazón muy sensible por la injusticia y el sufrimiento de los más necesitados, llegó a ir casa
por casa pidiendo limosna para los pobres, lo que le valió ser conocido como el “Obispo Mendigo”. Su caridad iba unida a su prudencia en el mando de la Diócesis desde la perspectiva cristiana del servicio. Se conocen muchas incidencias de su vida donde Don Marcelo resuelve muchos problemas con una diplomacia y sencillez impresionantes.

             Como curiosidades de su vida, anotamos:
Su devoción a Santa Germana, laica  francesa del todo desconocida en la Iglesia Universal. Se encomendaba a ella bastante.
Su intervención exitosa en el litigio de las hermandades del Gran Poder y la Macarena.
Su afición al desayuno típicamente sevillano: chocolate con churros. Don Marcelo llevaba una vida muy austera y ascética, pero se permitía este breve gusto al iniciar su jornada como muy humano que era.
Y que su proceso de beatificación se vio paralizado porque en los documentos de su vida aparece correspondencia a  su hermana donde intercala párrafos con un fino sentido del humor. Los que llevaban el proceso consideraron que quizás ese aspecto era “poco propio de un santo”. Finalmente lo valoraron como parte integrante de su apasionada alegría y fe en Cristo.

               Beato Marcelo Spínola, gloria de la Iglesia de Sevilla, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".