IMPRESCINDIBLE LEER ESTE TESTIMONIO SINCERO Y VALIENTE:

Hola soy Humberto de 30 años, espero que esta carta sea leída en muchos lugares y por muchas personas. Soy un habitante de esta bendita tierra que es la Argentina y en este tiempo muchos hablan de nosotros por eso, déjenme contarle mi historia. Mi única intención es decir la verdad, decir lo que es y no aprovecharme de muchos problemas sociales para mi beneficio.
 
Yo soy homosexual, y  descubrir esto me llevo mucho tiempo aceptarlo…. fue y sigue siendo un proceso de aceptación. Para muchos la homosexualidad es natural, es decir que nacemos así, y esto es mentira.
 
Ser homosexual no es algo que vos elegís y tampoco no es producto de un gen gay aunque muchos digan lo contrario.  En el año 1973 sacaron a la homosexualidad del  Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales y la reclasificaron como un comportamiento normal, y se olvidaron que es una patología, es decir un trastorno mental.
 
Sin embargo, en el 2001 Dr. Psiquiatra Spitzer Robert, que en 1973 originalmente llevó al equipo a normalizar la homosexualidad en el manual de diagnóstico, admitió que “la terapia de reorientación”, es decir, un paciente / cliente que con esfuerzos para disminuir las atracciones homosexuales y las conductas no deseadas, puedan desarrollar un potencial heterosexual por medio de profesionales y / o los esfuerzos de cambio (religiosamente mediada) pueden ser eficaz. Numerosos  estudios apoyan esta conclusión. Es importante señalar que actualmente el Manual de Diagnóstico y estadística Mentales  reconoce que es legítimo para el diagnóstico de un paciente con trastornos de orientación sexual e intervención psico- terapéutica dando una oferta para dicho diagnóstico. Además, debido al suicidio entre la juventud que experimenta problemas de orientación sexual, existe una necesidad urgente de intervenir con la terapia, mientras que son todavía jóvenes, con la esperanza razonable de que la psico- dinámica que lleva al suicidio se pueda prevenir. Los que se suicidan por ser gay no es porque se sienten en una sociedad discriminadora, es porque sienten un vacío existencial  un NO-SER, porque hay algo que no entendes, hay algo que te falta, hay algo para completar. Yo muchas veces me quise matar por sentir este vacío existencial y sobretodo porque había cosas que aceptaba, no entendía lo que me pasaba, y si no tenes ayuda la pasas muy mal, principalmente en la adolescencia.
 
Y todo no pasa simplemente por relajarte y vivir tu homosexualidad. Pasa por descubrir ¿quién sos?, ¿qué sos? ¿qué sentís? ¿qué queres? ¿qué deberías ser?¿por qué sentís lo que sentís?. Estas preguntas predominan hasta que poco a poco vas descubriendo las respuestas.
 
Mas allá de las causas de la homosexualidad, que son múltiples (abuso sexual, falta de identificación con el padre o la madre ausentes o presentes, temperamento del niño o niña, experiencia sexuales negativas, etc.) hay que decir que la HOMOSEXUALIDAD por más que nos cueste aceptar es una PATOLOGIA que paralelamente manifiesta otras patologías (depresión, adición sexual, trastornos de ansiedad, bipolaridad, etc)
 
Me da mucha bronca y vergüenza de muchos gay que supuestamente dicen que llevan la bandera del orgullo gay y ahora con la ley de matrimonio y adopción están haciendo exactamente lo contrario a ser orgullosos, es decir, si yo soy orgullosamente de river no tengo la necesidad de querer ser como boca o cualquier otro equipo de fútbol. Por favor dejen de querer ser como los heterosexuales!! Lo que pasa es que conscientemente o inconscientemente el deseo de todo homosexual es ser hetero y soñar con la “familia feliz”. La categoría de matrimonio es de los heterosexuales y la adopción también. Si yo sé que soy homosexual, decidiendo no reorientar mi desviación sexual y vivo plenamente mi homosexualidad, acepto todo lo que ello significa: decido no ser padre y no tener la categoría del matrimonio que es de los heterosexuales. Eso es ser gay y tener el orgullo de serlo. Es aceptar que yo hombre, con otro hombre por más que sea el amor de mi vida, tenga relaciones sexuales, no seré padre porque la naturaleza manda otra cosa. Si la naturaleza de la persona manda a caminar con los pies  y yo por alguna situación quiero “desplazarme” con las manos toda mi vida ¿por qué querer imponer a la sociedad que caminar con las manos es algo normal o llamar a esas dos maneras de desplazarse por el piso de la misma forma? En todo caso a desplacerse con las manos le llenaremos “gatear” u otro nombre pero no le llamaremos “caminar”. Haciendo la diferencia conceptual que significa cada cosa.
 
Me da pena que el señor Pepe Cibrián haya tomado la puntera mediática de algo completamente injusto y que se haga voz de muchos que no estamos de acuerdo con él. Estos personajes mediáticos dibujan una realidad homosexual que no existe. No dejen que los niños puedan ser adoptados por un homosexual No estamos preparados para eso. Los que estén leyendo esta carta o escuchándola y que sean homosexuales, que no me digan que ese niño vivirá en un hogar super feliz e ideal para el normal desarrollo del psiquismo del niño. Porque entre los gay no me pueden afirmar que existen parejas estables completamente fieles: LA MONOGAMIA HOMOSEXUAL NO EXISTE, por más que estés en pareja con alguien siempre buscas más u otras experiencias arriesgando tu salud física y mental. Que no me digan que la promiscuidad no es una característica de los homosexuales porque eso es mentira. Nuestras conductas son promiscuas y desordenadas porque es fruto de una desviación,( 2 +2=4), la pareja transitoria es lo más común (seguramente habrá poquísimas excepciones). Los senadores no pueden sancionar una ley por un hermoso poema que lee un actor (que ahora se viste de saco y sin collares ni aros) y que ese poema es un plagio de un viejo escritor.
 
A Pepe Cibrián y a otros les digo que dejen de querer ser como los heterosexuales o directamente que hagan una de esas terapias de reorientación sexual y se hagan heterosexuales. Sean homosexuales y no hagan fantochadas mediáticas. Dejen a los heterosexuales con sus hijos y sus vidas.
 
Sé muy bien que buscan derechos para los que somos homosexuales pero, le están errando. Decir no a la discriminación no es naturalizar algo accidental.
 
La discriminación se da en la descalificación verbal o cualquier tipo de descalificación premeditada: se discrimina a un Homosexual si su jefe lo deja sin trabajo porque descubrió que tiene una pareja hombre o porque exprese ser gay.
 
Lo mejor sería que la ley solamente tenga con las parejas homosexuales un sistema de pacto contractual, no llamarle matrimonio y sin derecho a adopción.
 
Naturalizar una patología y después legalizarla es una VERGÜENZA.
 
Si aprueban esta ley no ayudan a los niños ni a los adolescentes, porque verán a la homosexualidad como algo natural cuando puede ser algo transitorio y tomado a tiempo puede ser corregido.
 
Vuelvo a afirmar: “YO SOY HOMOSEXUAL Y DIGO LA VERDAD” y como dicen los viejos: “somos pocos (los homosexuales somos una minoría) y nos conocemos mucho”.
 
Humberto

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".