Damos la bienvenida a un nuevo blog independiente que se alojará en nuestra web:  “Denzinger-Bergoglio“. Un blog gestionado por un grupo de sacerdotes diocesanos que ofrecen un excelente y sereno material, “una antología de las principales enseñanzas e innovaciones de Francisco confrontadas con el Magisterio de la Iglesia” a modo de “auxilio para emitir un juicio acertado y formar criterios de análisis en los católicos”, nos comentan en su presentación, que reproducimos a continuación. Todo caracterizado por el rigor y el respeto, sin exageraciones ni exabruptos, ofreciendo un análisis doctrinal sereno y desapasionado.

¡Bienvenidos!


Cómo comenzó todo esto

A principios de 2015, un grupo de sacerdotes diocesanos, amigos de comunes inquietudes, nos reunimos para pensar en un modo de enfrentar la ola de confusión que enfrentábamos en sus nuestras labores pastorales, multiplicada por las constantes labores de desinformación que, desde la elección de Cardenal Jorge Mario Bergoglio como Obispo de Roma el día 13 de marzo de 2013, causaban verdadera sacudida en nuestras ovejas. Es lo que, en cierto modo, se ha llamado “el huracán Bergoglio” o “el efecto Francisco”. Delante de estas nuevas perspectivas, nos preguntamos: ¿Quién es Francisco? ¿Hombre profético para nuestros días? ¿Instrumento de Dios para renovar la Iglesia? ¿Iniciador de una nueva primavera de la Fe? El nuevo Papa, con tan peculiar modo de ofrecer sus enseñanzas, no deja a nadie indiferente. Y, para colmo, este efecto es agudizado, para mal, por las materias sesgadas que llegan hasta los fieles a través de la prensa generalista y de los demás medios.

Por eso pensamos que una antología de las principales enseñanzas e innovaciones de Francisco confrontadas con el Magisterio de la Iglesia podría ser un buen auxilio para emitir un juicio acertado y formar criterios de análisis en los católicos. Acababa de nacer el “Denzinger-Bergoglio”.

¿Por qué “Denzinger-Bergoglio”?

¿Por qué este nombre? Cualquier estudioso de Teología conoce el famoso “Compendio de símbolos, definiciones y declaraciones de fe y moral” —normalmente denominado “Denzinger”, en memoria del que fuera iniciador de esta obra insigne, Heinrich Denzinger—, estupenda síntesis del Magisterio de la Iglesia que pone alcance de cualquiera las más importantes declaraciones y definiciones conciliares, proposiciones condenadas y formas de símbolos de la fe católica genuina. Éste, en cualquiera de sus versiones, siempre ha sido considerado como una autoridad en cuanto exposición de la enseñanza infalible de la Santa Madre Iglesia en materia de fe y moral. En lenguaje más castizo, como una fuente segura de lo que se debe creer y practicar para ser un católico como Dios manda.

Pensamos, por lo tanto, que el Magisterio de la Iglesia, así expuesto, nos dará a los hijos de la Iglesia respuestas seguras a los interrogantes más apremiantes del tiempo presente. Y hacemos nuestras las palabras del beato Paulo VI: “Podemos entonces comprender por qué la Iglesia católica, ayer y hoy, da tanta importancia a la rigurosa conservación de la Revelación auténtica, y la considera como un tesoro inviolable, y tiene una conciencia tan severa de su deber fundamental de defender y de transmitir en términos inequívocos la doctrina de la fe; la ortodoxia es su primera preocupación; el magisterio pastoral su función primaria y providencial; la enseñanza apostólica fija de hecho los cánones de su predicación; y la consigna del Apóstol Pablo, Depositum custodi [Custodia el depósito] (1 Timoteo 6,20; 2 Timoteo 1,14), constituye para ella un compromiso tal, que sería una traición violar. La Iglesia maestra no inventa su doctrina; ella es testigo, es custodia, es intérprete, es medio; y, para cuanto se refiere a las verdades propias del mensaje cristiano, ella se puede decir conservadora, intransigente; y a quien le solicita que vuelva su fe más fácil, más relativa a los gustos de la cambiante mentalidad de los tiempos, responde con los Apóstoles: Non possumus, no podemos (Hechos de los Apóstoles 4,20)”. (Beato Pablo VI, Audiencia General del 19 de enero de 1972)

En “Adelante la Fe”

Después de algunas semanas de actividad en nuestra propia página (www.denzingerbergoglio.com), los administradores de “Adelante la Fe” nos propusieron unirnos a su excelente proyecto, a lo que accedimos gustosos como un medio de difundir más este trabajo a favor de la Santa Iglesia. A partir de ahora publicaremos aquí cada nuevo estudio realizado. A su vez, los lectores podrán acceder a los varios índices completos ofrecidos en nuestra página, donde podrán encontrar todas las materias actualizadas con los nuevos documentos que vayamos recopilando:

Las enseñanzas de Francisco ya analizadas:

http://denzingerbergoglio.com/afirmaciones-de-francisco-por-temas/

Los Papas, Concilios, Padres y Doctores de la Iglesia citados en los estudios:

http://denzingerbergoglio.com/quien-juzga-a-francisco/

Y algunas de las preguntas que las afirmaciones de Francisco han suscitado, ya respondidas:

http://denzingerbergoglio.com/preguntas/

¿Quiénes son esos sacerdotes?

Quien teme al Señor no tiene miedo de nada, dice el Eclesiástico (34,14). Pero para poder llevar a cabo esta labor y preservar a nuestros obispos de posibles presiones hemos decidido mantenernos en una relativa discreción, si bien nuestros más próximos nos conocen por este trabajo. Tal vez a alguno le sea difícil comprender esta decisión, pero situaciones vividas por algunos de nosotros o por conocidos nuestros por defender públicamente la fe y la moral católicas nos llevan a mantenernos inamovibles en ella, más que nada como un modo de mantener nuestra independencia y capacidad de acción.

Ayúdanos a mejorar

Como es comprensible, somos bastante absorbidos por las muchas actividades inherentes a nuestro ministerio, en un país donde cada vez más escasean los obreros de la Viña del Señor. Este trabajo lo llevamos a cabo con la satisfacción de realizar un deber de conciencia, pero cuántos más seamos mejor cumpliremos  nuestra meta.

Por eso, queremos animaros a colaborar con el “Denzinger-Bergoglio” enviándonos las doctrinas de Francisco que creáis deben ser conocidas así como los documentos del Magisterio – también de los Padres o Doctores de la Iglesia – que puedan enriquecer este Enchiridion. (http://denzingerbergoglio.com/estudie-con-nosotros/ ) Sabemos que juntos aportaremos elementos de juicio a tantos católicos desorientados, pero que al final la nave de la Iglesia llegará a buen puerto. Quizás el Señor está esperando esta ayuda de ti.

Por los mismos motivos que nosotros decidimos mantener este trabajo bajo la capa de la discreción, así trataremos tus informaciones con la reserva propia de sacerdotes de Cristo. No pediremos nada más allá del aporte documental.