Christus Vincit: El triunfo de Cristo sobre la oscuridad de la era

14 de octubre de 2019 – Palazzo Cardinal Cesi, Roma

Roberto de Mattei

Es un gran honor para mí participar junto al cardenal Burke y al obispo Schneider en la presentación de la entrevista del libro de Diane Montagna con Mons. Athanasius Schneider, titulado: Christus Vincit: El triunfo de Cristo sobre la oscuridad de la era(1)

La entrevista con el obispo Schneider es muy hermosa y felicito no solo al obispo, sino también al periodista, quien en sus preguntas abordó todos los aspectos del debate religioso contemporáneo. Pero no quiero privarte del placer de leer el libro y decir lo que dice. Creo que la mejor manera de presentarlo es insertarlo en el horizonte histórico en el que fue escrito y publicado, ya que está en marcha un Sínodo que puede describirse correctamente como uno de los eventos más dramáticos de la Iglesia en los últimos siglos.

El cardenal Burke y el obispo Schneider han pedido oración y ayuno para que el Sínodo del Amazonas no apruebe los errores y herejías contenidos en el Instrumentum laboris. Y por eso les agradecemos. Se encontraban entre los pocos pastores de la Iglesia que rompieron el silencio en el que el episcopado mundial está inmerso en la crisis actual. Al hacerlo, cumplieron su mandato como sucesores de los apóstoles. San Agustín dice que aquellos que no profesan públicamente lo que creen son solo medio fieles:No enim perfecta credunt, qui quod credunt loqui nolunt.(2) No solo aquellos que abandonan la verdad para aceptar el error, sino también aquellos que no lo confiesan públicamente cuando es necesario. Para los pastores silenciosos en tiempos de oscuridad, como en el que vivimos, recordamos las palabras del profeta Isaías: «¡Ay de mí, porque estoy en silencio» (cf. Isaias VI, 5).

Como informa en su libro, el obispo Schneider recibió de la Divina Providencia, a manos de sus superiores religiosos, el nombre Atanasio, y Atanasio es un nombre que sin duda es un modelo para él.

San Atanasio fue el defensor indomable de la fe católica contra los arios y los semi-arios en la terrible crisis religiosa del siglo IV. Cuando el primer Concilio Ecuménico de la Iglesia, convocado por el emperador Constantino, se inauguró en la ciudad de Nicea en mayo de 325, muchos errores y herejías con respecto a la gente de la Santísima Trinidad circulaban entre los aproximadamente trescientos padres del Concilio. El gran historiador del Consejo, Hefele, explica que en Nicea los obispos ortodoxos eran una minoría. Junto con Atanasio y sus amigos, constituían la derecha, o más bien, las filas de la extrema derecha. Arius y sus seguidores formaron la izquierda, mientras que el centro-izquierda fue ocupado por Eusebio de Nicomedia y el centro-derecha por Eusebio de Cesarea. (3)

Entre estas posiciones, solo había una posición verdadera, solo una posición católica, la de San Atanasio. Pero Atanasio, a quien San Hilario de Poitiers atribuye la mayor influencia en la formulación del Credo de Nicea (4), no era entonces obispo, ni sacerdote, ni famoso teólogo, sino solo un joven diácono de unos veinte años. viejo y colaboró ​​con Alejandro, obispo de Alejandría. Atanasio no solo rezó, sino que organizó detrás de escena la resistencia de los obispos al arrianismo. Gracias a él, el Credo de Nicea se formuló y constituyó una fortaleza inexpugnable contra el arrianismo. Esta es una prueba de la acción del Espíritu Santo en la Iglesia.

La Iglesia Católica es un organismo misterioso y es importante esforzarse por comprender su fisiología. Hoy, casi todos los medios de comunicación adoptan una ideología secularista y no entienden la naturaleza sobrenatural de la Iglesia. Las diferentes posiciones teológicas se reducen a posiciones políticas y la política, a su vez, se reduce a un choque de intereses económicos.

La iglesia tiene un cuerpo visible; Es una sociedad formada por hombres vivos y dotada de una estructura legal. Esta sociedad reúne a todos aquellos que, habiendo recibido el bautismo, profesan la fe enseñada por Jesucristo, participan en los sacramentos y obedecen la autoridad establecida por Jesús mismo. La Iglesia, sin embargo, no es una sociedad como cualquier otra. Su estructura no puede compararse con la de una empresa, ni con un régimen político, democrático o dictatorial. La Iglesia Católica es un Cuerpo Místico, del cual Cristo es la Cabeza, los fieles son los miembros y el Espíritu Santo es el alma. Leo XIIISatis Cognitum) y Pío XII (Mystici Corporis), pero también Benedicto XVI (Ángelus 31 Mayo de 2009), llamaron al Espíritu Santo el «Alma de la Iglesia». La presencia del Espíritu Santo habita en cada alma que se encuentra en estado de gracia, pero su presencia inagotable habita en todo el cuerpo de la Iglesia, como el Espíritu de verdad y sabiduría, hasta el final de los tiempos.

Negar el elemento humano y visible de la Iglesia es caer en el protestantismo, pero negar su aspecto divino e invisible es equiparar a la Iglesia con cualquier sociedad humana. Eliminar de la Iglesia uno de estos dos elementos, el humano o el divino, es destruirlo.

Aquellos que ignoran la acción del Espíritu Santo en la Iglesia nunca podrán comprender su realidad. A menudo escuchamos, por ejemplo, que los Papas son asistidos por el Espíritu Santo, y esto es cierto. Pero todos los cristianos, aunque de diferentes maneras, son asistidos por el Espíritu Santo. A través del bautismo, reciben el don del Espíritu Santo, que es el espíritu de Cristo.

El Espíritu Santo no solo ayuda a los líderes de la Iglesia, sino a toda persona bautizada. El menor número de indios amazónicos que reciben el bautismo se incorporan a la Iglesia de Cristo y reciben ayuda del Espíritu Santo. Por esta razón, no podemos entender quién, como el obispo Erwin Kräutler, obispo emérito de Xingu, Brasil, se jacta de que nunca bautizó a un indio. (5)

El sacramento de la confirmación perfecciona el bautismo y convierte al cristiano en un verdadero «soldado de Cristo», como se ha dicho: un hijo o una hija de la Iglesia militante que lucha valientemente contra la carne, el diablo y el espíritu del mundo. Con el bautismo y la confirmación, el cristiano también recibe una luz sobrenatural que los teólogos llaman «sentido común católico» o «sensus fideiEs decir, la capacidad de adherirse a las verdades de la fe por instinto sobrenatural, incluso antes del razonamiento teológico. Santo Tomás enseña que la Iglesia universal está gobernada por el Espíritu Santo, quien, como prometió Jesucristo, «le enseñará toda la verdad» (Juan. 16: 13) (6) La capacidad sobrenatural del creyente para penetrar y aplicar la verdad revelada en su vida proviene del Espíritu Santo.

En 2014, la Comisión Teológica Internacional, presidida por el cardenal Gerhard Ludwig Müller, entonces prefecto de la Congregación para la Fe, publicó un estudio titulado «Sensus fidei en la vida de la Iglesia«(7), lo que explica que el sensus fidei No es un conocimiento reflexivo de los misterios de la fe, como el conocimiento adquirido por la teología, sino una intuición espontánea, mediante la cual el creyente se adhiere a la verdadera fe o rechaza su opuesto. (8) La fe de los fieles, como la doctrina de los pastores, está influenciada por el Espíritu Santo, y los fieles, a través de su sentido cristiano y su profesión de fe, contribuyen a exponer, manifestar y atestiguar la verdad cristiana.

Cada miembro bautizado de los fieles tiene la sensus fideies eso sensus fidei tiene una base racional, porque el acto de fe es, por su propia naturaleza, un acto de la facultad intelectual. Hoy, la verdadera noción de fe se ha perdido porque se reduce a la experiencia sentimental, olvidando que es un acto de razón que tiene como objetivo la verdad. El fideísmo fue condenado por la Iglesia. En el Concilio Vaticano I, ella definió como dogma la armonía entre la fe y la razón (Denz-H, n. 3017).

Todo lo que parece irracional y contradictorio repele la verdadera fe. Entonces cuando el sensus fidei enfatiza un contraste entre ciertas expresiones articuladas por las autoridades eclesiásticas y la Tradición de la Iglesia, el creyente debe recurrir al buen uso de la lógica, iluminada por la gracia. En tales casos, el creyente debe rechazar cualquier ambigüedad o falsificación de la verdad, confiando en la Tradición inmutable de la Iglesia, que no contrasta sino que incluye el Magisterio.

La Comisión Teológica del Vaticano declaró que: «alertado por su sensus fidei, los creyentes individuales pueden negar el consentimiento, incluso a la enseñanza de pastores legítimos, si no reconocen en esa enseñanza la voz de Cristo el Buen Pastor ”(9). Por esta razón, el sensus fidei Puede llevar a los fieles, en algunos casos, a rechazar su consentimiento en ciertos documentos eclesiásticos y presentarse ante las autoridades supremas en una situación de resistencia o desobediencia aparente. Tal desobediencia solo es aparente porque, en tales casos de resistencia legítima, el principio del Evangelio se aplica a obedecer a Dios y no a los hombres (Hechos 5:29).

Frente a una propuesta que contradice la fe o la moral, tenemos la obligación moral de seguir nuestra conciencia que se opone a ella, ya que, como dice el cardenal Newman, «la conciencia es el vicario aborigen de Cristo». (10)

Hoy, aquellos que, siguiendo la conciencia, resisten las palabras o los actos de autoridad eclesiástica que divergen de la Tradición de la Iglesia, a veces son acusados ​​de ser «enemigos del Papa» o incluso «cismáticos». Pero estas palabras deben ser meditadas. Los defectos más serios para un católico son la oposición a la doctrina de Cristo o la separación de la Iglesia que Cristo fundó. En el primer caso uno es herético, en el segundo caso uno es cismático.

No somos herejes, porque la herejía nos repele: creemos en la doctrina de Cristo, como siempre se ha enseñado en todas partes.

No somos cismáticos, porque el cisma nos repele: creemos firmemente en el papado, representado hoy por el Papa Francisco, cuya autoridad suprema reconocemos.

Pero si el Papa Francisco o cualquier otro Papa pronuncia palabras o actos que parecen estar en desacuerdo con la doctrina y las costumbres de la Iglesia, por lo que tenemos el derecho de separarnos de esas palabras y hechos. La nuestra no es una separación legal, sino una separación moral, no de la oficina petrina, que es una oficina de servicio a la iglesia, sino una separación del mal servicio prestado a la iglesia por quienes ocupan esta oficina petrina.

Reconocemos la primacía de la jurisdicción del Papa sobre todos los obispos del mundo, pero sufrimos cuando vemos al Papa, en nombre de la sinodalidad, apoyando reclamos de conferencias episcopales que lo señalan a un camino sinodal herético o herético.

Reconocemos el carisma más elevado que la Iglesia atribuye al Papa, el de la infalibilidad, y nos gustaría que el Papa lo ejerza en toda su extensión para definir la verdad y condenar los errores. Pero sufrimos si el Papa se abstiene de ejercer este carisma para expresarse extravagantemente en entrevistas, cartas e incluso llamadas telefónicas.

Nos arrodillamos ante el Papa, porque reconocemos en él al vicario de Cristo, pero sufrimos cuando él no se arrodilla ante el Santísimo Sacramento, que es Cristo mismo: cuerpo, sangre, alma y divinidad.

No solo experimentamos un tipo de sufrimiento; También es una sensación de indignación cuando sentimos ceremonias paganas en presencia del Santo Padre en los jardines del Vaticano. Es la misma indignación que sentimos cuando vemos la Basílica de San Pedro profanada por las imágenes proyectadas en su fachada el 8 de diciembre de 2015.

Nos acusan de ser enemigos del papa Francisco, pero esta acusación no tiene sentido. No somos enemigos ni amigos del papa Francisco. Somos y deseamos ser amigos de la verdad y la bondad, enemigos del error y del mal, amigos de los amigos de la Iglesia y enemigos de los enemigos de la Iglesia.

Nos acusan de querer romper la unidad de la Iglesia, pero no puede haber unidad sin la verdad. La Iglesia es una, porque es única, formada a imagen de Cristo, quien es el mismo ayer, hoy y siempre. Del mismo modo, la naturaleza de la Iglesia debe permanecer idéntica hasta el fin del mundo, ya que, como dice San Pablo, «solo hay un Señor, una fe, un bautismo en Dios y el Padre de todos nosotros» (Ef. 4: 5).

Hablo como laico en nombre de muchos laicos. Los laicos no tienen la autoridad para enseñar a nadie la doctrina de la Iglesia, porque no pertenecen a la Iglesia que enseña. Pero tienen el derecho y el deber que la ley canónica les otorga para preservar, transmitir y defender su fe en el bautismo.

Como un simple laico, espiritualmente unido con los sucesores de los apóstoles presentes, creo que puedo decir: Hoy somos la voz de la Tradición, que está pidiendo que se escuche al Papa. Nuestra voz transmite una enseñanza que viene de lejos y le pide al Papa que escuche con menos atención de la que reserva para la llamada «sabiduría ancestral» de los pueblos indígenas. También somos el eco de una antigua sabiduría, una antigua sabiduría que se remonta a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada.

Una sabiduría, escribe Saint Louis Marie Grignion de Montfort en su obra inspirada, Amour de la sagesse eternelle, resumido en las siguientes palabras: Verbum caro factum est: «La Palabra se hizo carne, la Sabiduría eterna se encarnó, Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios: el nombre del Dios-hombre es Jesucristo, es decir, Salvador». (11) Cuán relevantes son estas palabras de los grandes Santo francés!

Considere con profunda gratitud a los hombres de la Iglesia, como el cardenal Burke y el obispo Schneider, quienes por sus voces dan testimonio de la sabiduría encarnada. Cada vez que rompen el silencio, nuestra gratitud por ellos crece y nuestra esperanza sobrenatural de que otros cardenales y obispos se unan a ellos pronto. La entrevista del libro con el obispo Schneider es una valiosa ayuda para mantener la esperanza, pero también el equilibrio, en estos tiempos difíciles.

En Christus VincitEl obispo Schneider cita este hermoso pasaje de San Hilario de Poitiers, el Atanasio de Occidente: «En esto consiste la naturaleza particular de la Iglesia, que triunfa cuando es derrotada, que se entiende mejor cuando es atacada, que se levanta cuando sus miembros infieles abandonarla ”(12) Y, podríamos agregar, ella triunfa cuando sus miembros fieles luchan por ella.

Gracias, cardenal Burke; gracias, obispo Schneider; y gracias, Diane Montagna, por dar voz al obispo Schneider en este libro.

 


(1) Christus Vincit: el triunfo de Cristo sobre la oscuridad de la eraObispo Athanasius Schneider en conversación con Diane Montagna, Angelico Press, Nueva York 2019.

(2) San Agustín, Enarrationes en Salmos,115, no. 12)

(3) Charles Joseph Hefele, Historia de los Conciles d ‘Après les documens original, Letouzey et An, París 1907, vol. 1, p. 431

(4) Santa Hilario de Poitiers, FragmentoI II, c. XXXIII

(6) Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae,II-IIae, q. 1 a. Noveno

(7) Commissione Theologica Internazionale,El significado que le di a la vida de Chiesa, Libreria Editrice Vaticana, Città del Vaticano 2014.

(10) Carta al duque de Norforkeso. tr. Paoline, Milán 1999, p. 219

(11) San Luis María Grignion de Montfort, Amour de la Sagesse eternelle,en Oeuvres complètes, Seuil, París 1966, p. 152-153.

(12) St. Hilary de Poitiers,De Trin., 7, 4.

 

 

Tucristo.com –

 

 

L’articolo Eminente historiador católico: «La Iglesia triunfa cuando sus miembros fieles luchan por ella» proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.