ADELANTE LA FE

¿ES PECADO GRAVE FALTAR A MISA UN DOMINGO O DÍA DE PRECEPTO?

 Pregunta muy relacionada con la formación moral, y a la que hay que dar respuesta desde el Magisterio de la Iglesia. Y la respuesta es que SI es Pecado Grave.

* Primer Mandamiento de la ley de Dios: “Amarás a Dios sobre todas las cosas”
* Tercer Mandamiento de la ley de Dios: “Santificarás las fiestas”
* Primer Mandamiento de la Iglesia: “Ir a Misa entera todos los domingos y días de precepto”
Si se llega tarde a Misa es Pecado Venial.
Pero si se llega después del Evangelio, o sencillamente no se llega, es Pecado Mortal.

Los días de precepto (obligación grave de ir a Misa) son TODOS LOS DOMINGOS del año y, además:
1 de Enero: Maternidad Divina de María
6 de Enero: Epifanía del Señor
19 de Marzo: San José
15 de Agosto: Asunción de María
1 de Noviembre: Todos los Santos
8 de Diciembre: Inmaculada Concepción
25 de Diciembre: Navidad
En España también lo es el 25 de Julio, día de Santiago Apóstol

Esta respuesta viene avalada en el CATECISMO y está en el punto 2181. No deja ninguna duda.
SI es pecado grave faltar a Misa un domingo a no ser que haya una justificación del tipo enfermedad
o cuidado de enfermos, o una imposibilidad física manifiesta. Fuera de esto, si se falta a Misa por
cualquier otro motivo SI es pecado grave.

ACTUAR EN CONCIENCIA SOLO ES POSIBLE SI ANTES SE FORMA LA CONCIENCIA.

Hay un hábito muy extendido entre muchos católicos: ir a Misa los domingos solo de vez en cuando y comulgar siempre que van. Ese hábito añade, al pecado de no ir a Misa, el pecado de comunión indebida (sacrilegio).
Pues si se ha faltado a Misa un domingo ya no se debe comulgar hasta que se haya confesado. Y cuanto más tiempo se prolongue este funesto hábito, peor es para la conciencia que ya no va a distinguir vivir en Gracia de Dios o en pecado.
Y si no hay intención de ir a Misa todos los domingos, mejor es abstenerse de comulgar hasta que se haya tomado ese propósito. La Eucaristía NO es un símbolo. Y no comulga quien quiere sino quien puede.
Otro funesto hábito es la idea que muchos creen de que ir a Misa necesariamente lleva consigo comulgar, lo cual es una mentira que está haciendo mucho daño a las conciencias.

Ese hábito está sobre todo extendido en las hermandades y cofradías, u otras entidades de la religiosidad popular,  y es urgente dar una formación católica para corregir la proliferación del sacrilegio.

Y para que algo sea pecado grave NO precisa de que se haya convertido en ACTITUD. El ACTO en si puede ser pecado. Pues la actitud es la consecuencia de la repetición de actos. La actitud de no ir a Misa los domingos empieza porque UN DOMINGO se dejó de ir a Misa sin tener conciencia de cometer un pecado grave.

Si no atajamos la deformación con buena formación, no podremos transmitir la fe con fidelidad.

Y si alguno cree que este artículo es “exagerado” que consulte el catecismo.
Y que el Señor nos libre de toda catequesis ambigua, secularizada o relativista.

Padre Santiago Gonzalez

Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de “Adelante la Fe”.

Leave a Reply

*

*