Día litúrgico: Miércoles XXXIV del tiempo ordinario
Texto del Evangelio (Lc 21,12-19): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre; esto os sucederá para que deis testimonio. Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.
PALABRA DE DIOS
El Señor nos pide que confiemos plenamente en la Divina Providencia. Nadie mejor que San Ignacio de Loyola para interpretar en la vida cristiana esta realidad: “Trabajo como si todo dependiera de mi, pero se que todo depende de Dios”. Es el equilibrio perfecto que nos previene de dos tentaciones extremas e igualmente nocivas:
La tentación de la pasividad con la excusa de que “todo lo hace Dios”.
La tentación del activismo como si la gracia de Dios no existiera.
La primera tentación lleva a creer que solo la FE es suficiente para salvarse. Es el error del protestantismo y de la teología católica modernista o progresista. La segunda tentación lleva a tener la FE como mero apéndice. Es el error del que desplaza a Dios del corazón y cae en un absurdo mesianismo humano.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".