fbpx

Evangelio domingo 14º después de Pentecostés

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede servir a dos señores: porque, o tendrá odio al uno y amará al otro, o se adherirá al uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a mammón. Por tanto, os digo: No se angustie vuestra alma por lo que habéis de comer, ni vuestro cuerpo por lo que habéis de vestir. ¿No vale el alma mucho más que la comida, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros: y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros, preocupándose, podrá añadir a su estatura un codo? ¿Y por qué os preocupáis del vestido? Contemplad cómo crecen los lirios del campo: no trabajan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió jamás como uno de ellos. Pues, si Dios viste así al heno del campo, que hoy es y mañana es arrojado al horno: ¿cuánto más (lo hará) con vosotros, (hombres) de poca fe? No os angustiéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o con qué nos cubriremos? Porque todo eso lo buscan los gentiles. Pues vuestro Padre celestial sabe que necesitáis todas esas cosas. Así que buscad primero el reino de Dios, y su justicia: y todas esas cosas se os darán por añadidura.

Mt., VI, 24-33




Del mismo autor

Elegido nuevo Superior en la FSSPX. El italiano padre Pagliarani

Mediante un comunicado la Fraternidad Sacerdotal San Pío X ha informado...

Últimos Artículos

La ley está con los cristianos, la Buena Batalla es urgente

Desafortunadamente, raramente sucede. Pero sucede. En poco tiempo, dos...

El espíritu romano que necesitamos

El espíritu romano es el que sólo se respira...

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...