El domingo 11 de octubre del 2015 se desarrolló la clásica movilización del  XXX Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata, Argentina.

Las feministas pintaron grafitis en diversos lugares de la ciudad. Las leyendas  fueron a favor del aborto.

Luego, en la movilización descargaron todo tipo de insultos contra Dios, la  Iglesia y la Santísima Virgen María.

Un grupo de integrantes de los grupos feministas que participaban de este  Encuentro destruyeron el frente de la Iglesia Catedral y atacaron a los fieles
católicos -que estaban en las escalinatas del templo rezando el Santo Rosario- con piedras, palos, botellas, orina, excremento, tampones y basura.

La tensión aumentó cuando las activistas tiraron la reja del frente de la  Catedral: las feministas comenzaron a golpear, escupir y hasta intentar llevarse a un joven católico hacia sus propias filas, tal como se ve en este vídeo.

Mientras tanto, las mujeres, niños y adolescentes que estaban presentes y que  habían salido de Misa hacía un rato, tuvieron que refugiarse dentro del Templo mayor de Mar del Plata, pues su seguridad e integridad física estaba  en peligro.

Varios hombres, que rezaban abrazados afuera, fueron llevados a diversas clínicas de Mar del Plata por heridas cortantes provocadas por botellas de vidrio.

Un tiempo después, personal policial arribó al lugar y lanzaron gases lacrimógenos. Rápidamente se dispersó la concentración.