fbpx

Francisco: No puedes seguir a Jesucristo sin la Iglesia

De la homilía del pasado 11 de enero por el Obispo de Roma, durante misa en la Capilla Sixtina de la Solemnidad del Bautismo del Señor — donde, como el año pasado, Francisco continuó la practica de Benedicto XVI de celebrar la fiesta “ad apsidem”:

Enseña a tus hijos que no pueden ser Cristianos fuera de la Iglesia, no pueden seguir a Jesucristo sin la Iglesia, porque la Iglesia es una Madre, y nos hace crecer en el amor a Jesucristo.

Es lo que Francisco ha dicho mas ampliamente durante su homilía el primero de Enero, Solemnidad de María, la madre de Dios en el calendario del Novus Ordo:

Cristo y la Iglesia son igualmente inseparables, porque la Iglesia y María están siempre unidas y éste es precisamente el misterio de la mujer en la comunidad eclesial, y no se puede entender la salvación realizada por Jesús sin considerar la maternidad de la Iglesia. Separar a Jesús de la Iglesia sería introducir una «dicotomía absurda», como escribió el beato Pablo VI (cf. Exhort. ap. N. Evangelii nuntiandi, 16). No se puede «amar a Cristo pero sin la Iglesia, escuchar a Cristo pero no a la Iglesia, estar en Cristo pero al margen de la Iglesia» (ibíd.). En efecto, la Iglesia, la gran familia de Dios, es la que nos lleva a Cristo. Nuestra fe no es una idea abstracta o una filosofía, sino la relación vital y plena con una persona: Jesucristo, el Hijo único de Dios que se hizo hombre, murió y resucitó para salvarnos y vive entre nosotros. ¿Dónde lo podemos encontrar? Lo encontramos en la Iglesia, en nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica. Es la Iglesia la que dice hoy: «Este es el Cordero de Dios»; es la Iglesia quien lo anuncia; es en la Iglesia donde Jesús sigue haciendo sus gestos de gracia que son los sacramentos.

Esta acción y la misión de la Iglesia expresa su maternidad. Ella es como una madre que custodia a Jesús con ternura y lo da a todos con alegría y generosidad. Ninguna manifestación de Cristo, ni siquiera la más mística, puede separarse de la carne y la sangre de la Iglesia, de la concreción histórica del Cuerpo de Cristo. Sin la Iglesia, Jesucristo queda reducido a una idea, una moral, un sentimiento. Sin la Iglesia, nuestra relación con Cristo estaría a merced de nuestra imaginación, de nuestras interpretaciones, de nuestro estado de ánimo.

Queridos hermanos y hermanas. Jesucristo es la bendición para todo hombre y para toda la humanidad. La Iglesia, al darnos a Jesús, nos da la plenitud de la bendición del Señor. Esta es precisamente la misión del Pueblo de Dios: irradiar sobre todos los pueblos la bendición de Dios encarnada en Jesucristo. Y María, la primera y perfecta discípula de Jesús, la primera y perfecta creyente, modelo de la Iglesia en camino, es la que abre esta vía de la maternidad de la Iglesia y sostiene siempre su misión materna dirigida a todos los hombres. Su testimonio materno y discreto camina con la Iglesia desde el principio. Ella, la Madre de Dios, es también Madre de la Iglesia y, a través de la Iglesia, es Madre de todos los hombres y de todos los pueblos.

Somos conscientes que algunos apuntarán que, a lo que Francisco llama “La Iglesia” es un punto de mayor complejidad de lo que debería ser. Pero por ahora dejemos que sus palabras hablen por si mismas y las tomaremos como vienen.

[Traducido por Jorge Imperial. Artículo original]




RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Últimos Artículos

Reflexiones a propósito de la legalización del aborto en la Argentina

Finalmente, cumplidos todos los plazos y procedimientos legales, tras...

Mantenerse siempre del lado de Dios

Uno de los primeros padres del Oratorio, compañero de...

¿Pueden servir las mujeres en el altar?

El motu proprio Spiritus Domini del pasado 10 de enero,...