Ofrecemos a nuestros lectores este impactante vídeo de una misa circense, uno de los innumerables abusos litúrgicos que se producen para deshonrar a Nuestro Señor Jesucristo. Viendo estas bochornosas imágenes cuesta creer que estas personas puedan creer en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, por no hablar del dudoso concepto teológico de misa que puedan tener, desde luego nada parecido al Santo Sacrificio del Altar.

Este tipo de lamentables abusos no dejarían de ser una grotesca anécdota sino fuera porque lamentablemente no se suelen tomar medidas contra estos abusadores. Es preciso que de una vez por todas las autoridades ejerzan sin miedo su función punitiva para restablecer la liturgia en todo su esplendor e impedir sin genero de dudas que quien cometa actos como este pueda seguir como si tal cosa haciendo de las suyas. Mientras esto no se haga con contundencia mucho nos tememos que seguiremos viendo espectáculos circenses.

Y, sobre todo, recordemos que la LITURGIA es el “EJERCICIO DEL SACERDOCIO DE CRISTO”, que lleva consigo la repetición solemne del Misterio de Amor Divino. La Liturgia NO NOS PERTENECE sino que es de CRISTO. La liturgia no es un concurso de originalidades y los que crean que pueden cambiarla a su gusto no celebran la Liturgia de Cristo (católica) sino “su propia liturgia”.