fbpx

De la tercera bienaventuranza; bienaventurados los que lloran porque serán consolados

 Meditación para el sábado veintidós

PUNTO PRIMERO. Pondera lo primero, que en estas palabras condenó Cristo las risas, los deleites, los festines y entretenimientos del mundo a los cuales no está vinculada la vida eterna que Dios promete a los que lloran, sino la muerte eterna, según aquello del santo Job (21): pasan sus días con alegría y bajan en un punto al infierno. Y lo que dice Cristo (2): ¡ay de vosotros que reís ahora, que lloraréis y gemiréis después! Porque, así como al día se sigue la noche y a la noche el día, de la misma manera a las delicias de este mundo se sigue la triste noche en el otro, y a la penitencia y lágrimas la luz alegre de perpetua alegría. Pondera pues cuánta es la ceguedad de los mortales, que por gozar aquí de un soplo de alegría soñada, pierden la verdadera y eterna que promete Dios para siempre a los que aquí lloran y se afligen con penitencia; y la prudencia de los buenos, que dando de mano a los deleites sensuales en esta miserable vida, granjean en la otra los eternos. ¡Oh felices los que aquí lloran, porque serán consolados eternamente; e infelices los que aquí ríen, porque gemirán sin consuelo, y llorarán sin fin en el infierno para siempre! Piensa, medita y considera cuán gran yerro es el de los malos, y cuánto acierto el de los buenos, y resuélvete a seguir a éstos y no a aquellos, porque merezcas ser consolado eternamente.

PUNTO II. Considera el valor de las lágrimas, que puestas en balanza pesan tanto como el cielo, pues vinculó Dios a ellas la bienaventuranza, diciendo: bienaventurados los que lloran, porque serán consolados; adonde has de ponderar con san Agustín y san Crisóstomo, que todo su valor tienen en la penitencia; porque el llanto nacido de verdadera contrición anega y borra los pecados, y alcanza el perdón y la gracia del Señor, que es la semilla de la bienaventuranza; y derramadas por los bienes temporales, son perdidas y no aprovechan nada. Pondera esta verdad, y no derrames perlas de tan subido valor por tan bajo precio; más estímalas como merecen, y pide a nuestro Señor que te dé este don de lágrimas, y la verdadera contrición de tus pecados para que merezcas el perdón y con él su divina gracia.

PUNTO III. Considera las causas que hay de llorar en los muchos pecados que se comenten en el mundo; las infidelidades, las herejías, las sectas falsas contra la verdadera religión, las guerras en los cristianos, los pecados entre los fieles que habían de servir más a Dios, el descuido de los pastores y predicadores en despertar el mundo y mirar por el rebaño del Señor, la infinidad de almas que se condenan por esta causa, el infierno poblado, el cielo desierto: llora y gime en el acatamiento de Dios, y pídele con instancia y perseverancia que ponga fin a  tantos males, y envíe ministros que miren por el bien de la Iglesia y la salud de las almas, y por la tuya en primer lugar, que es tu primera obligación.

PUNTO IV. Considera qué consuelo es el que promete aquí el Redentor a los que lloran; porque en primer lugar los consolará con el perdón de los pecados, como consoló a santa María Magdalena, que es la primera consolación; y en segundo lugar con la esperanza de la vida eterna y de alcanzar lo que piden, como consoló al santo Simeón, que lloraba por la salud de Israel: en tercer lugar los consolará, dándoles por las lágrimas una interior alegría y un gozo inefable con que alivie su tristeza y consuele su aflicción: y últimamente serán consolados, como dice San Agustín, en la gloria, trocando Dios su llanto en alegría, y sus lágrimas en perpetuas aleluyas y cánticos celestiales. Allí, dice san Juan, que limpiará Dios las lágrimas de los ojos de los bienaventurados (3), y no se oirá más llanto, ni gemido, ni clamor, porque todos será un gozo continuado, y una alegría y gloria perpetua sin alguna intermisión. Contempla la grandeza de su premio, y cuánto se gozan hoy los que le han alcanzado, y esfuérzate a merecerle con la gracia del Señor: pídele que te la dé para llorar tus pecados y los de todos los hombres, y esperar de su mano la consolación celestial.

Padre Alonso de Andrade, S.J

1- Job. 12
2-
Luc.6
3-
Apoc. 21




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

De la segunda palabra de la oración dominical: que estás en los cielos

Meditación para el viernes de la decimoséptima semana PUNTO PRIMERO. Considera a...

Últimos Artículos

La ley está con los cristianos, la Buena Batalla es urgente

Desafortunadamente, raramente sucede. Pero sucede. En poco tiempo, dos...

El espíritu romano que necesitamos

El espíritu romano es el que sólo se respira...

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...