fbpx

Misericordia manía en la jornada mundial de la juventud

Tal vez, décadas de investigación y búsqueda de niños desaparecidos y secuestrados de todo el mundo, es lo que me ha permitido conocer los peligros a los que se ven expuestos.

Tal vez conocer las tácticas y las historias de los depredadores sexuales, aumenta mi preocupación por los adultos ingenuos y crédulos que colocan a los  niños y adolescentes en situaciones peligrosas y comprometedoras.

Tal vez conocer la vulnerabilidad de los jóvenes que atienden gente en la calle, donde enfermos mentales o personas sin hogar ponen en peligro su seguridad y bienestar.

Tal vez sean los años de investigación de matones que haciéndose pasar por gente normal se aprovechan de niños y adolescentes susceptibles atrayéndolos al tráfico de personas, drogas y otros crímenes violentos.

Tal vez todo esto ha influido en mi opinión sobre el  extraño y preocupante consejo de catequesis,  dado a los jóvenes por un obispo americano en la JMJ de Polonia. Estoy segura de que este obispo es un tipo decente. Sin embargo, su conferencia y puntos de vista no sólo amplifican el profundo absurdo del mantra misericordioso perpetuado por Francisco y sus compañeros obispos, sino que plantea un grave riesgo para los niños.

El obispo Frank Caggiano de Bridgeport, Conneticut, USA, en la 11ª JMJ en Polonia, siguiendo los dictados del Año Jubilar de la Misericordia con su conferencia catequética “en la misericordia”, demostró la inanidad y la idiotez de la misericordia-manía de Francisco.

El obispo Caggiano sorprendentemente instruyó a 150 jóvenes respecto a que dar 1 dólar a una persona sin hogar que vean en la calle, no es suficiente como católico y defendió una práctica peligrosa en el nombre de la misericordia. Como el obispo Caggiano señaló:” Mis amigos, eso puede ser bueno para el mundo, pero no es lo suficientemente bueno para Jesucristo. Eso no es lo que estamos llamados a hacer. Estamos siendo llamados a más que eso “, explicó el obispo Caggiano.

Y luego invocó esa frase inolvidable señalada sin cesar por Francisco, el obispo Caggiano está representando y actuando respecto a las acciones católicas verdaderamente misericordiosas hacia las personas sin hogar.

“Se hace de rodillas poniendo las manos debajo de ellos y llevándolos cerca de ti y levantándolos”, dijo. “Y el olor de las ovejas llega cuando su corazón y tu corazón están tan cerca que se pueden tocar.” Tocar, ¿eh?

No contenga la respiración por alguna cita del catecismo de la Iglesia católica.

Tal vez, el obispo Caggiano no estaba prestando atención el 5 de junio de 2002, cuando con 14 años de edad, Elizabeth Smart fue secuestrada de su dormitorio en medio de la noche por un hombre sin hogar, Brian David Mitchell. Ed y Lois Smart, los padres de Elizabeth, a menudo buscan y ayudan a personas sin hogar de la calle en Salt Lake City, pagándole por hacer pequeños trabajos en su casa. No sólo pasaban por la calle y colocaban un dólar en la cesta, que no, que querían hacer más. Mitchell era una de las personas sin hogar que fue ayudado por la familia Smart y trabajó 5 horas haciendo un trabajo en su casa. Sin duda, sus intenciones eran misericordiosas con las personas sin hogar, pero peligrosas para sus 6 hijos.

Durante nueve meses, Elizabeth Smart fue diaria y repetidamente violada por Brian David Mitchell mientras sus padres y la policía la buscaban desesperadamente.

No es un final muy propicio para una niña inocente. Ni para los miles de niñas violadas en las calles por los inmigrantes musulmanes en Alemania, Suecia, Noruega, Dinamarca y Francia.

Al parecer, el obispo Caggiano influyó fuertemente en su audiencia juvenil porque estaban bastante arrepentidos por sus actitudes despiadadas hacia las personas sin hogar.

Una de las chicas en su conferencia comentó: “En lugar de simplemente entregar dinero a la gente, debería levantarse y darles un abrazo y hacer que se sientan como si fueran una persona, como que están aceptados en la sociedad. Algo más físico que darles algunas monedas y seguir mi camino”. “Creo que necesito volver a evaluar cómo veo las cosas y cómo actúo hacia las personas que no tienen hogar o son menos afortunados,” dijo.

El estilo personal de la misericordia de Francisco la convierte en sociología vulgar, en un curso de abrazos en la calle. Puedo oír  a los misioneros de Francisco: “¡grite, si necesita un abrazo!” En realidad, los obispos, con su preciosa S.T.D. ¿está usted realmente preparado para estas bobadas? ¿Hedor de ovejas es el nuevo estándar de la salvación por el cual somos juzgados en la Iglesia de Francisco? Rechazad la misericordia moderna de hedor de ovejas, en todas sus manifestaciones horribles y falsas, e invocad la intercesión del mártir valiente, P. Jacques Hamel. ¿Hay alguno de ustedes que sea un pastor valiente?.

Elizabeth Yore

[Traducido por Alberto Guzmán. Artículo original]




THE REMNANT
THE REMNANThttp://remnantnewspaper.com/
Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Del mismo autor

Católicos perseguidos

NOTA DEL REPORTERO: en los últimos años, al acelerarse los ataques...

Últimos Artículos

Pastor con olor a ovejas…de la ONU

Es admirable la capacidad del Papa Francisco...

Meditación sobre la Dolorosa

El 15 de septiembre la Iglesia celebró...