En la línea de sus publicaciones anteriores, y en consonancia con la reciente efemérides que señala los siete años de la entronización de Bergoglio en la Cátedra de Pedro, Miles Christi nos ofrece ahora una nueva reseña de los horribilia dicta de Francisco en este período de pesadilla de la Iglesia. Se trata, pues, de palabras de Francisco, que no de gestos consonantes con las mismas: esto atiborraría el volumen con indicaciones ulteriores, como la obstinada presencia de pie ante el Santísimo, al paso que se arrodilla antes los reos musulmanes convocados año tras año para la ceremonia del lavatorio de pies del Jueves Santo; o las reacciones intempestivas y coléricas que revelan el verdadero rostro de este hombre apestado de misericorditis; o los besamanos y reverencias a sujetos que encarnan el poder político a menudo sin la menor traza de ejemplaridad; o las morisquetas de saltimbanqui vetusto y devaluado con las que entiende ganarse la simpatía de un público de zombis al precio del mayor oprobio de la investidura papal. Incluir todos estos despropósitos (y sus acciones de gobierno, sobre las que revierten palabras y gestos para hacer más inexorable la obra, si ésta fuera posible, de dilapidación completa de la Iglesia) no constituye el plan de esta obra, aunque no falten alusiones a los mismos. 

Sabemos de sobra que Francisco diseminó, a lo largo de esta penosa hebdómada de años, toda suerte de insensateces y herejías (él mismo las llamó así en la Jornada de Unidad Cristiana del 23 de mayo de 2015, con un cinismo a toda prueba). El acto de recoger un florilegio de las mismas, condensadas entonces en esperpéntico haz, glosándolas hasta donde llega la paciencia del compilador y enlazando unas con otras que confirman su sentido y la intención que las anima, produce un efecto que sería demoledor si el propio Francisco no nos hubiera preparado de antemano, surtiendo gota a gota el contenido de la pocilga de aquellaslecciones reunidas aquí, entre las que cuentan muchas de transmisión simplemente oral y otras entresacadas de documentos oficiales.

Viene de inmediato a la mente, al leerlas, aquella enseñanza del Señor: «de lo que rebosa el corazón habla la boca». Y vaya si Francisco no nos ofrece con pelos y señales las notas de su predilección cordial, de sus adhesiones y adherencias antievangélicas, como cuando esputa: «dentro de la Santísima Trinidad, ellas [las tres Personas divinas] se la pasan discutiendo a puertas cerradas, pero, exteriormente, dan una imagen de unidad». O al tiempo que expectora: «las religiones verdaderas son el desarrollo de la capacidad que tiene el hombre de trascenderse hacia lo absoluto». O mientras regüelda: «no hay que pensar que el anuncio evangélico deba transmitirse siempre con determinadas fórmulas aprendidas, o con palabras precisas que expresen un contenido absolutamente invariable». Son palabras que ninguno de nuestros antepasados en la fe hubiese jamás imaginado en las mientes de un sucesor de Pedro, ni hubiesen sorteado el examen del último de los censores del Santo Oficio a instancias del momentáneo despiste que pudiera causarle un dolor de muelas o la irrupción de un ave peregrina en su escritorio.

Valdría considerar el funesto legado verbal de Bergoglio a la luz de la teología paulina de la justificación y la salvación expuesta en Rm 10, 10ss. («con el corazón se cree para la justicia, y con la boca se profesa la fe para la salvación») para advertir lo obvio: el contratestimonio de Bergoglio no puede provenir sino de una rebelión cordial contra la obra de la Redención, de un orgullo que nuestro sujeto habrá sabido solapar mal que bien en sus años de carrera (justamente para que ésta no se hiciera demasiado sospechosa de estar movida por mera ambición personal), pero que ahora, alcanzado el fin temporal de la misma, aflora de manera torrencial. Bergoglio, con su boca, probando a toda hora la paciencia del Altísimo, delata la impostura de la iglesia conciliar que lo empolló.

Se puede descargar el libro aquí:

https://gloria.tv/Miles%20-%20Christi
https://www.catolicosalerta.com.ar/2020bergoglio/SieteAniosConFrancisco.pdf

(Nota. En esta web se publica hoy un extracto del libro)

Flavio Infante
Católico, argentino y padre de cuatro hijos. Abocado a una existencia rural, ha publicado artículos en diversos medios digitales, en la revista Cabildo y en su propio blog, In Exspectatione