fbpx

Vaticano: «La Publicación del Tercer Secreto de Fátima es completa» (¿Pero está completamente publicado?)

Para ser una aparición de la Virgen María de más de 100 años (de la que se nos aseguró que era exclusivamente una lección de historia del siglo 20), ha estado demasiado en las noticias últimamente.

En primer lugar, tuvimos la remembranza de Alice Von Hildebrand, en OnePeterFive sobre el Tercer Secreto de Fátima, que tendría que ver con una apostasía que iba a comenzar en la jerarquía.

Una semana más tarde tuvimos la confirmación por parte del P. Ingo Dollinger  -un amigo personal del Cardenal Ratzinger/Benedicto XVI- de la afirmación de más de una década que, con posterioridad a la última descripción del Tercer Secreto en relación a una crisis de fe, a un mal concilio, y a una mala misa (muy diferente de lo que se contó en el Vaticano en el año 2000), el entonces Cardenal Ratzinger había afirmado que había más del secreto de lo que se había publicado.

Y de nuevo, tan interesantes como su desarrollo, fue simplemente la re-confirmación de una afirmación con una década de antigüedad, hecha por el P. Dollinger, y que había sido previamente publicada por el P. Gruner y otros.

Pero, a continuación sucedió lo verdaderamente sorprendente: La Oficina de Prensa Vaticana publicó un firme rechazo de aquello que había ignorado durante una década—una negación, supuestamente, del mismo Papa Benedicto XVI, siendo esta su primera y única reacción pública, después de su renuncia.

Ahora bien, si la Oficina de Prensa Vaticana tenía la intención de poner fin a toda controversia en relación con el Tercer Secreto de Fátima, en esto fracasaron miserablemente. Para aquellos que han estado siguiendo las denuncias de un encubrimiento por parte de los “fatimistas”, encontrarán realmente extraño esta negativa por parte del Vaticano, que sólo servirá para echar más leña al fuego.

Pero antes de examinar la negativa del Vaticano, reflexionemos sobre el otro hecho extraño, que es que el Vaticano responda a una historia de OnePeterFive ahora, cuando esta noticia ha sido conocida, publicada, y cuando esta ha sido también una referencia en repetidas ocasiones por parte de los fatimistas durante casi una década. Concederemos, que es posible que el desarrollo de la historia por parte de OnePeterFive dio nuevas alas al asunto, pero Antonio Socci y Chris Ferrara han publicado y vendido infinidad de libros acerca de las intrigas que rodean al Secreto de Fátima—y, sin embargo, en el Vaticano pretenden aparentar que apenas se han dado cuenta del asunto, cuando jamás han refutado o abordado la montaña de pruebas de la existencia de falta de texto del Secreto de Fátima. Por alguna razón, esto recibe de repente una respuesta pública inmediata desde el Vaticano ¿ahora? ¿Por qué? ¡Curioso y más que curioso! Como diría la otra Alicia (en el país de las maravillas). Tengo mis teorías sobre esto, pero veamos primero la respuesta del Vaticano.

A fin de que podamos comprender adecuadamente la respuesta del Vaticano desde el punto de vista de un fatimista informado, uno deberá entender lo que la mayoría de los fatimistas han estado disputando a lo largo de todo este tiempo. La corriente principal de los medios católicos de comunicación, a menudo desestiman a los fatimistas, insistiendo en que, en orden de creerlos, ustedes deberán estar dispuestos a llamar mentirosos a varios papas. Esto simplemente no es cierto. Lo que la mayoría de los fatimistas alegan es que el Vaticano está jugando a algún tipo de reserva mental.

Resumiendo, los fatimistas han sostenido durante mucho tiempo que existe un texto adicional de Sor Lucía, escrito alrededor de la misma época en la que tuvo la visión con la que todos estamos familiarizados. Este texto contiene las palabras de Nuestra Señora, que explica la visión; y es probable que contenga alguna advertencia acerca de las enormes amenazas para la fe que vendrían del seno de la misma Iglesia. Antes del año 2000, el contexto y el probable contenido del verdadero Tercer Secreto fueron atestiguados por tanta gente conocida que es imposible darlo por descontado. Los fatimistas alegan que, por alguna razón, ya sea debido a su alarmante contenido o la acusación de este sobre los cambios en la Iglesia, durante y después del Concilio Vaticano II, que los papas desde Juan XXIII han cuestionado la validez de ciertos aspectos del texto de este Secreto. Se encontró este tan alarmante, tan peligroso, o tan incómodo, que se preguntaron si no habría sido este contaminado de alguna manera, tal vez incluso por la misma Sor Lucía. Por consiguiente al negarse a aceptar la autenticidad y veracidad de este texto, han excluido  mentalmente a este como una parte legítima del Tercer Secreto.

Es importante entender esta distinción, ya que da sentido a muchas declaraciones y precisiones hechas por prelados a partir del año 2000 acerca del Secreto y acerca de la siniestra evolución de la Iglesia, que serían  de lo contrario incongruentes. Incluso si saben de la existencia de otro texto escrito por Sor Lucia, harán uso de esta reserva mental para excluirlo del “legítimo” Tercer Secreto. En sus mentes, no están mintiendo; pero al mismo tiempo, quieren asegurarse de que nunca confirmarán que existe un texto adicional del Tercer Secreto, ya que tal afirmación causaría un clamor para que fuese revelado, que sería difícil o imposible de resistir.

Con este entendimiento, podremos ver fácilmente como esta extraña negación de lo que afirma el P. Dollinger no hace más que añadir más leña al fuego.

Varios artículos han aparecido recientemente, incluyendo las declaraciones atribuidas al Profesor Ingo Dollinger, según las cuales, el Cardenal Ratzinger, después de la publicación del Tercer Secreto de Fátima (que tuvo lugar en junio de 2000), le había confiado que la publicación no fue completa.

En este sentido, el Papa emérito Benedicto XVI declara que “nunca he hablado con el Profesor Dollinger acerca de Fátima“, afirmando con claridad que los comentarios atribuidos al Profesor Dollinger en este asunto “son puras invenciones, absolutamente falsas“, y además confirma de manera decisiva que “la publicación del Tercer Secreto de Fátima es completa“.

Esta negación está destinada de hecho, a convencer al lector de una sola cosa: de que todo es una mentira; y de que incluso el Papa Benedicto jamás habló sobre Fátima con el P. Dollinger.

Excepto que no es lo que realmente dice la declaración. El primer párrafo establece un escenario muy preciso; en concreto, sobre los comentarios del Papa Benedicto posteriores al 2000, acerca de que la publicación no estaba completa. Pero el siguiente párrafo comienza con una precisión crítica: “En este sentido”. Precisión que significa que la sentencia no niega específicamente que el Papa Benedicto había hablado con el Padre Dollinger sobre Fátima, sino tan solo, que él no le habría dicho al P Dollinger que la publicación “no fue completa.”

Esto es interesante porque de ninguna manera se niega la afirmación  del P. Dollinger, de la conversación que tuvo con el Cardenal Ratzinger antes del año 2000, sobre el Tercer Secreto y que se caracterizó de manera muy diferente a lo que se hizo público en el 2000. La alegación del P. Dollinger, es una pieza fundamental, y de ninguna manera se niega en esta declaración. Lo único que se niega es que el Cardenal Ratzinger dijese que: “la publicación no está completa.

Ahora bien, esta frase: “la publicación está completa” es una frase crítica, que es la razón por la cual me tomé el tiempo para explicar el párrafo acerca de la reserva mental. Si usted entiende que han utilizado reserva mental para excluir este texto del Tercer Secreto, entonces no es una mentira el decir que la publicación del Tercer Secreto está completa, ya que pueden o no pueden “creer” que el texto adicional sea una pieza auténtica del Tercer Secreto. Además, ya sabemos que la “publicación esta completa”. El Vaticano lo dejó claro en el año 2000. De hecho, ese es precisamente el problema, de acuerdo con los fatimistas. La publicación está completa aunque las palabras de la Virgen no se encuentren por ningún lado. La frase, “La publicación está completa“, no tiene sentido alguno cuando se entiende el juego de la reserva mental.

En cuanto a las palabras atribuidas al Papa Benedicto XVI en la negativa de la Oficina de Prensa del Vaticano – en la que las observaciones del P. Dollinger “son puras invenciones, absolutamente falsas,” – debemos admitir que esto pueda ser cierto; incluso si la vehemencia de la reprensión no cuadra en absoluto con Ratzinger y parece algo extrañamente conciso en la refutación de un viejo amigo.

Y lo que es más: es difícil no darse cuenta, de que sólo se dan estas breves citas de Benedicto sin absolutamente ningún contexto sobre las preguntas planteadas al Papa Benedicto. Esto es una reminiscencia de las citas atribuidas a Sor Lucía por parte del Cardenal Bertone, en apoyo de la revelación del secreto en el 2000, con únicamente 3 líneas  extraídas de una entrevista de 4 horas con una mujer de edad avanzada. Honestamente, sin el contexto adecuado, estas citas son de muy poco valor para determinar la verdad en cuestión; y solo se busca únicamente valor en la percepción del público en general.

Dada la gravedad de la materia—algo tan grave, que de hecho, el Vaticano no sólo respondió, sino que además sacó al Papa Benedicto para comentar  por primera vez en más de 3 años—esta es una respuesta muy poco seria. Si el Vaticano está realmente preocupado por dar por finalizado este asunto, permitiría prolongar  la entrevista de Chris Ferrara y de Antonio Socci, con el Papa Benedicto XVI y con el Cardenal Bertone para poder encuadrar las preguntas adecuadamente y registrar la totalidad de las respuestas.

Tal vez la historia del P. Dollinger no fue verdadera en todo su detalle y el Vaticano se sintió cómodo saliendo con esta negativa con el fin de reforzar la idea y  la percepción pública de que la totalidad del Tercer Secreto ha sido revelado. Aun así, he seguido esta historia de Fátima muy de cerca, y, después de leer esta última negativa del Vaticano, no puedo sino que estar más convencido que nunca, de que hay más en esta historia.

Patrick Archbold

[Traducido por Miguel Tenreiro. Artículo original.]




THE REMNANT
THE REMNANThttp://remnantnewspaper.com/
Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Del mismo autor

Obispos, confiesen su pecado: ¡Vuelvan a los viejos confesonarios!

Hace algunos años, cuando se volvió más frecuente que los adultos...

Últimos Artículos