A menudo olvidamos que el mundo moderno, bajo un aspecto diferente, es el mundo burgués, el mundo capitalista. Es una exhibición muy divertida ver la forma en que nuestros socialistas, anti-cristianos, y sobre todo anti-católicos, ajenos a la contradicción, alaben el mismo mundo bajo el nombre de “moderno”, y lo degraden, el mismo, bajo el nombre de “burgués”.

Con el advenimiento de la era moderna, una gran cantidad de poderes basados en la fuerza han caído, pero su caída no fue del todo útil para los poderes del espíritu, al concederles espacio sin oposición – por el contrario, el final de los otros poderes de la fuerza beneficiaron sólo a ese poder de la fuerza que es el dinero.

Cuando decimos “moderno”… estamos nombrando una era muy específica… cuyo final el mundo seguramente verá, incluso si no lo hacemos, o no tendremos esta felicidad nosotros mismos, que quizá aún no hemos merecido, que indudablemente no hemos obtenido.

Veinte, treinta generaciones de franceses (anuales), sin tener en cuenta las futuras, y las que vinieron antes de ellos, creen realmente que las cosas se parecen a esto. Que son así. Que todas las personas, sin una sola excepción desde el principio del mundo (que aún no ha sido creado), hasta el 31 de diciembre de 1789, después del nacimiento de Cristo, a la medianoche, eran bestias salvajes… y que el 1 de enero de 1789, en el minuto cero, segundo cero, una décima de segundo (y sin embargo el más grande de los sabios no se detiene en la décima parte de un segundo), el mundo entero fue creado en todo su esplendor – todo el mundo, excepto por supuesto, los reaccionarios.

El mundo moderno se degrada. Degrada a la sociedad, degrada al hombre. Degrada al amor; degrada a la mujer. Degrada a la gente; degrada al niño. Degrada a la nación; degrada a la familia. Incluso degrada, ha sido exitoso en degradar, lo que es tal vez lo más difícil de degradar en el mundo: degrada a la muerte.

Charles Péguy
Cahiers de la Quinzaine (IX)
Octubre 6, 1907

[Traducido por Rocío Salas. Artículo original]

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos