fbpx

Homilía: Debemos dar frutos de santidad

Jesús increpa a los saduceos, que aunque tenían gran influencia en el Templo, no creían en la Resurrección de la carne, como sucede a muchos hombres hoy en día.
Le hacen una pregunta maliciosa y capciosa para tentarle. El divino Maestro eleva el nivel respondiendo que el Cielo será otra realidad muy superior y seremos como ángeles. El matrimonio es un medio para ir al Cielo perpetuando la especie en la Tierra, pero el fin último del hombre es dar gloria a Dios, alabarle perpetuamente. Para salvarse no basta con conocer estas verdades, sino hay que vivirlas, orando con constancia e intensamente para evitar el pecado e ir creciendo en la virtud y así dar frutos de santidad.




Padre Custodio Ballester
Padre Custodio Ballesterhttp://www.sacerdotesporlavida.es/
Licenciado en Teología Fundamental-Apologética. Delegado de Sacerdotes por la Vida en España.

Del mismo autor

Ganar el mundo y perder el alma

¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si al...

Últimos Artículos

La ley está con los cristianos, la Buena Batalla es urgente

Desafortunadamente, raramente sucede. Pero sucede. En poco tiempo, dos...

El espíritu romano que necesitamos

El espíritu romano es el que sólo se respira...

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...