fbpx

Homilía: Debemos dar frutos de santidad

Jesús increpa a los saduceos, que aunque tenían gran influencia en el Templo, no creían en la Resurrección de la carne, como sucede a muchos hombres hoy en día.
Le hacen una pregunta maliciosa y capciosa para tentarle. El divino Maestro eleva el nivel respondiendo que el Cielo será otra realidad muy superior y seremos como ángeles. El matrimonio es un medio para ir al Cielo perpetuando la especie en la Tierra, pero el fin último del hombre es dar gloria a Dios, alabarle perpetuamente. Para salvarse no basta con conocer estas verdades, sino hay que vivirlas, orando con constancia e intensamente para evitar el pecado e ir creciendo en la virtud y así dar frutos de santidad.




Padre Custodio Ballesterhttp://www.sacerdotesporlavida.es/
Licenciado en Teología Fundamental-Apologética. Delegado de Sacerdotes por la Vida en España.

Del mismo autor

Ganar el mundo y perder el alma

¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si al...

Últimos Artículos

Peter Kwasniewski: «Este motu propio es la peor decisión de un papa en la historia»

Publicamos la entrevista realizada al profesor Kwasniewski por Gerhard...

El odio a la Misa de siempre, y la cuestión de la obediencia (prefacio de Mons. Viganó)

Prefacio del arzobispo Carlo Maria Viganó Este magnífico y contundente...