[Infocatólica] Según revela Mª Virginia Olivera de Gristelli en InfoCatólica, la sección femenina de los Franciscanos de la Inmaculada ha sido objeto de peculiares acusaciones por parte de los actuales responsables de la congregación, designados por la Santa Sede. A las religiosas se les achaca el no comprender lo que rezan, por hacerlo en latín, el tipo de pobreza que practican, el no recibir formación en la «teología de género» y su voto mariano.

Estas serían las recientes acusaciones, plenamente acreditadas, contra las religiosas:

  • «Las hermanas no comprenden lo que rezan», aludiendo a la elección del rito tradicional para el rezo del Oficio, en latín.
  • «Es inconveniente la práctica de la pobreza tal como las Hermanas lo viven», es decir, según Regla original de S. Francisco –aprobada y alabada por Tradición y Magisterio reiteradamente-, renunciando absolutamente a toda posesión, pues sus bienes son de quienes las acogen (obispos y bienhechores). El argumento que se ha esgrimido es que contribuyen al enriquecimiento de familiares o amigos al testar a su favor.
  • «Se mantiene a las hermanas en la ignorancia», pues en su formación no se incluye la teología de género.
  • Se les ha planteado finalmente que es inadmisible su «voto mariano» (cuarto voto en la Congregación), manifestándoseles que «no se puede obedecer a la Virgen, sino a Dios».

Esta última acusación es concorde con el sorprendente disgusto manifestado por Sor Fernanda Barbiero (ex directora del Inst. Pontificio Regina Mundi), la Comisaria designada para las Franciscanas, quien refiriéndose a la imagen de la Inmaculada que estaba sobre la mesa para presidir una de sus visitas, le dijo a las hermanas «por favor, saquen a ‘Esta’ de aquí», para comenzar a conversar…