No se puede aprobar en los escritos de los católicos un lenguaje que, inspirándose en un espíritu de malsanas novedades, parece ridiculizar la piedad de los fieles y que habla de orden nuevo, de nueva vida cristiana,de nuevas doctrinas de la Iglesia,de nuevas necesidades del alma cristiana, de nueva vocación social del clero, de nuevo humanismo cristiano y de otras cosas del mismo género”

(Istruzione dalla Sacra Congregazione degli Affari Ecclesiastici Straordinari sulla azione popolare cristiana e democrático-cristiana in Italia,27 de enero de 1902 en http://www.vatican.va/archive/ass/documents/ASS%2034%20[1901-2]%20-%20ocr.pdf)

publicado en catapulta