La tarde del pasado martes, 28 de octubre, tuvimos el privilegio de asistir a la conferencia que brindó en el Colegio Público de Abogados de la ciudad de Buenos Aires el P. Luis Montes, sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, actualmente a cargo de la catedral de rito latino de la ciudad de Bagdad, en Irak. Con toda la carga y el peso de la autoridad que da el testimonio de lo visto y padecido en carne propia, el religioso compartió la experiencia estremecedora de su ministerio, ya a estas alturas heroico, en la tierra de los nuevos mártires de Cristo. No vaciló en calificarlos de ese modo, en efecto, equiparándolos, y con razón, a los cristianos de los primeros tiempos, e incluso a los santos macabeos que nos presentan las páginas del Antiguo Testamento, con cuyas hazañas en defensa de la fe guardan una similitud asombrosa las gestas de estos hermanos que sufren día a día el azote de la más feroz de las persecuciones.

El contexto geo-político en que se sitúan estos acontecimientos es de todos conocido, aunque vale la pena recordarlo. En efecto, el país de Irak, ubicado en la región de Medio Oriente (sudoeste asiático), se halla en el foco de conflictos bélicos continuos ya desde hace años, pero principalmente a partir de la invasión norteamericana del año 2003, dirigida a acabar con el régimen de Saddam Hussein. Fue en el marco de aquellos sucesos que surgió, con la finalidad de defender el país del ataque occidental, una organización terrorista, que es actualmente el ISIS (o Estado Islámico), grupo extremista que se articula como un Estado no reconocido, y que busca expandirse a través de la región, controlando al presente parte del territorio de Irak y Siria. Representante del Islam más radicalizado, sus miembros ven en los cristianos a sus más acérrimos enemigos, y consiguientemente buscan su aniquilación. En medio de esta realidad dramática ejerce su ministerio el P. Montes, quien, junto con el P. Jorge Cortés, miembro también del IVE, atiende espiritualmente a los fieles cristianos, que ven de este modo amenazada su vida cada día, ante el inexplicable silencio de la comunidad internacional, que parece reservar sus reivindicaciones y propuestas para temas que considera más apremiantes, como la promoción del aborto, la homosexualidad o la anticoncepción.

Por completo ajeno al discurso edulcorado de la cultura democrática occidental, la conferencia del P. Montes buscó ante todo poner de relieve la magnitud de los sufrimientos a que se ven sometidos los fieles de la región, que van desde el despojo de todos su bienes hasta las más matanzas más crueles e inhumanas. Una muestra de la brutalidad sistemática desplegada por el ISIS es la que ha podido verse con ocasión de la ejecución del periodista norteamericano James Folley, por citar solo un ejemplo, cuyo video fue publicado y difundido en todas las redes. En todo caso, ello no es más que un destello de lo que constituye su tarea día y noche, y que tiene en los cristianos, insistimos, su blanco principal.

La doctrina del Cuerpo Místico de Cristo, que no es más que la doctrina sobre la Iglesia en su esencia más íntima, encuentra en este caso una notable aplicación práctica, como también se encargó de subrayar el sacerdote, exhortando en todo momento a los concurrentes a elevar a Dios su oración y su sacrificio en favor de los hermanos perseguidos, además de otras vías de ayuda económica, particularmente apremiante en un momento en que apenas es posible satisfacer las necesidades básicas de la población cristiana. En especial invitó el religioso al rezo del Santo Rosario, recordando el memorable triunfo en la batalla de Lepanto, obtenido gracias a esta hermosa oración.

Martín Buteler

Para más información: http://amigosdeirak.verboencarnado.net/

https://www.facebook.com/amigosdeirak?fref=ts