Nuestra Dama del Corazón de Oro

Las 10 últimas apariciones marianas reconocidas por la Iglesia
Más de treinta veces se apareció la Virgen María desde el 29 de noviembre de 1932 hasta el 3 de enero de 1933 a cinco niños de Beauraing, una pequeña localidad belga situada a 120 km de Bruselas. Lejana y silenciosa en un principio, se reveló el 21 de diciembre con las palabras «Yo soy la Virgen Inmaculada» y aseguró dos días después que se aparecía «para que se venga aquí en peregrinación», según relataron los niños.
Al aproximarse, se presentaba con un vestido largo, con un velo blanco y con un corazón iluminado como el oro, contaron los pequeños.
«Rezad, rezad mucho. Orad siempre», les dijo también a los chicos. A los tres más pequeños les que confió un secreto en particular a cada uno. A Andrea le dijo: «Yo soy la Madre de Dios, la Reina de los Cielos. Orad siempre» y a Gilverta Voisin le confió: «Convertiré a los pecadores». Por último se dirigió a Fernanda: «¿Amas a mi Hijo? ¿Me amas a mí? Entonces sacrifícate por mí».
La visión de los niños fue acogida por gran incredulidad e incluso fueron castigados por sus padres, pero su sencillez y la hermosura del mensaje, junto con los numerosos testimonios de conversiones y de curaciones sorprendentes acabó por vender el escepticismo.
La Santa Sede aprobó las apariciones. Cada año unas 200.000 personas visitan el Santuario de Nuestra Dama del Corazón de Oro.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".