Esto acaba de llegar de LifeSiteNews – En una nueva entrevista, el cardenal Raymond Burke ha revelado que él y otros líderes de la Iglesia “serios” están solicitando a Francisco que elabore un documento para corregir la confusión que emana de su reciente exhortación apostólica sobre la familia, Amoris Laetitia. También censuró las referencias respecto a que él es un “enemigo” de Francisco.

El cardenal dice que la aclaración sobre “Amoris Laetitia” es esencial “por el bien de las almas”, debido a la confusión desatada en este momento.

“Confío en que algo ocurrirá porque algunas llamadas formales de aclaración están en proceso y exigen una respuesta clara”, dijo Burke al periodista  David Gibson del ‘Servicio de Noticias de Religión’ en una entrevista publicada hoy. “No de forma hostil o agresiva, sino simplemente por el bien de las almas, porque la gente no está muy segura”.

“Creo firmemente que necesitamos tener una dirección más clara, una enunciación clara de la fe y su práctica”, agregó. “De esa manera también ayudaría a aclararse esta confusión y la división que se deriva de ella”.

Con la creciente preocupación por las declaraciones e iniciativas de Francisco, algunos han especulado que la Iglesia podría estar acercándose al cisma. Pero el cardenal Burke insiste en que él “morirá católico” y no participará en la división del Cuerpo de Cristo.

Gibson escribe:

Pero cuando se le pregunta directamente, Burke es igualmente firme respecto a que pase lo que pase, no tiene intención de liderar un movimiento cismático, una opción que algunos de la derecha católica han contemplado.

“De ninguna manera”, afirmó. “Nunca dejaré la Iglesia católica. Pase lo que pase tengo la intención de morir como católico romano. Nunca seré parte de un cisma.

COMENTARIO POR THE REMNANT: Estamos muy agradecidos a Su Eminencia por todo lo que está haciendo para ayudar a frenar a Francisco que confunde y escandaliza a la Iglesia. Como con cualquier cisma potencial, nuestra preocupación es que Francisco es el único que puede acabar dejando la Iglesia. Él es sin duda el que con sus extrañas opiniones en público lo colocan en desacuerdo con la tradición y por lo tanto en una trayectoria peligrosa hacia el cisma.

Negarnos a abandonar la Iglesia católica puede ponernos a todos en desacuerdo con Francisco en un futuro próximo…. ¿y entonces qué? A fin de evitar un cisma junto con sus errores, algunos y el mismo cardenal Burke están tratando de forzar al Papa para los corrija y aclare en este mismo momento. O de lo contrario, ¿los que nos quedamos con las enseñanzas infalibles de la Iglesia nos convertimos así en “cismáticos” a los ojos del elemento humano modernista de la Iglesia?

¿Pero no es el punto y propósito de la enseñanza de la Iglesia, respecto al pecado mortal de cisma, proteger y defender la verdad de Cristo y de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica? Si evitamos el “cisma” traicionando la verdad, estamos sacrificando el espíritu de la ley con el fin de adherirnos a su letra? ¿No es esto farisaico?

¿Qué es más importante para los fieles católicos, la verdad, o la prevención de la escisión a toda costa?

Michael Matt

[ Traducido por Alberto Guzmán. Artículo original]

Michael Matt
Director de The Remnant. Ha sido editor de “The Remnant” desde 1990. Desde 1994, ha sido director del diario. Graduado de Christendom College, Michael Matt ha escrito cientos de artículos sobre el estado de la Iglesia y el mundo moderno. Es el presentador de The Remnant Underground del Remnant Forum, Remnant TV. Ha sido Coordinador de Notre Dame de Chrétienté en París – la organización responsable del Pentecost Pilgrimage to Chartres, Francia, desde el año 2000. El señor Michael Matt ha guiado a los contingentes estadounidenses en el Peregrinaje a Chartres durante los últimos 24 años. Da conferencias en el Simposio de Verano del Foro Romano en Gardone Riviera, Italia. Es autor de Christian Fables, Legends of Christmas y Gods of Wasteland (Fifty Years of Rock n' Roll) y participa como orador en conferencias acerca de la Misa, la escolarización en el hogar, y el tema de la cultura, para grupos de católicos, en forma asidua. Reside en St. Paul, Minnesota, junto con su esposa, Carol Lynn y sus siete hijos.