fbpx

De Cristo que sube a Jerusalén con sus discípulos

Para el martes de la quincuagésima

Eunto Primero. Considera lo que dice el Evangelista, que subiendo Cristo a Jerusalén iba tratando con los discípulos de su Pasión, porque por ella subimos a la Jerusalén celestial, a donde está la verdadera paz y se goza de la visión de Dios. Pondera cómo Cristo nos allanó este camino por medio de su Pasión, y nos abrió la puerta del cielo a costa de su Sangre por la grandeza de su amor. Dale gracias por este incomparable beneficio y por el amor que te tuvo, y lo mucho que padeció por ti, y pídele gracia para seguirle y padecer por su amor.

Punto II. Pondera que habla el Evangelista de plural cuando dice que todos subían a Jerusalén, y de singular al padecer diciendo que solo Cristo había de ser entregado a los príncipes de los sacerdotes, y mofado, azotado, crucificado, muerto, porque tomó las penas para sí solo, y nos dejó el descanso y la gloria. ¡Oh alma mía! contempla  la fineza del amor de tu Redentor, y cuán diferente eres tú para con tus prójimos, procediendo tan al contrario, que tomas para ti los descansos y les echas a ellos la cruz sobre sus hombros  y trueca las manos a ejemplo de tu Maestro, tomando para ti la cruz y lo penoso porque ellos tengan alivio y consuelo, y no ceses de dar gracias a tu Dios por la caridad tan encendida con que te amo.

Punto III. Considera lo mucho que Cristo padeció: y que tus pecados fueron la causa de su Pasión: tú le labraste la cruz con tus ofensas, y le coronaste de espinas con tus vanas locuras, y le acibaraste el gusto con tus regalos, y le llagaste de pies a cabeza con tus sensualidades, y le deshonraste y escupiste con tus honras vanas, pundonores y desprecios de tus prójimos. Contempla la carnicería que has hecho con tu Redentor, y llora amargamente tus pecados, y arrójale a sus pies, y pídele perdón y gracia para enmendarte y hacer penitencia de ellos, para no volverle a crucificar otra vez, sino antes servirle con finísima caridad.

Punto IV. Considera la grandeza de este beneficio, y que Cristo sube a Jerusalén con su cruz y te dice que tomes la tuya, y que le sigas con ella, si quieres entrar con él: no te hagas sordo su voz, sino toma tu cruz y sigue a Jesús; y pues el trata en el camino de su pasión, imítale tú tratando de ella en tus conversaciones: por este camino has de subir al cielo, hablando de su muerte, meditando su Pasión y sufriendo con paciencia los trabajos por su amor: ofrécete de corazón a imitarle y seguirle, si quieres alcanzar la corona (1).

Padre Alonso de Andrade, S.J

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

(1) Porque el tiempo de la cuaresma es, dedicado a la Pasión de Cristo nuestro Señor, pondremos dos meditaciones, una del Evangelio del día y otra de la Pasión, discurriendo por los pasos del Salvador, y podrá servir la una para la oración de la mañana, y la otra para la de la tarde, conforme a la devoción de cada uno.




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

Los dos señores

Meditación XXII Composición de lugar. Ver a Jesús, manso y humilde de...

Últimos Artículos

La ley está con los cristianos, la Buena Batalla es urgente

Desafortunadamente, raramente sucede. Pero sucede. En poco tiempo, dos...

El espíritu romano que necesitamos

El espíritu romano es el que sólo se respira...

Don Pietro Leone: El Concilio y el eclipse de Dios (I)

Rorate Caeli se complace en publicar en capítulos, la...