fbpx

Desconciertos de un sacerdote ante su pastor

Recibimos esta misiva de un sacerdote al que no conocemos. Nos parece conveniente darla a conocer a nuestros lectores, dejando a cada uno sus conclusiones sobre la misma.

 

Caracas, 17.1.2016

Estimados amigos

Mi desconcierto con nuestro actual Pontífice es cada vez mayor delante de la falta de claridad y de apoyo ante las persecuciones y atrocidades que se cometen en la actualidad contra la Iglesia. Recientemente en un discurso pronunciado ante los embajadores acreditados en Roma, recuerda su visita a la República Centroafricana en Bangui: “En un país tan golpeado por el hambre, la pobreza y los conflictos, en el que la violencia fratricida de los últimos años ha dejado profundas heridas en las almas, desgarrando la comunidad nacional y generando pobreza material y moral” (11.1.2016). No deja de ser una perorata de autoelogios y eufemismos de logros insignificantes y de grandes lagunas sobre los temas más actuales de la Iglesia en especial la persecución que sufren sus ovejas en el mundo. Verdad que estropea su reciente vídeo ecuménico pero es una realidad palmaria: cada cinco minutos se asesina a un católico en el mundo. Nunca la violencia contra la Iglesia ha alcanzado niveles de persecución tan violenta como en nuestros días. Tampoco tiene una sola palabra de condena al régimen de Chavo-Madurista que en 17 años ha alcanzado niveles de violencia fratricida como no existe en ningún otro país del mundo así como de una pobreza nunca vista. Pienso que el anterior nuncio en Venezuela, el actual Secretario de Estado Mons. Pietro Parolín que conoce al dedillo estas realidades pero con su política de ceder para no perder, denunciada recientemente por el cardenal emérito de Hong Kong Mons. Joseph Zen, teme molestar a Fidel Castro el verdadero amo de la nación caribeña. Y así, las elecciones del pasado mes de diciembre que dieron un triunfo aplastante a la oposición le debe sentar mal tanto a Fidel como a Raúl que debieron de enviar un telegrama a su amigo Parolín exigiendo silencio y no intervención, sobre el tema, tal como ocurrió en la visita a Cuba de Francisco que cuando la oposición quiso verle, el Cardenal de La Habana lo negó. Así la mayoría del pueblo venezolano se ve privado de unas palabras alentadoras del Pontífice, como tampoco las tuvo al subir al poder en su nación Argentina la oposición poniendo fin a más de un decenio peronista de los Kirchner. Amigos, en la celebración de hoy pensé: Santo Padre al aceptar ud. el pontificado, la Iglesia le encomendó una misión de la cual ud. personalmente deberá rendir cuenta a Jesucristo. Y este le exigirá no con una misericordia dulzona sino con la justicia divina preguntándole que hizo por defender a la grey que le fue encomendada. ¿Cuando vistes a los míos perseguidos, degollados, arrojados a las cárceles, humillados, asesinados a sangre fría por razón de mi nombre? ¡Lo que tu no hiciste por mis ovejas tu tampoco a mí lo hiciste!. Responsabilidad dura, que ni la Sala Stampa ni el consejo de sabios interpretes que trabajan cada vez que ud. hace una declaración, sabrán como responder ni excusar.




Del mismo autor

“¡El mensaje, es nuestro encuentro!”

En la secuencia de los pontífices de la Santa Iglesia Católica...

Últimos Artículos