ONE PETER FIVE

El abuso sexual y el tercer secreto: un recordatorio oportuno

El martes 26 de junio, se cumplieron dieciocho años de la publicación de El mensaje de Fátima, un folleto publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) en el que el Vaticano afirma haber revelado todo el Tercer Secreto de Fátima: es decir, la tercera parte del secreto confiado a los tres niños pastores por Nuestra Señora el 13 de julio de 1917.

El folleto de la CDF proporciona la descripción de la Hermana Lucía de una visión misteriosa (inédita previamente) sobre “un obispo vestido de blanco” que pasa “a través de una gran ciudad medio en ruinas” y finalmente es “asesinado por un grupo de soldados” en lo alto de “una montaña empinada” cerca de “una gran cruz”, seguidos por  “los otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, y varios laicos de diferentes rangos y posiciones” que seguían al Santo Padre y son asesinados de la misma manera. Lo que falta es la continuación de las palabras de Nuestra Señora (registradas por Lucía en su Cuarta Memoria): “En Portugal, el dogma de la Fe siempre será preservado, etc.” – una frase clave de la Santísima Virgen consignada al estado de una nota al pie al final del folleto.

El 26 de junio pronuncié una charla con el tema de Fátima en una parroquia local. Hacia el comienzo, elegí enfatizar las siguientes palabras del papa Benedicto XVI durante su homilía del 13 de mayo de 2010 en Fátima: “Estaríamos equivocados [lit. “Uno se estaría engañando a sí mismo” en el italiano original] al pensar que la misión profética de Fátima está completa”.  Aunque el tema de mi charla fue Los Cinco Primeros Sábados (basado en una conferencia que pronuncié en mayo pasado), aproveché la oportunidad para enfatizar que Fátima, incluida su “misión profética”, no solo es relevante, sino que es vital para nosotros aquí y ahora, contrariamente a lo que algunos hombres en la iglesia quieren hacernos creer. No necesitamos buscar más la importancia vital de Fátima que los recientes titulares que anuncian crímenes de lo más despreciables por parte del clero católico. 

Pecados que claman al cielo 

Aproximadamente una semana antes de mi charla en la parroquia, se supo que al cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, DC (retirado desde mediados de 2006), se le ha prohibido por la Santa Sede ejercer el ministerio público debido a una acusación “creíble y fundamentada” de abuso sexual.  Tanto McCarrick como el cardenal Donald Wuerl, actual arzobispo de DC, dieron a conocer declaraciones sobre el incidente, al igual que el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, a quien se le encomendó supervisar la investigación (el incidente de abuso ocurrió hace unos 45 años, cuando el entonces padre McCarrick era un sacerdote de la Arquidiócesis de Nueva York).

Para que quede constancia, este caso “creíble y fundamentado” no es el único incidente en el pasado del cardenal McCarrick (ni mucho menos, demostró OnePeterFive, citando con detalle al periodista anteriormente católico Rod Dreher). Más tarde en el día 20 de junio (fecha del anuncio de McCarrick), otros prelados admitieron conocer otras acusaciones de “comportamiento sexual con adultos” que involucraban al ahora deshonrado cardenal, dos de los cuales resultaron en “acuerdos”.

Este es el mismo cardenal McCarrick, dicho sea de paso, que declaró en 2007 que no se sentiría “cómodo” negando la Sagrada Comunión a los políticos abiertamente pro aborto, a pesar de ser claramente amonestado en 2004 por el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto del CDF y el futuro papa Benedicto XVI. También es el mismo cardenal McCarrick quien orgullosamente admitió haber “hablado” (es decir, cabildeado) al cardenal Jorge Mario Bergoglio entre sus compañeros cardenales antes del Cónclave 2013 que eligió a Bergoglio como papa Francisco.

Solo una semana después del anuncio de McCarrick, LifeSiteNews informó que “[un] sacerdote y diplomático que sirvió en la embajada del Vaticano en Washington, DC” – tenga en cuenta la ubicación (territorio de McCarrick) – “ha sido condenado por posesión y distribución de pornografía infantil, según la Santa Sede”.  El informe continúa explicando: “El tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano declaró [Monseñor  Carlo Alberto] Capella específicamente culpable de ‘publicar, transmitir, ofrecer y retener’ pornografía infantil en forma de caricaturas, fotos y videos, que había descargado en su teléfono”, mientras observaba, “La condena de Capella sigue a varios escándalos de gran visibilidad que han preocupado al papa Francisco y al Vaticano en los últimos meses”, especialmente el caso del obispo Juan Barros, un prelado chileno nombrado por nada más que el papa Francisco. 

Relevancia vital de Fátima 

¿Recuerdas lo que dijo Benedicto XVI en 2010? “Uno se estaría engañando a sí mismo al pensar que la misión profética de Fátima está completa”.  Pronunció esas palabras el 13 de mayo. Dos días antes, mientras se dirigía a Fátima, pronunció palabras aún más explosivas en respuesta a una pregunta igualmente controvertida, una directamente relacionada con el abuso sexual del clero.

El 11 de mayo de 2010, durante el vuelo a Portugal, Benedicto contestó un pequeño número de preguntas preseleccionadas de los medios que le presentó el padre Federico Lombardi, S.J., entonces director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. La tercera y última serie de preguntas dice lo siguiente (énfasis añadido):

Su Santidad, ¿qué significado tienen las apariciones de Fátima para nosotros hoy? En junio de 2000, cuando presentó el texto del tercer secreto en la Oficina de Prensa del Vaticano, varios de nosotros y nuestros antiguos colegas estuvimos presentes. Le preguntaron si el mensaje podría extenderse, más allá del ataque a Juan Pablo II, a otros sufrimientos por parte de los Papas. ¿Es posible, en su opinión, incluir en esa visión los sufrimientos de la Iglesia hoy por los pecados que involucran el abuso sexual de menores?

Aquí, en parte, estaba la explosiva respuesta de Benedicto:

En 2000, en mi presentación, dije que una aparición – un impulso sobrenatural que no proviene puramente de la imaginación de una persona sino realmente de la Virgen María, de lo sobrenatural – que tal impulso entra en un sujeto y se expresa de acuerdo con el capacidades de ese sujeto. … En consecuencia, diría que, aquí también, más allá de esta gran visión del sufrimiento del Papa, que podemos referirnos en primer lugar al papa Juan Pablo II, se da una indicación de realidades que involucran el futuro de la Iglesia, que están tomando forma gradualmente y haciéndose evidente. Entonces, es cierto que, además del momento indicado en la visión, se menciona, se ve, la necesidad de una pasión de la Iglesia, que naturalmente se refleja en la persona del Papa, sin embargo, el Papa representa a la iglesia y así son los sufrimientos de la iglesia los que se anuncian. El Señor nos dijo que la iglesia sufriría constantemente, de diferentes maneras, hasta el fin del mundo. …En cuanto a las cosas nuevas que podemos encontrar en este mensaje hoy, también está el hecho de que los ataques contra el Papa y la iglesia no vienen solo desde afuera, sino que los sufrimientos de la iglesia vienen precisamente de dentro de la Iglesia, del pecado que existe dentro de la iglesia, esto también es algo que siempre hemos sabido, pero hoy lo vemos de una manera realmente aterradora: que la mayor persecución de la iglesia no proviene de sus enemigos externos, sino que surge del pecado dentro de la iglesia, y que la iglesia tiene así una profunda necesidad de volver a aprender la penitencia, aceptar la purificación, aprender el perdón por un lado, pero también la necesidad de justicia. El perdón no reemplaza a la justicia.

Aunque no dio un simple “sí” en respuesta, Benedicto dio una respuesta afirmativa a la pregunta sobre “los sufrimientos de la iglesia hoy por los pecados que involucran el abuso sexual de menores”.  Al enfatizar que el Tercer Secreto trata sobre “el futuro de la Iglesia” y, más específicamente, “una pasión de la iglesia” resultante “del pecado dentro de la iglesia” que se manifiesta “hoy… de una manera realmente aterradora”, Benedicto XVI inequívocamente afirmó que el Tercer Secreto trata con mucho más que un intento fallido de asesinato. (La idea de que cualquiera que esté familiarizado con los hechos y en su sano juicio pueda comprar una explicación tan absurda es a la vez insultante y cómica).

Sin embargo, la larga respuesta de Benedicto en 2010 plantea otra pregunta: ¿en qué parte de la descripción de la visión de la hermana Lucía vemos algo acerca del “pecado dentro de la iglesia”? En pocas palabras, no hay ningún indicio de ello, lo que obviamente significa, en palabras de la Madre Angélica, que “no lo entendimos todo”. [1] 

El tercer secreto habla de apostasía

Afortunadamente, debido al testimonio de varios testigos clave y eruditos, y los esfuerzos de hombres como el padre Nicholas Gruner y John Vennari (que descansen en paz), que trabajaron incansablemente para difundir este testimonio crucial: conocemos la esencia de las palabras aun ocultas de Nuestra Señora, que se pueden resumir en una sola palabra: apostasía. Aquí hay una breve muestra del testimonio a tal efecto, la mayoría de los cuales se puede encontrar en el Volumen 3 de La verdad completa sobre Fátima por Frère Michel de la Sainte Trinité [2]:

  • “No puedo decir nada de lo que aprendí en Fátima sobre el tercer secreto, pero puedo decir que tiene dos partes: una concierne al Papa. La otra, lógicamente, aunque no debo decir nada, tendría que ser la continuación de las palabras: en Portugal, el dogma de la Fe siempre se conservará“. [3] [énfasis agregado] – Joseph Schweigel, S.J., d. 1964 (interrogó a la Hermana Lucía sobre el Tercer Secreto en nombre del papa Pío XII el 2 de septiembre de 1952) [4]
  • “En el período anterior al gran triunfo del Inmaculado Corazón de María, cosas terribles deben suceder. Estos forman el contenido de la tercera parte del Secreto. ¿Qué son?

Si “en Portugal el dogma de la fe siempre se conservará”… se puede deducir claramente de esto que en otras partes de la iglesia estos dogmas se oscurecerán o incluso se perderán por completo. Por lo tanto, es muy posible que en este período intermedio que está en cuestión (después de 1960 y antes del triunfo del Corazón Inmaculado de María), el texto hace referencias concretas a la crisis de la Fe de la Iglesia y a la negligencia de los mismos pastores“. [5] [énfasis agregado] – Fr. Joaquín Alonso, C.M.F., d. 1981 (sacerdote de Cleratia y archivista oficial de Fátima durante más de dieciséis años, tuvo acceso sin igual a la hermana Lucía)

  • El secreto de Fátima no habla ni de bombas atómicas, ni de ojivas nucleares, ni de misiles Pershing, ni de SS-20. Su contenido solo concierne a nuestra fe. Identificar el secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear es deformar el significado del mensaje. La pérdida de la fe de un continente es peor que la aniquilación de una nación; y es verdad que la fe disminuye continuamente en Europa”. [6] [énfasis agregado] – Obispo Alberto Cosme do Amaral, d. 2005 (ex obispo de Fátima-Leiria, observaciones hechas en Viena, Austria el 10 de septiembre de 1984)
  • “[El Tercer Secreto] no tiene nada que ver con Gorbachov. La Santísima Virgen nos alertó contra la apostasía en la iglesia“. [Énfasis añadido] – Cardenal Silvio Oddi, d. 2001 (diplomático del Vaticano y amigo personal del papa Juan XXIII, de quien conocía ciertos detalles sobre el Tercer Secreto) [7]
  • “En el Tercer Secreto, se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará en la cima“. [énfasis añadido] – Cardenal Mario Luigi Ciappi, O.P., d. 1996 (teólogo personal de los papas Juan XXIII-Juan Pablo II) [8]

Quizás el testimonio más convincente de todos es el de la propia hermana Lucía, quien relató lo siguiente al padre Augustine Fuentes durante una entrevista del 26 de diciembre de 1957: 

Padre, el diablo está de humor para entablar una batalla decisiva contra la Santísima Virgen. Y el diablo sabe qué es lo que más ofende a Dios, y que en un corto espacio de tiempo ganará para él la mayor cantidad de almas. Así el diablo hace todo lo posible para vencer a las almas consagradas a Dios, porque de esta manera el diablo tendrá éxito en dejar a las almas de los fieles abandonadas por sus líderes, por lo tanto, más fácilmente las incautará.

Lo que aflige al Inmaculado Corazón de María y al Corazón de Jesús es la caída de las almas religiosas y sacerdotales. El diablo sabe que los religiosos y sacerdotes que se apartan de su hermosa vocación arrastran a muchas almas al infierno.… El diablo desea tomar posesión de las almas consagradas. Él trata de corromperlos para adormecer las almas de los laicos y así conducirlos a la impenitencia final. Emplea todos los trucos, llegando incluso a sugerir el retraso de la entrada a la vida religiosa. Resulta de esto la esterilidad de la vida interior y, entre los laicos, la frialdad (falta de entusiasmo) con respecto al tema de renunciar a los placeres y la entrega total de ellos mismos a Dios. … 

Por lo tanto, a partir de ahora debemos elegir lados. O estamos para Dios o estamos para el diablo. No hay otra posibilidad“. [9] [énfasis añadido] 

Apostasía y corrupción moral

Usted podría estar preguntando: ¿Qué tiene que ver la apostasía (pérdida de fe) con el abuso sexual del clero? Más de lo que podríamos pensar, precisamente porque la pureza de la fe y la pureza de corazón (y, en última instancia, de la conducta) están profundamente interrelacionadas. San Agustín de Hipona (A.D. 354-430) toca esta verdad al final de su tratado Sobre la fe y el credo (Capítulo 10, 25), donde explica:

Esta es la fe que en pocas palabras se da en el Credo a los novicios cristianos, para ser sostenida por ellos. Y estas pocas palabras son conocidas por los fieles, hasta el extremo de creer que pueden ser sometidas a Dios; que al hacerse sujeto, pueden vivir correctamente; que al vivir correctamente, pueden hacer que el corazón sea puro; que con el corazón hecho puro, puedan entender aquello en lo que creen. [10]

Si nuestras mentes no están sujetas a Dios mediante la “obediencia a la fe” (Romanos 1: 5; ver 16:26), entonces nuestras voluntades inevitablemente se apartarán de seguir los dictados de Su ley. Y viceversa: si elegimos cometer pecados graves, especialmente los pecados de la carne, y así formar un hábito de pecado profundamente arraigado, nuestro interés en las verdades de la fe finalmente se extinguirá, así como “el fin del mandamiento” – es decir, el resultado de guardar la ley de Dios – “es la caridad de un corazón puro, y una buena conciencia, y una fe no fingida” (1 Timoteo 1: 5). Al elegir pecar, nos convertimos en “amantes de la complacencia más que de Dios: teniendo de hecho apariencia de piedad, pero negando el poder de ella” (2 Timoteo 3: 4-5), es decir, el poder de la gracia para cambiar la conducta pecaminosa.

¿No describe esto adecuadamente a hombres como el cardenal McCarrick, aquellos que han vivido durante décadas con “una apariencia de piedad” que era, de hecho, un barniz que cubría un hábito repugnante de vicio antinatural? 

“El secreto, es terrible” 

Recordemos una vez más las palabras de Benedicto XVI:

… que la mayor persecución de la iglesia no proviene de sus enemigos externos, sino que surge del pecado dentro de la iglesia, y que la iglesia tiene así una profunda necesidad de volver a aprender la penitencia, aceptar la purificación, aprender el perdón por un lado, pero también la necesidad de justicia. El perdón no reemplaza a la justicia.

“No te dejes engañar”, nos advierte San Pablo: “Dios no puede ser burlado” (Gálatas 6: 7). Del mismo modo, “Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19; ver Deuteronomio 32:35). Los crímenes abominables de hombres como el cardenal McCarrick, pecados que son abrumadoramente homosexuales en su naturaleza y claman al cielo por venganza, no quedarán impunes. La realidad aterradora es que el castigo por tales pecados afecta a todo el Cuerpo Místico de Cristo y al mundo en general.

Con esto en mente, reflexionemos sobre una prueba final sobre el Tercer Secreto y sus contenidos. Se encuentra en un libro escrito por Frère François de Marie des Anges, un hermano de Frère Michel, y se relaciona con el cardenal Albino Luciani, que reinó por solo 33 días como el papa Juan Pablo I (26 de agosto al 28 de septiembre de 1978, énfasis añadido): 

En 1977, para celebrar el sexagésimo aniversario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima, el cardenal Albino Luciani dirigió un grupo de unos cincuenta italianos de Venecia a Cova da Iria, entre los que había una docena de sacerdotes. Fueron al Carmelo de Coimbra el 11 de julio. El Patriarca de Venecia, el futuro papa Juan Pablo I, celebró la misa en la capilla del convento. Luego, a petición de la hermana Lucy, él conversó con ella durante casi dos horas. Al final de esa entrevista, ‘el Cardenal se mostró muy pálido, hasta el punto de dejar una impresión en aquellos individuos que estaban presentes’. Las fotografías que se tomaron de él unos meses más tarde, a principios del año 1978, cuando predicó la cuaresma en su tierra natal, le muestran de nuevo “con una expresión que no era habitual en él, extremadamente serio”. Durante esa estancia, su hermano y su cuñada, Edoardo y Antonietta Luciani, percibieron que el Cardenal estaba extrañamente absorto, pensativo e inescrutable. “Una noche”, relata Regina Kummer en su biografía de Juan Pablo I, “durante la cena, Antonietta de repente notó su palidez extrema y angustiada. Se excusó y, sin dar más explicaciones, tomó su breviario y se retiró a su habitación. Lo mismo sucedió la noche siguiente. Como buena anfitriona, ella le preguntó si la comida era la causa de su incomodidad. El Cardenal les contestó: Solo estaba pensando en lo que la hermana Lucía me dijo en Coimbra. Luego agregó: El secreto, es terrible”. [11]

Matt Gaspers 

Nota del editor: este artículo originalmente se publicó en Catholic Family News. Se edita y publica aquí con el permiso del autor.

[1] Citado por Christopher A. Ferrara en su libro, The Secret Still Hidden (Pound Ridge: Good Counsel Publications, 2008), p. 68. En el número de agosto-septiembre de 2011 de la revista Inside the Vatican, el Dr. Robert Moynihan (fundador y editor en jefe de ITV) reveló que el Arzobispo Pietro Sambi, el nuncio apostólico en los Estados Unidos que falleció recientemente, recomendó personalmente El secreto aún oculto a Moynihan .

 [2] En mayo pasado, durante su discurso en Rome Life Forum, el cardenal Raymond Burke elogió la obra de Frère Michel como un “estudio monumental de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima” y citó del Volumen 3 lo siguiente: “En resumen, el triunfo del Inmaculado Corazón de María, sin duda, se refiere mucho más al tercer secreto que al segundo. Porque la recuperación de la paz será un regalo del Cielo, pero no es, propiamente hablando, el triunfo del Inmaculado Corazón de María. Su victoria es de otro orden, sobrenatural, y luego temporal por suma. Primero será la victoria de la fe, que pondrá fin al tiempo de apostasía y a las grandes deficiencias de los pastores de la iglesia”.

 [3] Citado por Frère Michel de la Sainte Trinité en The Whole Truth About Fatima, Volumen III: El tercer secreto (1942-1960), trans. John Collorafi (Buffalo: Inmaculate Heart Publications, 1990), p. 710.

[4] Ibid., Ver pp. 337-338.

[5] Ibid., P. 687.

[6] Ibid., P. 677-678.

[7] Véase Maike Hickson, “Cardenal Oddi sobre el tercer secreto de Fátima, el Concilio Vaticano II y la apostasía”, OnePeterFive, 28 de noviembre de 2017.

[8] Ver “Alice Von Hildebrand arroja nueva luz sobre Fátima”, OnePeterFive, 12 de mayo de 2016.

[9] Ver Toda la verdad sobre Fátima, vol. III: El tercer secreto, pp. 505, 507.

[10] Philip Schaff (Ed.), Padres de Nicea y Post-Nicea, Primera serie, vol. 3 (Peabody, MA: Hendrickson Publishers, Inc., quinta impresión, enero de 2012), pág. 333.

[11] Frère François de Marie des Anges, Fátima: Alegría íntima, acontecimiento mundial, Libro IV Fátima: tragedia y triunfo (Buffalo: Immaculate Heart Publications, 1994), pp. 143-144. En cuanto a los orígenes y el propósito de esta obra, el propio autor explica en su prefacio: “Cuando el hermano Miguel [AKA Frère Michel] dejó nuestra comunidad [el Hermanito del Sagrado Corazón] en 1989, para consagrarse a la vida contemplativa en Chartreuse [como un monje cartujo], todavía no había redactado el cuarto volumen [de Toda la verdad sobre Fátima] anunciado como ‘Al final, triunfará mi corazón inmaculado’. Algunos meses después, nuestro padre superior [Abbé Georges de Nantes] me pidió que siguiera los estudios del hermano Michael sobre Fátima, al preparar un resumen de los tres volúmenes ya impresos, y el cuarto volumen que aún está por aparecer. … La última parte de este trabajo [Libro IV de Fátima: Alegría íntima, evento mundial], abreviado del cuarto volumen [de Toda la verdad sobre Fátima] trata principalmente del período 1960-1991. Por lo tanto, este libro mostrará de manera convincente la actualidad de las advertencias proféticas contenidas en el gran Secreto de Fátima, como también la importancia mundial del mensaje de Nuestra Señora en estos últimos años del siglo 20” (pp. viii-ix).

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

One Peter Five

Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email