[Risposte-catholique] El cardenal Burke estuvo presente en una conferencia en Limerick, Irlanda, el sábado, 15 de noviembre, en la que estuvo acompañado por el P. Marcel Guarnizo, un sacerdote conocido por negar la comunión a una lesbiana en 2012. El cardenal Burke, retirado recientemente de sus responsabilidades de Prefecto de la Signatura Apostólica, reiteró su preocupación por el Sínodo de la Familia que continúa en 2015. Recordó que es desde dentro de la misma Iglesia Católica de donde vienen los ataques, que han permitido el Sínodo abordar de manera sesgada comportamientos “que contradicen la doctrina católica”. Apeló al Papa Francisco a no tocar más estos temas sensibles en la próxima sesión, y sugirió a los fieles presentes escribir a los obispos irlandeses e incluso el Pontífice mostrándoles su posición para impedir una mayor confusión.